“¿La re­la­ción con España? Bueno...”

Ana­lis­tas y ges­to­res ca­li­fi­can de “ju­rí­di­ca­men­te in­se­gu­ra” la de­ri­va del Go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Sin ape­la­ti­vos ca­ri­ño­sos”. Es la res­pues­ta que suel­ta a bo­ca­ja­rro un ana­lis­ta con­sul­ta­do por es­te dia­rio. Es­tá tur­bia la re­la­ción en­tre el Go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez y las em­pre­sas es­pa­ño­las que ope­ran en Ar­gen­ti­na. El ca­so Rep­sol man­da, por en­ci­ma de cual­quier otro asun­to pen­dien­te. Y el cli­ma, tan en­ra­re­ci­do, se ha vuel­to im­pre­vi­si­ble. Na­da es pa­ra siem­pre, na­da es se­gu­ro, y tam­po­co lo es el fu­tu­ro de es­tas mul­ti­na­cio­na­les es­pa­ño­las, ago­bia­das en un es­ce­na­rio de de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les, al ar­bi­trio de un Go­bierno de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ines­ta­ble, en un mar­co le­gal re­gu­la­to­rio que se mue­ve en­tre las som­bras. “En Ar­gen­ti­na, nues­tras em­pre­sas vi­ven ba­jo un cli­ma de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca”. To­das las fuen­tes coin­ci­den en es­ta lec­tu­ra.

La ci­fras ha­blan cla­ro. En­tre el 2008 y el 2009, las in­ver­sio­nes de España en Ar­gen­ti­na se re­du­je­ron en un 12,6%, se­gún da­tos del Ob­ser­va­to­rio de la Em­pre­sa Mul­ti­na­cio­nal Es­pa­ño­la (OEME), jun­to con Esade. Se tra­ta de un he­cho úni­co, en con­tras­te con lo que ha es­ta­do ocu­rrien­do en la ma­yo­ría de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos: en ese mis­mo tra­mo, la in­ver­sión es­pa­ño­la cre­ció en Bra­sil (35,3%), Mé­xi­co (27,8%), Chi­le (20,1%) o Co­lom­bia (11,4%).

“Las gran­des em­pre­sas del Ibex –y lo ha­cen mu­chas de ellas– que in­vier­ten en el ex­tran­je­ro son de ser­vi­cios re­gu­la­dos. De ma­ne­ra que ne­ce­si­tan un mar­co ju­rí­di­co es­ta­ble. De lo con­tra­rio, el va­lor de la in­ver­sión em­peo­ra –ad­mi­te Xa­vier Men­do­za, profesor de Esade y di­rec­tor del OEME–. Y en el ca­so ar­gen­tino, su mar­co re­gu­la­dor es cla­ra­men­te ines­ta­ble”.

A gran­des ras­gos, la pre­sen­cia es­pa­ño­la en el país si­gue sien­do in­ten­sa. En el 2010, 241 em­pre­sas con­ta­ban con fi­lia­les en el país. Y eso no ha cam­bia­do. La co­sa no va por ahí. No se tra­ta de una per­cep­ción es­ta­dís­ti­ca, sino más bien es­pi­ri­tual. Lle­gan me­jo­res no­ti­cias des­de Bra­sil, Mé­xi­co, Chi­le, Co­lom­bia e in­clu­so Pe­rú. Y ha­cia allí em­pie­zan a en­fo­car­se los em­pre­sa­rios que as­pi­ran a abrir­se pa­so en La­ti­noa­mé­ri­ca. Ar­gen­ti­na se es­tá que­dan­do atrás.

“¿La re­la­ción con España? Bueno... Lo que es­tá ocu­rrien­do con Rep­sol es un atro­pe­llo al Es- ta­do de de­re­cho –di­ce Juan Iran­zo, vicepresidente del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (IEE)–. Se ha al­te­ra­do uni­la­te­ral­men­te su si­tua­ción, y se le ha de­ja­do sin res­pues­ta. Aquí pier­den todos, y tam­bién los ar­gen­ti­nos”.

