Mu­chas du­das y vie­jas deu­das

La po­ca trans­pa­ren­cia, el fan­tas­ma del ‘de­fault’ y el po­pu­lis­mo mer­man la cre­di­bi­li­dad de Ar­gen­ti­na

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fer­nan­do García

En se­gun­do lu­gar, las sim­pa­tías y gui­ños de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner ha­cia Hu­go Chá­vez no ha­cen más que mul­ti­pli­car las re­ti­cen­cias de la ma­yo­ría de go­bier­nos de la zo­na y más allá, con la con­tra­par­ti­da de au­men­tar su acep­ta­ción en­tre los de­más miem­bros del Alba: una com­pen­sa­ción po­co ren­ta­ble pa­ra cual­quier in­ver­sor fo­rá­neo.

En ter­cer lu­gar, las tor­men­to­sas re­la­cio­nes co­mer­cia­les y la mo­des­ta di­plo­ma­cia de Ar­gen­ti­na pa­re­cen ha­ber­la si­tua­do en me­dio de nin­gu­na par­te, co­mo un ac­tor en­fla­que­ci­do y a ra­tos mo­les­to pe­ro del que ape­nas se ha­bla. Co­mo una vie­ja glo­ria que al­gu­na vez com­pi­tió con Bra­sil y aho­ra ca­si no cuenta en los fo­ros que im­por­tan. Con un go­bierno pe­lea­do a me­nu­do con los ve­ci­nos, así sean sus so­cios en in­ven­tos de li­mi­ta­da efi­ca­cia co­mo el Mer­co­sur y, al me­nos de bo­qui­lla, sim­pa­ti­cen con su re­cu­rren­te reclamación de Las Mal­vi­nas.

Por­que de lo que al fi­nal se tra­ta es de co­mer­cio y di­ne­ro, asun­tos don­de el país del tan­go se mues­tra, res­pec­ti­va­men­te, muy de­fen­si­vo y po­co sol­ven­te. El mi-

Lla­ma la aten­ción la cer­ca­nía a Chá­vez en con­tras­te con los con­flic­tos del país con ve­ci­nos y so­cios

nis­tro bra­si­le­ño de In­dus­tria, Fer­nan­do Pi­men­tel, lo de­cía así ha­ce unos días: “Son un pro­ble­ma per­ma­nen­te: te­ne­mos bue­na re­la­ción po­lí­ti­ca, pe­ro eco­nó­mi­ca­men­te es di­fí­cil li­diar con ellos”.

Es lla­ma­ti­vo que, so­bre el pa­pel, Ar­gen­ti­na ha­ya cre­ci­do en los úl­ti­mos cin­co años más del 33% fren­te al 21% de Bra­sil. Pe­ro has­ta ese da­to es­tá en cua­ren­te­na... Aun­que no tan­to co­mo el de la in­fla­ción, ofi­cial­men­te in­fe­rior al 10% anual pe­ro por en­ci­ma del 20% en las ci­fras de la opo­si­ción que el res­to del mun­do cree.

A la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de la que se que­jan los in­ver­so­res –co­mo re­fle­ja un son­deo del IE Bu­si­ness School– se aña­den aho­ra las pre­sio­nes pa­ra pro­du­cir y evi­tar im­por­ta­cio­nes que ex­pli­ca­rían el ca­so Rep­sol YPF. Te­mo­res de na­cio­na­li­za­ción, fu­ga de ca­pi­ta­les, ma­nio­bras cam­bia­rias, que­ma de re­ser­vas y ries­gos de más in­fla­ción tam­po­co son bue­nos au­gu­rios pa­ra el ca­pi­tal de den­tro y fue­ra. Ar­gen­ti­na cre­ce. Las du­das a su al­re­de­dor, tam­bién.

D. GIU­DI­CE / BLOOM­BERG

Ope­ra­do­res tra­ba­jan­do en el Mer­ca­do de Gra­nos de Ro­sa­rio (Ar­gen­ti­na)

LOS RIES­GOS DEL PAÍS AUS­TRAL VIS­TOS DES­DE EL EX­TE­RIOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.