VA­MOS AL GRANO CON EL CAM­BIO EN LA ECONOMÍA ES­PA­ÑO­LA

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

La ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en España y en otros paí­ses me­di­te­rrá­neos de la Unión Eu­ro­pea que se re­fle­ja todos los días en la opi­nión pú­bli­ca, es­tá le­jos de ser una cri­sis es­tric­ta­men­te fi­nan­cie­ra o una cri­sis del euro. Es evi­den­te que al­gu­nos pa­gan más por re­fi­nan­ciar­se y tam­bién que Gre­cia es­tá prác­ti­ca­men­te en ban­ca­rro­ta, pe­ro no es me­nos cier­to que la deu­da, es­pe­cial­men­te la pú­bli­ca, siem­pre exis­tió y, en el ca­so de España, tam­po­co se pue­de con­si­de­rar tan al­ta. El pro­ble­ma es que hay ca­da vez me­nos in­ver­so­res dis­pues­tos a pres­tar di­ne­ro a los paí­ses del sur de Eu­ro­pa. Al­go que real­men­te preo­cu­pa, si te­ne­mos en cuenta que ca­da vez hay más li­qui­dez en el mun­do, y es­ta bus­ca una in­ver­sión ren­ta­ble.

Gre­cia ya no pue­de pa­gar es­te re­torno y exis­ten se­rias du­das res­pec­to a España, Ita­lia y Por­tu­gal. Es­tas sur­gen por­que en el mun­do glo­bal no se tie­ne la cer­te­za de que España pue­da real­men­te com­pe­tir glo­bal­men­te y, por tan­to, ser un des­tino atrac­ti­vo de mu­chas in­ver­sio­nes. Quie­ro ha­cer hin­ca­pié en la pa­la­bra atrac­ti­vo por­que siem­pre ha­brá ne­go­cio, pe­ro la pregunta es cuán­to va­lor va a ser ca­paz de crear.

Gre­cia nos mues­tra có­mo la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad pue­de ex­pul­sar a un país fue­ra del club de los ri­cos, de tal for­ma que ac­tual­men­te se la si­túa al ni­vel de un país emer­gen­te. España siem­pre ten­drá el tu­ris­mo y el sec­tor de la cons­truc­ción, pe­ro es­tos dos sec­to­res, que se cen­tran en la mano de obra y no en el co­no­ci­mien­to, crean po­co va­lor pa­ra la economía del país. La con­se­cuen­cia pa­ra sus tra­ba­ja­do­res son sa­la­rios ba­jos y con­tra­tos tem­po­ra­les.

La con­clu­sión es que la úni­ca po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que nos que­da es la de fa­vo­re­cer la crea­ción de empleo de ca­li­dad a tra­vés de nue­vas em­pre­sas, da igual que sean em­pren­de­do­res es­pa­ño­les o in­ver­so­res ex­tran­je­ros. Lo que los ale­ma­nes lla­man Ges­tal­tungs­po­li­tik (la po­lí­ti­ca de crea­ción o con­fi­gu­ra­ción eco­nó­mi­ca). En es­te sen­ti­do, co­mo ale­mán creo que la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel só­lo tie­ne ra­zón de ser si al mis­mo tiem­po se desa­rro­llan po­lí­ti­cas que creen va­lor y apues­ten por el fu­tu­ro.

De mo­men­to, no soy ca­paz de ver esa apues­ta por el fu­tu­ro –un gran error de la Unión Eu­ro­pea–. En ge­ne­ral, el li­de­raz­go con­ti­nen­tal es­tá sien­do una gran de­cep­ción. Ni el pre­si­den­te de la co­mi­sión (Ba­rro­so), ni el del Consejo Eu­ro­peo (Van Rom­puy) mues­tran mu­cha ini­cia­ti­va. Es ló­gi­co que paí­ses co­mo Fran­cia y Ale­ma­nia in­ten­ten mos­trar­la.

