CA­JAS: UN FI­NAL EN­TRE EL SI­LEN­CIO Y LA IN­DI­FE­REN­CIA

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

Po­cos po­dían pen­sar ha­ce tan só­lo unos me­ses que las ca­jas de aho­rros, unas ins­ti­tu­cio­nes cen­te­na­rias que dis­fru­ta­ban de la ma­yor con­si­de­ra­ción del pú­bli­co y de un ha­lo de so­li­dez y pro­bi­dad for­ja­do du­ran­te dé­ca­das, en­tra­rían en una cri­sis que las lle­va a una irre­ver­si­ble des­apa­ri­ción. Las ca­jas, co­mo es sa­bi­do, re­pre­sen­ta­ban has­ta ha­ce muy po­co la mi­tad de la ac­ti­vi­dad de in­ter­me­dia­ción ban­ca­ria en España y eran to­da­vía más im­por­tan­tes en Ca­ta­lun­ya. Las po­cas que so­bre­vi­van lo ha­rán so­bre pre­mi­sas de fun­cio­na­mien­to com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes: re­con­ver­ti­das en so­cie­da­des ban­ca­rias por ac­cio­nes con par­ti­ci­pa­ción de ca­pi­tal pri­va­do y co­ti­za­das en bol­sa.

Con res­pec­to a Ca­ta­lun­ya, el im­pac­to del des­tro­zo va mu­cho más allá. Las diez en­ti­da­des exis­ten­tes en el 2010 que­da­rán re­du­ci­das a una so­la, La Cai­xa, cuan­do el pro­ce­so ac­tual aca­be. Las nue­ve ca­jas des­apa­re­ci­das o en­tre­ga­das a la des­apa­ri­ción, reunían al ini­ciar­se el pro­ce­so (2009) cer­ca de 118.000 mi­llo­nes de eu­ros de aho­rro, lo cual sig­ni­fi­ca­ba una cuo­ta de mer­ca­do del 12% con res­pec­to a to­das las ca­jas es­pa­ño­las y un 38% con res­pec­to a las ca­ta­la­nas. Es­tas par­ti­ci­pa­cio­nes pa­sa­rán a en­gro­sar las de las en­ti­da­des que las ab­sor­ban, que muy pro­ba­ble­men­te se­rán no ca­ta­la­nas.

PÉR­DI­DA DE PO­DER FI­NAN­CIE­RO

Una de las má­xi­mas per­ple­ji­da­des que ha ge­ne­ra­do es­te pro­ce­so es, jus­ta­men­te, que ha ve­ni­do acom­pa­ña­do de un es­ten­tó­reo si­len­cio tan­to por par­te de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos co­mo de la opi­nión pú­bli­ca en ge­ne­ral. A na­die pa­re­ce in­tere­sar­le la pér­di- da de po­der fi­nan­cie­ro que sig­ni­fi­ca ni los efec­tos que ten­drá so­bre la vi­da so­cial y cul­tu­ral de mu­chas co­mar­cas de Ca­ta­lun­ya. La pregunta se vuel­ve ne­ce­sa­ria: ¿te­ne­mos que la­men­tar la des­apa­ri­ción de las ca­jas?

No se tra­ta de una cues­tión in­trans­cen­den­te. Pa­ra mu­chos de­fen­so­res acé­rri­mos del sis­te­ma de pro­pie­dad pri­va­da, las ca­jas –igual

En Ca­ta­lun­ya, el im­pac­to del des­tro­zo va mu­cho más allá: de diez ca­jas en el 2010 a una so­la La des­apa­ri­ción de las ca­jas es una gra­ví­si­ma y tras­cen­den­te pér­di­da de ca­pi­tal so­cial El ale­ja­mien­to de mu­chas ca­jas de los prin­ci­pios esen­cia­les ha pues­to en cues­tión su le­gi­ti­mi­dad so­cial

que otras for­mas co­lec­ti­vas de or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial– re­pre­sen­ta­ban una ano­ma­lía en el co­rrec­to di­se­ño de una so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta. Aque­llos que pien­san que só­lo la ma­xi­mi­za­ción in­di­vi­dual de la uti­li­dad con­du­ce de for­ma efi­cien­te al desa­rro­llo eco­nó­mi­co, es­ta­rán de en­ho­ra­bue­na. A mi en­ten­der, sin em­bar­go, la des­apa­ri­ción de las ca­jas re­pre­sen­ta, an­te to­do, una gra­ví­si­ma y tras­cen­den­te pér­di­da de ca­pi­tal so­cial.

