Rep­sol YPF, en el pun­to de mi­ra

La pe­tro­le­ra afron­ta una com­ple­ja si­tua­ción po­lí­ti­ca tras su ma­yor des­cu­bri­mien­to de pe­tró­leo y gas

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Con­chi La­fra­ya

Rep­sol YPF se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da de ca­mi­nos. Su fu­tu­ro en Ar­gen­ti­na de­pen­de de las de­ci­sio­nes fu­tu­ras que to­me el Go­bierno pre­si­di­do por Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner y los dis­tin­tos go­ber­na­do­res de las pro­vin­cias don­de la com­pa­ñía es­pa­ño­la es­tá pre­sen­te. En es­tos mo­men­tos, se vis­lum­bran dos es­ce­na­rios: bor­dea el abis­mo o pue­de ir­se al otro ex­tre­mo y con­ver­tir­se en la gran opor­tu­ni­dad pa­ra el país ac­tuan­do de mo­tor de la economía du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das.

La pe­tro­le­ra es­pa­ño­la com­pró YPF en el año 1999 por 11.455 mi­llo­nes de eu­ros, la ma­yor in­ver­sión de una em­pre­sa es­pa­ño­la en Ar­gen­ti­na por aquel en­ton­ces. Has­ta aho­ra, lle­va­ba tre­ce años de re­la­cio­nes más o me­nos amis­to­sas con los dis­tin­tos go­bier­nos. Aun­que el Go­bierno ar­gen­tino no re­gu­la los pre­cios de los hi­dro­car­bu­ros, siem­pre ha desem­pe­ña­do un pa­pel re­le­van­te a la som­bra, dan­do to­ques de aten­ción y, en cier­ta me­di­da, pre­sio­nan­do a la ba­ja a to­das las pe­tro­le­ras pre­sen­tes. Y, so­bre to­do, ase­gu­rán­do­se el abas­te­ci­mien­to.

Las re­la­cio­nes en­tre YPF y Ar­gen­ti­na con­ti­nua­ban su cau­ce, pe­ro a prin­ci­pios de es­te año, el Eje­cu­ti­vo dio un gi­ro de 180 gra­dos sin dar ex­pli­ca­cio­nes. A prin­ci­pios de mar­zo, jus­to antes de la inau­gu­ra­ción del cur­so par­la­men­ta­rio, in­clu­so lle­gó a so­bre­vo­lar la idea de una po­si­ble na­cio­na­li­za­ción.

Tras la in­ter­ven­ción te­le­fó­ni­ca en tres oca­sio­nes del rey don Juan Car­los, y la vi­si­ta re­lám­pa­go del mi­nis­tro de In­dus­tria, Ener­gía y Tu­ris­mo, Jo­sé Manuel So­ria, pa­re­ce ser que la pre­si­den­ta ar­gen­ti­na cam­bió de opi­nión y no op­tó por una me­di­da tan drás­ti­ca; aun­que al­gu­nas fuen­tes apun­tan que es­tu­vo a pun­to. Y só­lo fue un pun­to y se­gui­do por­que la he­ri­da si­gue abier­ta.

De he­cho, en una de las úl­ti­mas vi­si­tas del prín­ci­pe Fe­li­pe a La­ti­noa­mé­ri­ca, la man­da­ta­ria ar­gen­ti­na le mos­tró cier­to ma­les­tar con la ma­triz es­pa­ño­la, pe­ro no qui­so en­trar en el fon­do de la cues­tión. An­to­nio Go­mis, di­rec­tor ge­ne­ral de Rep­sol Ar­gen­ti­na, se­ña­la que “no en­tien­do lo que ha su­ce­di­do en los úl­ti­mos tres me­ses y tam­po­co nos han da­do ex­pli­ca­cio­nes ofi­cia­les”.

Al­gu­nas fuen­tes apun­tan que las re­la­cio­nes en­tre el Eje­cu­ti­vo y el so­cio lo­cal –la fa­mi­lia Es­ke­na­zi, que con­tro­la un 25%– se han

YPF re­pre­sen­ta el 55% de la pro­duc­ción, el 40% de las re­ser­vas y el 26% de los be­ne­fi­cios del gru­po Ha­ce un año, la pre­si­den­ta ce­le­bró la en­tra­da de los Es­ke­na­zi; la re­la­ción se ha en­fria­do De los ca­si 6.500 mi­llo­nes que Rep­sol in­vir­tió el año pa­sa­do, un 34% fue a pa­rar al país aus­tral YPF es la ma­yor em­pre­sa de Ar­gen­ti­na: da empleo a ca­si 15.000 per­so­nas en to­das su di­vi­sio­nes

en­fria­do. Es­te gru­po, a tra­vés de su cor­po­ra­ción em­pre­sa­rial, el gru­po Pe­ter­sen, se­lló un acuer­do con Rep­sol en di­ciem­bre del 2007 pa­ra ha­cer­se con la ci­ta­da par­ti­ci­pa­ción. En fe­bre­ro del 2008, com­pró un 15% y, en ma­yo del 2011, ad­qui­rió el 15% res­tan­te. De for­ma pa­ra­le­la, Rep­sol ven­dió al­gu­nos pa­que­tes de ac­cio­nes de YPF a di­ver­sos in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les y en el mer­ca­do de va­lo­res pa­ra que­dar­se con su ac­tual par­ti­ci­pa­ción del 57,4%. El res­to (un 17%) co­ti­za aho­ra li­bre­men­te en bol­sa.

