Ar­gen­ti­na: el re­gre­so de los vie­jos de­mo­nios

Fer­nán­dez em­pie­za su se­gun­do man­da­to tra­tan­do de pi­lo­tar la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, con des­cen­so en su po­pu­la­ri­dad, en­fras­ca­da en va­rias po­lé­mi­cas y vis­lum­bran­do un pa­no­ra­ma de con­flic­ti­vi­dad so­cial

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­bert Mur

Sin­to­nía fi­na. Es el sin­tag­ma po­lí­ti­co de mo­da en Ar­gen­ti­na. La pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez lo ideó pa­ra sin­te­ti­zar el rum­bo que to­ma­ría su se­gun­do man­da­to, asu­mi­do en di­ciem­bre. Tras ca­si nue­ve años de kirch­ne­ris­mo, se tra­ta­ba de hi­lar fino. Ofi­cial­men­te, de pro­fun­di­zar el mo­de­lo “na­cio­nal y po­pu­lar”. En reali­dad, la man­da­ta­ria in­ven­tó ese eu­fe­mis­mo pa­ra ma­qui­llar los ne­ce­sa­rios re­cor­tes mo­ti­va­dos por la des­ace­le­ra­ción de la economía.

Las aus­tra­les va­ca­cio­nes ve­ra­nie­gas die­ron pa­so abrup­to a la cues­ta de mar­zo, a cau­sa del trá­gi­co ac­ci­den­te fe­rro­via­rio de Bue­nos Ai­res del 22 fe­bre­ro, don­de mu­rie­ron 51 per­so­nas y 703 re­sul­ta­ron he­ri­das. El dra­ma en­ra­re­ció el am­bien­te po­lí­ti­co y evi­den­ció que el país ma­ra­vi­llo­so di­bu­ja­do por Fer­nán­dez no era tal.

Tras años de en­tre­gar mi­llo­na­rias sub­ven­cio­nes a las em­pre­sas con­ce­sio­na­rias –pró­xi­mas al Go­bierno– de las lí­neas de cer­ca­nías, el es­ta­do de los tre­nes es la­men­ta­ble. El de­ba­te de la co­rrup­ción re­flo­tó, pe­ro la man­da­ta­ria se en­ce­rró en su ca­sa pa­ta­gó­ni­ca y tar­dó cin­co días en dar la ca­ra tras el ac­ci­den­te.

En ese en­cie­rro es­ta­ba Fer­nán­dez cuan­do pa­re­ce –no ha si­do con­fir­ma­do, ni des­men­ti­do– que el Rey la te­le­fo­neó pa­ra pe­dir­le que en su dis­cur­so anual del 1 de mar­zo an­te el Par­la­men­to no anun­cia­ra nin­gu­na de­ci­sión irre­ver­si­ble so­bre YPF. No lo hi­zo, pe­ro de­jó cons­tan­cia de la lo­sa que re­pre­sen­ta pa­ra la economía ar­gen­ti­na el dé­fi­cit ener­gé­ti­co, que re­qui­rió ya im­por­ta­cio­nes de gas y pe­tró­leo por 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 6.100 mi­llo­nes de eu­ros).

Uni­do a es­to, la ba­lan­za co­mer­cial ne­ga­ti­va ha pro­vo­ca­do una ce­rra­zón a la im­por­ta­ción de los más ele­men­ta­les pro­duc­tos, que tie­nen co­mo can­cer­be­ro al se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, Guillermo Mo­reno, cu­yas ac­cio­nes son cues­tio­na­dos por las em­pre­sas, pe­ro a quien Fer­nán­dez ha con­fir­ma­do co­mo uno sus hom­bres fuer­tes.

An­te la des­ace­le­ra­ción que se ave­ci­na, la man­da­ta­ria man­tie­ne su dis­cur­so po­pu­lis­ta he­te­ro-

Un ac­ci­den­te de tren en que mu­rie­ron 51 per­so­nas evi­den­ció que el país ma­ra­vi­llo­so de Fer­nán­dez no era tal La ba­ta­lla que pue­de mar­car el se­gun­do man­da­to de Fer­nán­dez es la que man­tie­ne con los sin­di­ca­tos

do­xo, pe­ro las so­lu­cio­nes son las de siem­pre: re­cor­tes en el gas­to pú­bli­co, que des­de el 2003 se vio du­pli­ca­do has­ta lle­gar al 43% del PIB. El re­cor­te más im­por­tan­te es el de las sub­ven­cio­nes a las em­pre­sas de agua, gas, elec­tri­ci­dad y trans­por­te, que be­ne­fi­cia­ban a los ciu­da­da­nos des­de la cri­sis, y cu­yas fac­tu­ras son de las po­cas co­sas que no han subido al rit­mo del 25% anual de in­fla­ción real (el go­bierno man­tie­ne que no su­pera el 10%, pe­ro sus estadísticas no tie­nen nin­gu­na cre­di­bi­li­dad).