En España, la exis­ten­cia de un 48% de la po­bla­ción ac­ti­va me­nor de 25 años en pa­ro obli­ga al Go­bierno a mos­trar op­cio­nes pa­ra ese fu­tu­ro. ¿Por qué for­mar a tan­tos jó­ve­nes en la en­se­ñan­za su­pe­rior ca­da año si no en­cuen­tran tra­ba­jo? O bien les que­re­mos por fi­lan­tro­pía o les ne­ce­si­ta­mos por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas. Nin­gu­na de es­tas dos ra­zo­nes se cum­plen ac­tual­men­te.

Me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de un país en una zo­na mo­ne­ta­ria común no es fá­cil. Sue­le ser un pro­ce­so lar­go y cos­to­so. Los paí­ses pier­den so­be­ra­nía so­bre su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y no pue­den rea­li­zar de­va­lua­cio­nes. Po­cos son los ejem­plos en la his­to­ria, pe­ro uno de ellos fue la uni­fi­ca­ción ale­ma­na des­pués de 1989.

Ale­ma­nia Orien­tal no era com­pe­ti­ti­va com­pa­ra­da con su ho­mó­lo­ga oc­ci­den­tal. No obs­tan­te, asu­mió el mar­co ale­mán de in­me­dia­to por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. Nin­gu­na de­va­lua­ción de­fen­dió los mer­ca­dos de las em­pre­sas y se des­tru­yó mu­cho empleo en la Ale­ma­nia Orien­tal. Pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción, el go­bierno –con el apo­yo de los sin­di­ca­tos– fo­men­tó la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas es­ta­ta­les, crean­do nú­cleos (clús­te­res) in­dus­tria­les, acep­tó sa­la­rios más ba­jos en el Es­te de Ale­ma­nia –por lo tan­to un em­po­bre­ci­mien­to tem­po­ral– y au­men­tó las trans­fe­ren­cias de ri­que­za del oes­te al es­te. Se in­vir­tie­ron más de 250.000 mi­llo­nes de eu­ros por par­te del Es­ta­do ale­mán, a lo que ha­bría que aña­dir la in­ver­sión pri­va­da y de otros or­ga­nis­mos pú­bli­cos su­pra­na­cio­na­les.

Veinte años más tar­de, los ni­ve­les eco­nó­mi­cos en­tre am­bas par­tes no se han igua­la­do, pe­ro en el ca­so del Es­te han me­jo­ra­do con­si­de­ra­ble­men­te. Sin du­da, a gran­des ras­gos, el re­sul­ta­do ha si­do enor­me­men­te po­si­ti­vo. So­la­men­te to­man­do el ejem­plo del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes ger­ma­nas, Ale­ma­nia Orien­tal cre­ció des­de el 11% en los no­ven­ta has­ta el 33% en el 2009.

Lo que si­gue fal­tan­do en España son po­lí­ti­cas con­cer­ta­das pa­ra me­jo­rar la economía del co­no­ci­mien­to. Una economía en fun­cio­na­mien­to ne­ce­si­ta de un com­pra­dor y de un ven­de­dor, sig­ni­fi­ca pa­ra la Ges­tal­tungs­po­li­tik en­con­trar com­pra­do­res del co­no­ci­mien­to es­pa­ñol. Pe­ro sig­ni­fi­ca tam­bién con­tar con po­lí­ti­cas aus­te­ras, con po­co o nin­gún mar­gen pa­ra su­bir sa­la­rios du­ran­te una tem­po­ra­da. El tiem­po de las va­cas fla­cas de­pen­de de la ca­pa­ci­dad y vo­lun­tad de los po­lí­ti­cos y de los de­más agen­tes so­cia­les. Los que quie­ren que la economía es­pa­ño­la va­ya ha­cia el cam­bio, el que per­mi­ta apor­tar más va­lor.

OLI­VER BUNIC / BLOOM­BERG

Lo que si­gue fal­tan­do en España son po­lí­ti­cas con­cer­ta­das pa­ra me­jo­rar la economía del co­no­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.