In­dus­tria, cien­cia y Le­via­tán

A prin­ci­pios del si­glo XX, los ‘ce­tó­lo­gos’ lle­ga­ron a de­fen­der la ca­za de ba­lle­nas

La Vanguardia - Dinero - - HISTORIA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Aprin­ci­pios del si­glo XX, a du­ras pe­nas que­da­ban ba­lle­nas en el Atlán­ti­co nor­te; pe­ro flo­ta ba­lle­ne­ra sí ha­bía. Se pro­du­jo por aque­llos años una suer­te de qui­me­ra del oro ba­lle­ne­ra en las aguas del An­tár­ti­co que te­nía co­mo cen­tro de ope­ra­cio­nes las is­las Geor­gias del Sur. La ma­tan­za de ce­tá­ceos rea­li­za­da só­lo me­re­ce el ca­li­fi­ca­ti­vo de cri­mi­nal. Se pro­ce­día ha­cia su exterminio antes de que los cien­tí­fi­cos tu­vie­sen tiem­po de re­unir ni que fue­sen unos co­no­ci­mien­tos ru­di­men­ta­rios so­bre esas cria­tu­ras. El des­co­no­ci­mien­to era tal, que in­clu­so se ig­no­ra­ba cuan­tos años po­dían vi­vir o ca­da cuán­to tiem­po se re­pro­du­cían.

En 1911, un in­for­me de Sid- ney Har­mer del Mu­seo Bri­tá­ni­co hi­zo sal­tar las alar­mas. Sur­gió la idea de des­ti­nar a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca par­te de los im­pues­tos que los ba­lle­ne­ros tri­bu­ta­ban al Go­bierno bri­tá­ni­co. Con Har­mer al fren­te, un gru­po de fla­man­tes ce­tó­lo­gos par­tió rum­bo a la An­tár­ti­da en bus­ca de da­tos. En las is­las Geor­gias del Sur, se da­ba la pa­ra­do­ja de que se ma­ta­ban ba­lle­nas pa­ra el es­tu­dio cien­tí­fi­co que pre­ten­día sal­var­las. El ma­ri­da­je de con­ve­nien­cia en­tre In­dus­tria y Cien­cia des­per­ta­ba re­ce­los des­de el pri­mer mo­men­to.

Cuan­do en 1913 lle­gó a la ba­se ba­lle­ne­ra el ma­yor Ba­rrett-ha­mil­ton, flo­ta­ba en el puer­to una cua­ren­te­na de ba­lle­nas muer­tas, lis­tas pa­ra ser pro­ce­sa­das. El he­dor era in­des­crip­ti­ble. Ese mias­ma es­ta­ba re­ple­to de pe­li­gros de to­do ti­po. Una ba­lle­na en avan­za­do es­ta­do de pu­tre­fac­ción po­día re­ven­tar en cual­quier mo­men­to. Ro­dea­do de po­dre­dum­bre, muer­te y en­san­gren­ta­dos ma­ta­ri­fes, Ba­rrett-ha­mil­ton, im­per­té­rri­to, de­di­có jor­na­das de do­ce ho­ras a su in­ves­ti­ga­ción. Mu­rió con las bo­tas pues­tas en enero de 1914.

Se da­ba la pa­ra­do­ja de que se ma­ta­ban ba­lle­nas pa­ra el es­tu­dio cien­tí­fi­co que pre­ten­día sal­var­las

Los da­tos reuni­dos por Ba­rrett-ha­mil­ton sir­vie­ron pa­ra con­ven­cer a Har­mer de la gra­ve­dad de la si­tua­ción. En só­lo una dé­ca­da, las cap­tu­ras de ba­lle­nas jo­ro­ba­das ha­bían des­cen­di­do en un 90%. Los ba­lle­ne­ros in­sis­tían en que no era el ca­so en otras es- pe­cies. Pe­se a las ad­ver­ten­cias de Har­mer, la ma­tan­za no só­lo no se de­tu­vo, sino que se ace­le­ró con el des­plie­gue de los bu­ques-fá­bri­ca en la dé­ca­da de 1920.

Las con­di­cio­nes a bor­do de esas na­ves eran tan in­fec­tas que el equi­po de su­per­vi­ven­cia en­tre­ga­do a ca­da uno de los cien­tí­fi­cos al em­bar­car in­cluía tres ca­jas de whisky. Los ar­po­ne­ros dis­po­nían de sus pro­pias pro­vi­sio­nes.

