VIE­JOS Y NUE­VOS PRO­BLE­MAS CON LA CRI­SIS

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Tras el re­co­no­ci­mien­to tar­dío de la cri­sis, se in­ten­tó com­ba­tir­la con el gas­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, es­pe­ran­do que fue­ran ca­pa­ces de ge­ne­rar empleo y ca­pa­ci­dad de pa­go. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes, en un en­torno eco­nó­mi­co fa­vo­ra­ble, ha­bían in­cre­men­ta­do sus re­cur­sos fis­ca­les y su deu­da. Al tiem­po, au­men­ta­ron sus ac­ti­vi­da­des, sus pres­ta­cio­nes y el nú­me­ro de em­plea­dos, de mo­do que, cuan­do el des­cen­so de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca re­du­jo sus in­gre­sos, tu­vie­ron que re­cu­rrir a la fi­nan­cia­ción ban­ca­ria pa­ra aten­der al gas­to co­rrien­te, asu­mien­do el cos­te so­bre­ve­ni­do.

La op­ción de re­du­cir los gas­tos co­rrien­tes no se con­si­de­ró y, an­te la caí­da de la re­cau­da­ción, el nue­vo Go­bierno se plan­teó la po­si­bi­li­dad –que lle­vó a la prác­ti­ca– de au­men­tar la pre-

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes no pa­gan a sus acree­do­res pe­ro sí in­sis­ten en que es­tos pa­guen sus im­pues­tos

sión fis­cal, al tiem­po que re­ca­ba­ban más ayu­das fi­nan­cie­ras, que de­bían ser pa­ga­das con los cos­tes con­si­guien­tes.

La deu­da no só­lo ab­sor­be re­cur­sos a tra­vés de los in­tere­ses que de­ven­ga, sino que lle­va le­jos del país el di­ne­ro pa­ga­do por ella y re­du­ce los me­dios dis­po­ni­bles pa­ra reha­cer el te­ji­do in­dus­trial y co­mer­cial del país, lo que apla­za el co­mien­zo de la re­cu­pe­ra­ción. Es­to se agra­va cuan­do las ad­mi­nis­tra­cio­nes no pa­gan a sus acree­do­res pe­ro in­sis­ten en que es­tos de­ben cum­plir sus obli­ga­cio­nes fis­ca­les, lo que lle­va a apre­mios, re­car­gos, cie­rres, em­bar­gos y otras me­di­das con­tra­rias al buen or­den en los mer­ca­dos.

Las de­ci­sio­nes to­ma­das se acep­tan sin ale­gría, no só­lo por la nue­va exac­ción, sino tam­bién por­que la car­ga fis­cal en España es com­pa­ra­ti­va­men­te (con la Unión Eu­ro­pea y el con­jun­to mun­dial) al­ta. La con­cien­cia de ne­ce­si­dad, así co­mo al­gu­nas me­di­das de re­duc­ción de re­tri­bu­cio­nes y pre­ben­das de al­tos car­gos, per­mi­tie­ron dar el pa­so sin de­te­rio­rar la po­pu­la­ri­dad del eje­cu­ti­vo, pe­ro tam­bién era igual­men­te ne­ce­sa­rio re­du­cir el gas­to y es­to fa­ci­li­tó va­rios co­na­tos de pro­tes­ta.

El ciu­da­dano que se in­for­ma de la reali­dad del país en­tien­de que hay ra­zo­nes pa­ra lo que se de­ci­de, pe­ro cuan­do con­si­de­ra que la nue­va re­cau­da­ción sir­ve pa­ra pa­gar las deu­das con­traí­das con el ex­tran­je­ro, le pa­re­ce que, si bien se fre­na el des­gas­te, aún no se ha en­con­tra­do la sa­li­da de la si­tua­ción y cree que se ne­ce­si­ta al­go más. Tam­bién le pa­re­ce que el es­fuer­zo del sec­tor pri­va­do es ma­yor que el del pú­bli­co. Con­clu­sión fá­cil de ob­te­ner vien­do que el nú­me­ro de asa­la­ria­dos del sec­tor pri­va­do en el 2004 era de 11,9204 mi­llo­nes y en el 2011 es­ta­ba en 11,9150 mi­llo­nes; mien­tras que en el sec­tor pú­bli­co la ci­fra del 2004 –2,5762 mi­llo­nes– ha­bía subido has­ta 3,0258 mi­llo­nes en el 2011. Y ello sin que se con­si­guie­ran me­jo­ras apre­cia­bles en las pres­ta­cio­nes pú­bli­cas ofre­ci­das.