La en­tra­da de es­te gru­po em­pre­sa­rial del país sir­vió pa­ra bo­rrar de la men­te de los ar­gen­ti­nos la idea de que el gru­po es­pa­ñol ha­bía lle­ga­do a Ar­gen­ti­na pa­ra lle­var­se to­da la pla­ta pro­ce­den­te de las ex­trac­cio­nes de pe­tró­leo. Es de­cir, que YPF vol­vió a re­to­mar, en cier­ta me­di­da, un ses­go na­cio­na­lis­ta. Ade­más, el Go­bierno ar­gen­tino man­tie­ne una ac­ción de oro pa­ra ve­tar cier­tas de­ci­sio­nes y pa­ra tener de­re­cho a con­tar con un miem­bro del Go­bierno en el consejo de ad­mi­nis­tra­ción de la pe­tro­le­ra.

YPF es la ma­yor em­pre­sa de Ar­gen­ti­na y, por lo tan­to, la que más im­pues­tos pa­ga. Ade­más, da tra­ba­jo a 14.932 per­so­nas en es­tos mo­men­tos, en­tre los ya­ci­mien­tos, las 1.557 ga­so­li­ne­ras y las tres re­fi­ne­rías que tie­ne en el país. El año pa­sa­do, la com­pa­ñía reali­zó in­ver­sio­nes por 2.473,67 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que ob­tu­vo un be­ne­fi­cio ne­to de 1.044,89 mi­llo­nes de eu­ros.

Ac­tual­men­te, la fi­lial tie­ne en el país aus­tral unas no­ven­ta con­ce­sio­nes en pro­duc­ción, que su­man 11.000 po­zos en ac­ti­vo. De ellos, unos 10.000 ya­ci­mien­tos son de pe­tró­leo y el res­to, unos 1.000, de gas.

En es­te con­tex­to y tras va­rios años de ex­plo­ra­ción, Rep­sol YPF ha des­cu­bier­to que hay una for­ma­ción de­no­mi­na­da Va­ca Muer­ta que pue­de ser el fu­tu­ro ma­ná ar­gen­tino (véa­se in­for­ma­ción ad­jun­ta), pues­to que los es­tu­dios pre­li­mi­na­res dan cuenta de que dis­po­ne de in­gen­tes can­ti­da­des de pe­tró­leo y gas en la ro­ca ma­dre. El pro­ble­ma es que pa­ra su ex­trac­ción ha­cen fal­ta más de 19.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. Ni Rep­sol, ni nin­gu­na otra com­pa­ñía pe­tro­le­ra, go­za de tan­tos re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra aco­me­ter la ju­ga­da. Por ello, al igual que hi­zo en Bra­sil, Rep­sol YPF de­be­ría bus­car so­cios fi­nan­cie­ros pa­ra aco­me­ter las ex­trac­cio­nes. La pues­ta en fun­cio­na­mien­to de es­ta zo­na vol­ve­ría a po­ner a Ar­gen­ti­na en el ta­ble­ro de los hi­dro­car­bu­ros a ni­vel mun­dial, por de­lan­te de otras po­ten­cias eco­nó­mi­cas con fuer­tes re­cur­sos de oro ne­gro.

El pro­ble­ma es que el Eje­cu­ti­vo pre­si­di­do por Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner pien­sa úni­ca­men­te en el cor­to pla­zo, quie­re di- ne­ro ya. Y los go­ber­na­do­res más.

Si no lle­ga la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la es­ta­bi­li­dad, re­sul­ta­rá di­fí­cil pa­ra Rep­sol en­con­trar so­cios que quie­ran in­ver­tir en el país.

De he­cho, es­ta mis­ma se­ma­na, en ese afán de be­li­ge­ran­cia por plan­tar ca­ra a la com­pa­ñía, dos pro­vin­cias ar­gen­ti­nas, Chu­but y San­ta Cruz, re­ti­ra­ron las li­cen­cias pa­ra ex­plo­tar cua­tro áreas pe­tro­le­ras, que su­po­nen al­re­de­dor del 4,3% de la pro­duc­ción to­tal de gas y pe­tró­leo de YPF en el país. Am­bos go­ber­na­do­res, en sin­to­nía con Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, sos­tie­nen que la com­pa­ñía his­pano-ar­gen­ti­na no in­vier­te lo su­fi­cien­te en la zo­na. Rep­sol YPF anun­ció que to­ma­rá me­di­das le­ga­les pa­ra de­fen­der sus de­re­chos.

Go­mis se­ña­la que “hay sie­te o nue­ve áreas sís­mi­cas don­de nos han so­li­ci­ta­do ex­pli­ca­cio­nes de las in­ver­sio­nes”. A lo que aña­de: “Los ata­ques van a se­guir”. Por ejem­plo, hay otras dos pro­vin­cias, en­tre ellas Men­do­za, que la se­ma­na que vie­ne “vol­ve­rán a mon­tar­la, con pe­ti­cio­nes de re­ver­sión”, sen­ten­cia el di­rec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.