Las ca­jas na­cie­ron pa­ra fo­men­tar los va­lo­res de pre­vi­sión y pa­ra vehi­cu­lar el aho­rro po­pu­lar ha­cia fi­na­li­da­des de ca­rác­ter so­cial, fue­ran es­tas co­lec­ti­vas o in­di­vi­dua­les. Su ac­ción ha evi­ta­do la ex­clu­sión fi­nan­cie­ra de los me­nos fa­vo­re­ci­dos, ha fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so a la pro­pie­dad y la fi­nan­cia­ción de in­fra­es­truc­tu­ras y, fi­nal­men­te, me­dian­te la apli­ca­ción de sus be­ne­fi­cios en la obra so­cial, ha con­tri­bui­do a la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da y del ni­vel cul­tu­ral de am­plias ca­pas de la po­bla­ción.

LA PRO­XI­MI­DAD

Es por eso que su ra­zón de ser, su mis­ma esen­cia, es­ta­ba li­ga­da a dos fac­to­res fun­da­men­ta­les, la pro­xi­mi­dad a sus so­cios/clien­tes y una ope­ra­ti­va res­pe­tuo­sa con los ob­je­ti­vos so­cia­les men­cio­na­dos. A mi en­ten­der, el pro­gre­si­vo ale­ja­mien­to de mu­chas ca­jas de es­tos prin­ci­pios esen­cia­les ha pues­to en cues­tión su le­gi­ti­mi­dad so­cial o, si se quie­re, la ne­ce­si­dad de su exis­ten­cia co­mo en­ti­da­des de cré­di­to es­pe­cí­fi­cas, al­ter­na­ti­vas de los ban­cos.

Los orí­ge­nes de es­ta de­ri­va son re­cien­tes, pe­ro las raíces son an­ti­guas. El pri­mer es­ta­tu­to for­mal de las ca­jas, del año 1929, y su ver­sión re­for­ma­da de 1933 (que es­ta­ría vi­gen­te has­ta 1975) con­te­nían ya al­gu­nos de los prin­ci­pios que se han man­te­ni­do has­ta hoy, es­pe­cial­men­te el ca­rác­ter pri­va­do de las ca­jas, com­pa­ti­ble con la inexis­ten­cia de pro­pie­ta­rios, y tam­bién la ca­si equi­pa­ra­ción ope­ra­ti­va con los ban­cos.

Ba­jo el fran­quis­mo, las ca­jas –co­mo to­da la economía– es­tu­vie­ron es­tric­ta­men­te su­je­tas al con­trol del Es­ta­do, es­pe­cial­men­te con res­pec­to a la dis­tri­bu­ción del cré­di­to. El nom­bra­mien­to de con­se­je­ros se ha­cía por coop­ta­ción en el ca­so de Una re­co­pi­la­ción de de­ta­lles de las ocho ca­jas ca­ta­la­nas que han des­apa­re­ci­do en un cor­to pe­rio­do de tiem­po. Sal­vo Cai­xa Gi­ro­na, que ha ido a pa­rar a La Cai­xa, el res­to hoy es­tán en gru­pos en los que los cen­tros de de­ci­sión es­tan fue­ra de Ca­ta­lun­ya. Fal­ta aún Ca­ta­lun­ya Cai­xa, que en su mo­men­to as­bor­bió las de Ta­rra­go­na y Man­re­sa, pe­ro hoy es­tá en ma­nos del Es­ta­do y es­tá pen­dien­te de ad­ju­di­ca­ción a la en­ti­dad que ha­ga una ofer­ta me­jor ca­jas de fundación pri­va­da (la ma­yo­ría) y por el or­ga­nis­mo pú­bli­co co­rres­pon­dien­te en las de fundación pú­bli­ca.

La ges­tión de las ca­jas, en es­te con­tex­to, no re­sul­ta­ba ni con­flic­ti­va ni arries­ga­da. Los ti­pos de in­te­rés ac­ti­vos y pa­si­vos ve­nían im­pues­tos por el Es­ta­do, y es­ta­ban fi­ja­dos pa­ra ase­gu­rar un mar­gen su­fi­cien­te. Al no ha­ber nin­gún con­trol so­bre la ren­ta­bi­li­dad, los ges­to­res ten­dían a ser ge­ne­ro­sos con las rei-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.