Sin em­bar­go, Fer­nán­dez no quie­re asu­mir el cos­te po­lí­ti­co de su­bir el trans­por­te pú­bli­co un 300% y por eso se ha en­fras­ca­do en una po­lé­mi­ca con su prin­ci­pal opo­si­tor, el al­cal­de de Bue­nos Ai­res, Mau­ri­cio Ma­cri, a quien quie­re tras­pa­sar por ley el me­tro y las lí­neas de au­to­bu­ses, pe­ro sin las men­cio­na­das sub­ven­cio­nes.

No obs­tan­te, la ba­ta­lla que pue­de mar­car el se­gun­do man­da­to de Fer­nán­dez es la que man­tie­ne con los sin­di­ca­tos, que ape­nas han en­se­ña­do las uñas. Na­da más ganar las elec­cio­nes en oc­tu­bre, con un abru­ma­dor 54%, La man­da­ta­ria rom­pió con la CGT, el to­do­po­de­ro­so sin­di­ca­to pe­ro­nis­ta y con su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Hu­go Mo­yano. La man­da­ta­ria sa­be que de­be ba­jar la in­fla­ción y, por tan­to, mo­de­rar las subidas sa­la­ria­les que, en al­gu­nos con­ve­nios, lle­ga­ron has­ta el 40% no ha­ce mu­cho. Mo­yano si­gue a la ex­pec­ta­ti­va pe­ro es­ta se­ma­na di­jo que las me­di­das de fuer­za pa­re­cen “inevi­ta­bles” y que au­gu­ra un au­men­to de la “con­flic­ti­vi­dad so­cial”.

La Cris­ti­na que has­ta ha­ce po­co de­fen­día sin fi­su­ras a los sin­di­ca­tos, se me­tió en un be­ren­je­nal al cri­ti­car a los maes­tros de va­rias pro­vin­cias por­que ha­bían ini­cia­do el cur­so con huel­gas en de­man­da de un au­men­to sa­la­rial. La pre­si­den­ta di­jo que los maes­tros tra­ba­ja­ban cua­tro ho­ras y te­nían tres me­ses de va­ca­cio­nes. La res­pues­ta de los sin­di­ca­tos de pro­fe­so­res fue la pri­me­ra huel­ga ge­ne­ral na­cio­nal del sec­tor con­tra el kirch­ne­ris­mo.

Otra de las po­lé­mi­cas vi­gen­tes se si­túa en el Ban­co Cen­tral. El Go­bierno pre­ten­de cam­biar los es­ta­tu­tos del emi­sor pa­ra dis­po­ner li­bre­men­te de las re­ser­vas. Fer­nán­dez si­gue es­gri­mien­do el ar­gu­men­to de que las re­ser­vas pue­den ser­vir pa­ra man­te­ner el gas­to so­cial, aun­que los eco­no­mis­tas más ob­je­ti­vos con­si­de­ran que se tra­ta de un “do­ble dis­cur­so”. El de­cano de Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de La Pla­ta, Ós­car Oli­ve­ro, sos­tie­ne que la man­da­ta­ria “quie­re man­dar un men­sa­je al ex­te­rior, pa­gan­do la deu­da ex­ter­na” con las re­ser­vas. “El Go­bierno sa­be que hay ta­sas in­ter­na­cio­na­les muy ba­jas a ni­vel mun­dial y quie­re apro­ve­char­las, pe­ro antes ne­ce­si­ta li­qui­dar con el Club de Pa­rís”, di­ce Oli­ve­ro.

El de­cano au­gu­ra un “en­fria­mien­to” de la economía ar­gen­ti­na co­mo con­se­cuen­cia de la co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal, con un cre­ci­mien­to pa­ra es­te año de 2% o el 3%, le­jos del 8% al que cre­ció Ar­gen­ti­na en la úl­ti­ma dé­ca­da.

El ciu­da­dano vi­ve ca­da vez más con la sen­sa­ción de que ace­cha una nue­va cri­sis. Es­ta sen­sa­ción y el ac­ci­den­te de tren han he­cho que la po­pu­la­ri­dad de Fer­nán­dez ha­ya caí­do has­ta 17 pun­tos, del 60% al 43%. La pre­si­den­ta se­gui­rá tra­tan­do de afi­nar la sin­to­nía en el dial. Aun­que de ca­ra a la ga­le­ría, va a por to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.