La Cám­po­ra, hi­jos po­lí­ti­cos K

Los jó­ve­nes kirch­ne­ris­tas con­tro­lan bue­na par­te de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - R. Mur

Có­mo no que­rés que te lla­men mar­xis­ta?”, es­pe­tó el miér­co­les Cris­ti­na Fer­nán­dez al vi­ce­mi­nis­tro de Economía, Axel Ki­ci­llof. Des­de el atril, la pre­si­den­ta ar­gen­ti­na re­cri­mi­na­ba iró­ni­ca­men­te a quien ya es uno de sus prin­ci­pa­les ase­so­res eco­nó­mi­cos que no lle­va­ra el con­ven­cio­nal tra­je y cor­ba­ta del po­lí­ti­co tra­di­cio­nal.

Des­de la pla­tea de la Ca­sa Ro­sa­da, Ki­ci­llof son­reía, lu­cien­do sus lla­ma­ti­vas pa­ti­llas. Era la se­gun­da vez en la se­ma­na que la man­da­ta­ria de­fen­día a es­te eco­no­mis­ta de 40 años, sim­pa­ti­zan­te has­ta ha­ce po­co del trots­kis­ta Par­ti­do Obre­ro. Aho­ra, el “jo­ven Ki­ci­llof”, co­mo lo lla­mó Fer­nán­dez, es una fi­gu­ra as­cen­den­te de La Cám­po­ra, las ju­ven­tu­des kirch­ne­ris­tas que co­man­da en la som­bra Má­xi­mo Kirch­ner, hi­jo de la pre­si­den­ta.

Los jó­ve­nes de La Cám­po­ra con­tro­lan ya bue­na par­te de la de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas de Ar­gen­ti­na y es­tán in­fil­tra­dos en todos los sec­to­res es­tra­té­gi­cos del apa­ra­to es­ta­tal. Ade­más de Ki­ci­llof, hay cam­po­ris­tas en al­tos car­gos de la An­ses –la Se­gu­ri­dad So­cial, que no só­lo pa­ga las pen­sio­nes sino tam­bién las cau­ti­vas ayu­das so­cia­les–, en la po­lé­mi­ca se­cre­ta­ría de Co­mer­cio, la in­dus­tria es­ta­tal de De­fen­sa, y en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, don­de re­pre­sen­tan al Es­ta­do.

El pre­si­den­te de la re­na­cio­na­li­za­da Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas, Ma­riano Re­cal­de, es mi­li­tan­te de La Cám­po­ra, así co­mo va­rios de sus eje­cu­ti­vos. La or­ga­ni­za­ción tam­bién in­flu­ye en los dos prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos: la agen­cia Télam y el Ca­nal 7 de televisión. Ade­más, en las le­gis­la­ti­vas del año pa­sa­do, ocho miem­bros de La Cám­po­ra, in­clu­yen­do a su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Andrés La­rro­que, lo­gra­ron un es­ca­ño de dipu­tado, des­pla­zan­do, en va­rios ca­sos, a pe­ro­nis­tas tra­di­cio­na­les.

Es­ta or­ga­ni­za­ción de pi­bes K na­ce ofi­cial­men­te en el 2003, coin­ci­dien­do con lle­ga­da de Nés­tor Kirch­ner al go­bierno, pe­ro ha­cía años que el ex pre­si­den­te te­nía en la ca­be­za la idea de crear un gru­po juvenil de fie­les sol­da­dos pa­ra in­su­flar ai­re im­po- lu­to a la ma­qui­na­ria pe­ro­nis­ta. Una vez for­ma­dos po­lí­ti­ca­men­te re­co­ge­rían al­gún día el tes­ti­go del ma­tri­mo­nio Kirch­ner. El fa­lle­ci­mien­to del ex man­da­ta­rio, a fi­na­les del 2010, pre­ci­pi­tó una ma­yor vi­si­bi­li­dad de La Cám­po­ra co­mo es­cu­de­ros de su viu­da.

La fi­de­li­dad ha­cia el mo­de­lo kirch­ne­ris­ta se ma­ni­fies­ta en el “her­me­tis­mo” de sus miem­bros, ase­gu­ra la pe­rio­dis­ta Lau­ra Di Mar­co, au­to­ra de La Cám­po­ra (Edi­to­rial Sud­ame­ri­ca­na), li­bro que pe­se a su re­cien­te apa­ri­ción ya va por la cuar­ta edi­ción. La di­rec­ción de la or­ga­ni­za­ción pi­dió que na­die com­pra­ra la obra, lo­gran­do el efec­to con­tra­rio.

“Creen que for­man par­te de una ges­ta con­tra las cor­po­ra­cio­nes pa­ra ha­cer un país más jus­to”, di­ce Di Mar­co a La Van­guar­dia. “Se tra­ta de jó­ve­nes que tras la cri­sis del 2001 sal­tan a la po­lí­ti­ca co­mo reac­ción al neo­li­be­ra­lis­mo”, aña­de. La au­to­ra in­di­ca que que “Cris­ti­na ha de­le­ga­do en es­tos chi­cos las áreas sen­si­bles, in­clui­da la economía” y ex­pli­ca que “Kirch­ner es­ta­ba más for­ma­do

Los jó­ve­nes de La Cám­po­ra es­tán in­fil­tra­dos en todos los sec­to­res es­tra­té­gi­cos del apa­ra­to es­ta­tal La or­ga­ni­za­ción na­ció con el ob­je­ti­vo de for­mar po­lí­ti­cos que al­gún día re­co­gie­ran el tes­ti­go de los Kirch­ner

eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro Cris­ti­na no tan­to, y eso fa­ci­li­ta que al­guien co­mo Ki­ci­llof, con un 9,78 de pro­me­dio en la uni­ver­si­dad, pue­da cau­ti­var a la pre­si­den­ta”.

La Cám­po­ra no es­tá tan preo­cu­pa­da por la co­rrup­ción co­mo por pre­ser­var el mo­de­lo “na­cio­nal y po­pu­lar” kirch­ne­ris­ta. “La co­rrup­ción no es lo cen­tral pa­ra ellos”, ex­pli­ca Di Mar­co, que con­clu­ye: “Cuan­do Kirch­ner ha­bla de evi­tar la con­ta­mi­na­ción de los jó­ve­nes se re­fie­re al con­tac­to con los po­lí­ti­cos que lla­ma li­be­ra­les, por­que pue­den trai­cio­nar su mo­de­lo eco­nó­mi­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.