Free, el cuar­to ope­ra­dor en Fran­cia, mon­ta un es­tro­pi­cio

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA -

Es nor­mal en Eu­ro­pa que en ca­da país ha­ya cua­tro ope­ra­do­res con re­des de te­le­fo­nía mó­vil, y un nú­me­ro va­ria­ble de ope­ra­do­res vir­tua­les, que usan las de aque­llos. Con la ma­du­ra­ción de los mer­ca­dos, hay quien di­ce que son de­ma­sia­dos, pe­ro en Fran­cia han es­pe­ra­do has­ta el 2012 pa­ra la en­tra­da en ser­vi­cio de un cuar­to ope­ra­dor, Free Mo­bi­le, pro­pie­dad de un gru­po de ser­vi­cios de in­ter­net.

Ahí ar­dió Tro­ya, por­que en dos me­ses, con su ofer­ta agre­si­va, Free Mo­bi­le ha arre­ba­ta­do 200.000 clien­tes al líder, Oran­ge. Que es pre­ci­sa­men­te el ope­ra­dor que fir­mó un con­tra­to de iti­ne­ran­cia pa­ra que aquel use su in­fra­es­truc­tu­ra mien­tras le­van­ta la pro­pia. Oran­ge des­cu­bre aho­ra que ha he­cho un mal ne­go­cio, y los otros ope­ra­do­res –Sfr/vi­ven­di y Bouy­gues Te­le­com– le re­pro­chan ha­ber ayu­da­do a crear un mons­truo.

Free Mo­bi­le es­tá obli­ga­da a una co­ber­tu­ra ini­cial del 27% de la po­bla­ción, pe­ro en la prác­ti­ca el 90% de su trá­fi­co pa­sa por la red de Oran­ge. Los ana­lis­tas de No­mu­ra cal­cu­lan que den­tro de tres años ha­brá arre­ba­ta­do un 28% del mer­ca­do a los tres ope­ra­do­res pre­exis­ten­tes.

En la en­tre­vis­ta con Di­ne­ro, Stép­ha­ne Ri­chard de­nun­cia ai­ra­da­men­te que la irrup­ción de Free Mo­bi­le vie­ne acom­pa­ña­da de un dis­cur­so que ca­li­fi­ca de de­ni­gran­te. “Su pro­pa­gan­da di­ce: va­mos a re­ven­tar los pre­cios, y de­vol­ver a los fran­ce­ses su di­ne­ro… es el dis­cur­so de unos se­ño­res que se be­ne­fi­cian de nues­tras in­ver­sio­nes, que sa­tu­ran nues­tras re­des y tie­nen per­mi­so pa­ra in­ver­tir en có­mo­dos pla­zos”. La es­tra­te­gia que el gru­po ha se­gui­do en España es un ca­so digno de es­tu­dio, por tra­tar­se de un mer­ca­do ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­vo, en el que es­ta­mos pre­sen­tes tres gran­des ope­ra­do­res eu­ro­peos; en es­tas con­di­cio­nes he­mos ce­rra­do el año con cre­ci­mien­to en in­gre­sos y en clien­tes, con­tra la ten­den­cia ne­ga­ti­va del mer­ca­do, tan­to en te­le­fo­nía mó­vil co­mo en la fi­ja de ban­da an­cha.

¿Y qué es­pe­ra del 2012?

Va a ser pro­ba­ble­men­te el año más di­fí­cil que el gru­po ha­ya co­no­ci­do des­de el 2002. Las eco­no­mías eu­ro­peas vi­ven un ci­clo de des­ace­le­ra­ción, aun­que no tan pro­nun­cia­da co­mo la re­ce­sión es­pa­ño­la. Ten­dre­mos es­te año una acu­mu­la­ción de de­ci­sio­nes re­gu­la­to­rias que nos pe­na­li­zan: tendrán un im­pac­to de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros en ci­fra de ne­go­cio y de 300 mi­llo­nes de mar­gen, co­mo con­se­cuen­cia de la re­gu­la­ción. A es­to se aña­de, co­mo sa­brá, la en­tra­da de un cuar­to ope­ra­dor mó­vil que afec­ta­rá a nues­tros in­gre­sos en Fran­cia.

