Vi­lla co­que­ta, ele­gan­te y prác­ti­ca pa­ra vi­vir

Una to­rre de ve­ra­neo en Sit­ges, de los años 40 o 50 , ha si­do so­me­ti­da a di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes con el pa­so de los años has­ta con­ver­tir­se en una dis­tin­gui­da re­si­den­cia

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Palarea

Otro ejem­plo de que el pa­so de los años y de pro­pie­ta­rios con an­sias de me­jo­ra sin es­tri­den­cias fa­vo­re­cen el en­ve­je­ci­mien­to de las ca­sas. Sur­gió co­mo una sen­ci­lla to­rre de fin de se­ma­na y va­ca­cio­nes en la zo­na re­si­den­cial de Te­rra­mar, de Sit­ges. Ubi­ca­da en la tran­qui­li­dad que pro­por­cio­na la se­gun­da lí­nea de mar y a tiro de pie­dra del pa­seo ma­rí­ti­mo, la ve­ge­ta­ción de su de­li­cio­so jar­dín fue cre­cien­do pau­sa­da­men­te, sal­vo el mo­nu­men­tal y cen­te­na­rio des­ma­yo (sau­ce de Ba­bi­lo­nia) que ya de­bía es­tar allí cuan­do aque­llo era to­da­vía vir­gi­nal.

Uno de los pro­pie­ta­rios que la ocu­pa­ron am­plió su su­per­fi­cie e hi­zo tra­zar ar­cos oji­va­les en los ven­ta­na­les de la ga­le­ría, que hoy al­ber­ga par­te del sa­lón, lo que le apor­tó más pres­tan­cia. Los ac­tua­les pro­pie­ta­rios res­pe­ta­ron la es­truc­tu­ra y la re­mo­za­ron, pe­ro so­me­tie­ron el in­te­rior a una pro­fun­da re­dis­tri­bu­ción del es­pa­cio en pro de es­tan­cias más gran­des y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.