Los pró­xi­mos pa­sos tie­nen que ayu­dar a sa­lir del ma­ras­mo. La ofer­ta del Go­bierno de dar a los ayun­ta­mien­tos re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra pa­gar sus deu­das es un pa­so apro­pia­do, siem­pre que esos fon­dos se des­ti­nen a la fi­na­li­dad pre­ten­di­da. En esa lí­nea es­tá la po­si­bi­li­dad de la com­pen­sa­ción de deu­das en­tre las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y las em­pre­sas, te­ma ya re­gu­la­do des­de ha­ce años. Es­ta op­ción tie­ne la ven­ta­ja de ca­re­cer de cos­tes adi­cio­na­les. Y es muy apro­pia­da siem­pre que se fa­ci­li­te a las py­mes la pre­pa­ra­ción de las pe­ti­cio­nes, la evi­den­cia de los de­re­chos de co­bro y las obli­ga­cio­nes pen­dien­tes, así co­mo las di­li­gen­cias ade­cua­das. La caí­da de la ac­ti­vi­dad de los re­gis­tros per­mi­te apro­ve­char la dis­po­ni­bi­li­dad de per­so­nas pre­pa­ra­das pa­ra es­tas fun­cio­nes.

En vez de los múl­ti­ples pla­nes

La ci­fra de em­plea­dos pú­bli­cos pa­só de 2,5762 mi­llo­nes en el 2004 a 3,0258 mi­llo­nes en el 2011

pú­bli­cos dis­per­sos, cu­yo co­bro po­dría ser du­do­so y su in­fluen­cia nu­la por­que se sa­be que es efí­me­ro, se pue­de dar un buen pa­so ade­lan­te, fa­ci­li­tan­do al sec­tor pri­va­do que re­ini­cie su ac­ti­vi­dad, por ejem­plo, eli­mi­nan­do tran­si­to­ria­men­te el IVA de las ope­ra­cio­nes de reha­bi­li­ta­ción y re­pa­ra­ción de vi­vien­das.

Co­mo es­ta ac­ti­vi­dad es­tá vir­tual­men­te pa­ra­da, el fis­co no pier­de in­gre­sos y la vuel­ta al tra­ba­jo per­mi­te po­ner en cir­cu­la­ción re­cur­sos inac­ti­vos, ti­ra de la pro­duc­ción y el trans­por­te, apor­ta empleo y re­du­ce pa­gos a per­so­nas en pa­ro, al tiem­po que con­tri­bu­ye a man­te­ner su ca­pa­ci­ta­ción que es­tá en ries­go de pér­di­da de efi­cien­cia y se­gu­ri­dad. Ade­más, la re­pa­ra­ción y el man­te­ni­mien­to con­so­li­dan las vi­vien­das y pre­vie­nen pro­ble­mas fu­tu­ros.

La ofer­ta del Go­bierno de dar re­cur­sos a los ayun­ta­mien­tos pa­ra pa­gar sus deu­das es un pa­so apro­pia­do

El sú­bi­to pa­rón en cons­truc­ción de vi­vien­das pa­re­ce ha­ber fre­na­do otras ac­ti­vi­da­des cer­ca­nas, cuan­do en reali­dad se tra­ta de una bue­na oca­sión pa­ra dis­po­ner de equi­pos pro­ba­dos, que pue­den ha­cer­se car­go de los pe­di­dos de for­ma in­me­dia­ta y me­jo­rar la ha­bi­ta­bi­li­dad, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la se­gu­ri­dad, el con­fort y la ima­gen de las vi­vien­das. La in­dus­tria que pro­du­ce los ma­te­ria­les re­ci­bi­ría un so­plo pa­ra man­te­ner­se y lo mis­mo pue­de de­cir­se del sec­tor de la pin­tu­ra, el del vi­drio, el del trans­por­te y de otros que, tra­ba­jan­do, sí pue­den pa­gar al fis­co y a los ban­cos.

In­ten­tar­lo es to­do lo gra­tis que pue­de ser una de­ci­sión pú­bli­ca, pe­ro no cues­ta na­da.

J.M. CENCILLO / AR­CHI­VO

Eli­mi­nar tran­si­to­ria­men­te el IVA de las ope­ra­cio­nes de reha­bi­li­ta­ción y re­pa­ra­ción de vi­vien­da se­ría un buen pa­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.