Las co­sas han cam­bia­do sus­tan­cial­men­te des­de los años no­ven­ta, e in­clu­so des­de ini­cios de la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do Ar­gen­ti­na re­ci­bía abun­dan­tes in­ver­sio­nes des­de em­pre­sas del Ibex. Lle­ga­ban des­de la cons­truc­ción, co­mo ACS, OHL, Fo­men­to, Gru­po Fe­rro­vial o Ac­cio­na. O des­de la ban­ca, co­mo el BBVA o el San­tan­der. Apa­re­cían en es­ce­na Te­le­fó­ni­ca y Rep­sol. Y to­das ellas iban crean­do una di­ná­mi­ca de efec­to arras­tre. Lo que pa­sa es que lue­go cre­ció Bra­sil. “Y su di­na­mis­mo le per­mi­tió ob­viar otras di­fi­cul­ta­des, co­mo el idio­ma o el ca­rác­ter pro­tec­cio­nis­ta de su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Por cul­pa de es­tas cir­cuns­tan­cias, Ar­gen­ti­na ha per­di­do fuer­za”, di­ce Men­do­za.

Hoy por hoy, es en es­tos otros paí­ses don­de se cue­cen las ha­bas. El San­tan­der, por ejem­plo, pre­fie­re cen­trar­se en Bra­sil. El pro­ble­ma de Ar­gen­ti­na es que su ines­ta­bi­li­dad es cró­ni­ca. “Y eso sus­ci­ta cier­ta re­ti­cen­cia. Lo que es­tá ocu­rrien­do con Rep­sol pro­vo­ca­rá que los in­ver­so­res fu­tu­ros se lo pien­sen. Ar­gen­ti­na ge­ne­ra du­das, y eso es una pe­na: en reali- dad, su economía si­gue re­mon­tan­do. Hay una di­ná­mi­ca in­fla­cio­nis­ta (9,5% en di­ciem­bre del 2011) que la ha­ce com­pe­ti­ti­va”, di­ce Ale­jan­dro Varela, ges­tor de Ren­ta 4 pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca.

Mu­chas fir­mas se sien­ten in­có­mo­das. El año pa­sa­do, los cos­tes del San­tan­der –en Ar­gen­ti­na se

“Las gran­des em­pre­sas del Ibex ne­ce­si­tan un mar­co ju­rí­di­co es­ta­ble; Ar­gen­ti­na no lo tie­ne”, di­ce Xa­vier Men­do­za “Aun así, su economía re­mon­ta, hay una di­ná­mi­ca in­fla­cio­nis­ta, es com­pe­ti­ti­va”, opi­na Ale­jan­dro Varela

lla­ma Ban­co San­tan­der Río, y es una de las prin­ci­pa­les en­ti­da­des fi­nan­cie­ras del país– se dis­pa­ra­ron en un 34,8%, bá­si­ca­men­te a con­se­cuen­cia de la in­fla­ción, mien­tras sus be­ne­fi­cios caían un 2,7% con res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior. Aber­tis, que ges­tio­na 175 ki­ló­me­tros de au­to­pis­tas en el país, se sien­te ame­na­za­da an­te el ries­go de ex­pro­pia­ción: ha vi­vi­do de­ma­sia­dos desacuer­dos con la Ca­sa Ro­sa­da en ma­te­ria de con­ce­sio­nes.

Y Endesa, que ges­tio­na dos cen­tra­les hi­dráu­li­cas y tres tér­mi­cas, y que cuenta con 3.264 em­plea­dos en el país, tam­bién an­da a la gre­ña. “Des­de el 2008, en Ar­gen­ti­na hay es­ca­sos vi­sos de me­jo­ra –di­ce Jo­sé Mar­tín Vivas, ana­lis­ta de Endesa–. Y los re­sul­ta­dos del 2011 re­gis­tran unas pér­di­das ope­ra­ti­vas de unos 23 mi­llo­nes de eu­ros”. Vivas ha­bla de huel­gas y pre­sio­nes sa­la­ria­les. Di­ce que las ta­ri­fas eléc­tri­cas per­ma­ne­cen con­ge­la­das des­de el 2002, tiem­pos del cé­le­bre co­rra­li­to, y que Ar­gen­ti­na se plan­tea aho­ra eli­mi­nar sub­si­dios, “un pri­mer pa­so pa­ra re­vi­sar al al­za las ta­ri­fas”. “Las pers­pec­ti­vas de Endesa en Ar­gen­ti­na –el ne­go­cio ar­gen­tino ape­nas su­ma el 2% del to­tal de la eléc­tri­ca– son po­co ha­la­güe­ñas. Mien­tras el Go­bierno de Fer­nán­dez no ac­ti­ve una nue­va re­gu­la­ción, el país no se­rá atrac­ti­vo”.

ROUS­SEL BER­NARD / ACI

Ofi­ci­na del Ban­co San­tan­der Río en Puer­to Madero, Bue­nos Ai­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.