Por con­si­guien­te, ¿cam­bia­rá la es­tra­te­gia de Oran­ge?

Cla­ra­men­te, nues­tra es­tra­te­gia es se­guir in­vir­tien­do. En el 2012 más que en el 2011, por­que pen­sa­mos que las in­ver­sio­nes se­rán esen­cia­les pa­ra di­fe­ren­ciar­nos y pa­ra com­pe­tir a me­dio pla­zo. Fun­da­men­tal­men­te, va­mos a in­ver­tir en me­jo­rar la ca­li­dad de las re­des, en fi­bra y en la cuar­ta ge­ne­ra­ción mó­vil. O sea que el pun­to nú­me­ro uno de la es­tra­te­gia del gru­po es in­ver­tir, pa­ra pre­ser­var, pro­fun­di­zar y con­so­li­dar nues­tra po­si­ción com­pe­ti­ti­va.

¿Y el pun­to nú­me­ro dos?

Seg­men­ta­ción. La más efi­caz po­si­ble en el mer­ca­do mó­vil. Va­mos a tra­tar de de­li­mi­tar las ca­te­go­rías de clien­tes y sus ne­ce­si­da­des, y di­se­ñar ofer­tas y ta­ri­fas ade­cua­das. Va­mos a per­se­ve­rar en lo que fun­cio­na, co­mo lo que en España se co­no­ce co­mo ta­ri­fas “de ani­ma­les” y que re­pli­ca­mos en una de­ce­na de paí­ses eu­ro­peos.

Tam­bién tendrán que ac­tuar so­bre los pre­cios.

Cree­mos que es­ta in­dus­tria no se pue­de guiar en ab­so­lu­to por una com­pe­ti­ción al­re­de­dor del ac­ce­so más ba­ra­to, el pre­cio por mi­nu­to más ba­jo, et­cé­te­ra. Si así fue­ra, los ope­ra­do­res es­ta­ría­mos ca­van­do la tum­ba de una in­dus­tria; una pu­ja pa­ra ba­jar los pre­cios re­du­ci­ría el va­lor y la ca­li­dad de los ser­vi­cios.

En Fran­cia les ha sa­li­do un cuar­to ope­ra­dor, Free Mo­bi­le, en me­dio de una gran po­lé­mi­ca. ¿Por qué tan tar­de, cuan­do en otros paí­ses hay cua-

tro ope­ra­do­res des­de ha­ce años?

Se ha es­pe­ra­do de­ma­sia­do; de he­cho, el ter­cer ope­ra­dor en Fran­cia en­tró en ser­vi­cio en 1997, y des­de en­ton­ces, ha­ce 16 años, se ha­bla de un cuar­to ope­ra­dor. For­zo­sa­men­te, cuan­do por fin ha lle­ga­do, se pro­du­ce un shock y no en el me­jor mo­men­to del mer­ca­do.

¿De quién es la cul­pa del trau­ma­tis­mo?

No sa­bría de­cir­lo. Los tres ope­ra­do­res he­mos in­ver­ti­do mu­cho en re­des, y la com­pe­ten­cia ha si­do agu­da du­ran­te años Por otro la­do, los pre­cios en Fran­cia –con­tra­ria­men­te a lo que se di­ce con un po­co de de­ma­go­gia– no son más al­tos que en el res­to de Eu­ro­pa; no más al­tos que en España, ni en Ale­ma­nia o Ita­lia . A mi mo­do de ver, hay un pro­ble­ma fun­da­men­tal, que es la in­com­pren­sión de la opi­nión pú­bli­ca acer­ca de los fun­da­men­tos de una in­dus­tria co­mo la nues­tra. De es­to he ha­bla­do es­ta ma­ña­na con mis co-

Stép­ha­ne Ri­chard, pre­si­den­te-di­rec­tor ge­ne­ral del Gru­po Fran­ce Té­lé­com en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.