Des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, los bri­tá­ni­cos ce­die­ron a los nor­te­ame­ri­ca­nos su pre­emi­nen­cia en la in­ves­ti­ga­ción. En 1946, se fun­dó en Was­hing­ton la Co­mi­sión Ba­lle­ne­ra In­ter­na­cio­nal (CBI), que en­co­men­dó el es­tu­dio y pro­tec­ción de las ba­lle­nas a Art­hur Remington Ke­llogg, un ex­pe­ri­men­ta­do cien­tí­fi­co que asu­mió el pues­to con­ven­ci­do de que va­rias es­pe­cies de ce­tá­ceos ya es­ta­ban es vías de ex­tin­ción. Su mé- to­do pa­ra exa­mi­nar la cor­te­za ce­re­bral de los del­fi­nes con­sis­tía en me­ter en el res­pi­ra­de­ro bo­li­tas de al­go­dón em­pa­pa­das en éter y, con el ani­mal aún vi­vo, pro­ce­der a abrir­le el crá­neo a mar­ti­lla­zos, pa­ra a con­ti­nua­ción apli­car a cier­tas áreas del ce­re­bro des­car­gas eléc­tri­cas y así po­der ob­ser­var la reac­ción que pro­du­cían en la víc­ti­ma no del to­do in­cons­cien­te.

Pe­ro, al igual que le ocu­rrió a Har­mer en su día, los ba­lle­ne­ros lo acu­sa­ron de alar­mis­mo, y de nue­vo en­con­tra­ron la ma­ne­ra de des­men­tir sus su­pues­ta­men­te erró­neos cálcu­los. Es más, al ca­bo de tan­tos años de tra­ba­jar co­do con co­do con los ba­lle­ne­ros –los unos ma­tan­do, los otros in­ves­ti­gan­do y am­bos dán­do­le al whisky– los cien­tí­fi­cos aca­ba­ron pen­san­do co­mo ellos. Cons­cien­te del pro­ble­ma, allá por la dé­ca­da de 1950, el CBI tra­tó de fle­tar una em­bar­ca­ción por ini­cia­ti­va pro­pia, só­lo pa­ra caer en la cuenta de que los cien­tí­fi­cos eran le­gos en la cap­tu­ra de ba­lle­nas. Sin que­rer, aca­ba­ban de po­ner en mar­cha la ca­za cien­tí­fi­ca de ba­lle­nas. La U.R.S.S. abra­zó la idea con en­tu­sias­mo y, fin­gien­do obrar ba­jo la ben­di­ción de la cien­cia, dio rien­da suel­ta a su flo­ta ba­lle­ne­ra. Dis­ta­ban mu­cho los so­vié­ti­cos de ser los úni­cos. Al ca­bo, el CBI se ex­tra­ña­ba de que tan­ta ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca no ge­ne­ra­ra la pu­bli­ca­ción de un so­lo es­tu­dio.

Por aque­llos años, a fin de pre­ve­nir la na­cio­na­li­za­ción de aguas in­ter­na­cio­na­les por par­te de otros paí­ses, el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano op­tó por pro­mo­ver la con­ve­nien­cia de que los re­cur­sos oceá­ni­cos fue­sen re­gu­la­dos por co­mi­sio­nes ti­po CBI. Pe­ro el ver­da­de­ro pun­to de in­fle­xión lle­gó con la atre­vi­da de­ci­sión del CBI de em­plear una compu­tado­ra IBM 1401 en la con­tro­ver­ti­da in­ves­ti­ga­ción. Tras pro­ce­sar cien mil fi­chas, con­clu­ye­ron que no ca­bía du­da al­gu­na de que las ba­lle­nas es­ta­ban en vía de ex­tin­ción. In­creí­ble­men­te, va­rios ce­tó­lo­gos en ac­ti­vo si­guie­ron de­fen­dien­do, en nom­bre de la cien­cia, la no in­te­rrup­ción de sus ac­ti­vi­da­des. Por par­te de la in­dus­tria ba­lle­ne­ra, ar­gu­yó que era cues­tión de po­ner en la ba­lan­za las con­clu­sio­nes del CBI con las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas. A pe­sar de la in­mi­nen­te ca­tás­tro­fe, nin­gún país qui­so con­de­nar al des­gua­ce su flo­ta de bu­ques-fá­bri­ca.

Mien­tras In­dus­tria y Cien­cia dis­cu­tían, iba cre­cien­do a su al­re­de­dor mo­vi­mien­tos de con­cien­cia­ción po­pu­lar co­mo Sa­ve the Wha­les (sal­vad las ba­lle­nas). Fi­nal­men­te, en 1970, las ba­lle­nas en­con­tra­ron su si­to en el ca­tá­lo­go de es­pe­cies ame­na­za­das. Po­co des­pués, el Con­gre­so de EE.UU. de­cla­ró una mo­ra­to­ria de diez años. Con Green­pea­ce al ace­cho des­de 1975, el CBI ya no po­día con­ti­nuar ha­cien­do la vis­ta gor­da y, en 1986, lle­gó la prohi­bi­ción de la ca­za de ba­lle­nas. Al fi­nal, Le­via­tán no pu­do con las ellas.

GTRE­SON­LI­NE

Ilus­tra­ción de la por­ta­da del li­bro ‘Le­via­tán o la ma­te­ria, for­ma y po­der de una re­pú­bli­ca ecle­siás­ti­ca y ci­vil’ de Tho­mas Hob­bes, pu­bli­ca­do en 1651

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.