En tiem­po de cri­sis, a ven­der el oro

Flo­re­cen los ne­go­cios de com­pra del me­tal do­ra­do, cu­yo va­lor se ha cua­dru­pli­ca­do en los úl­ti­mos tres años

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Ser­gio He­re­dia

La mu­jer, de me­dia­na edad, que­ría ir­se de va­ca­cio­nes a Ma­rra­kech. El pro­ble­ma es que el bol­si­llo no le da­ba de sí. Co­bra­ba 1.200 eu­ros men­sua­les, pa­ga­ba un al­qui­ler de 700 y el res­to, en­tre luz, agua, gas, se­gu­ros e im­pues­tos, le vo­la­ba sí o sí. Pen­sa­ba en to­do ello, y se la lle­va­ban los de­mo­nios: ¡Tan bo­ni­to re­cor­da­ba Ma­rra­kech, cu­yas ca­lle­jue­las ha­bía re­co­rri­do en otros tiem­pos, con sus riads, con la plaza Ye­maa el

El pre­cio de la on­za cre­ce por­que se tra­ta de un me­tal que avan­za ha­cia su pro­pia ex­tin­ción

Fna, con el cons­tan­te aje­treo de los ba­za­res...!

La mu­jer ha­bla­ba del asun­to con otros, y en uno de esos in­ter­cam­bios lle­gó la so­lu­ción. “Te co­ges un par de esas pul­se­ras de oro que tie­nes por ahí aban­do­na­das –le pro­pu­so un ve­cino–. Las aga­rras, las lle­vas a una tien­da de com­pra de oro y te sa­cas un di­ne­ro. No im­por­ta que las pul­se­ras es­tén ro­tas: el oro se ne­go­cia al pe­so. Ten­drás tu riad, ya lo ve­rás...”.

La mu­jer si­guió el consejo, por su­pues­to. ¡No te­nía na­da que per­der! Ven­dió dos pul­se­ras, unos 200 gra­mos de pe­so, y se sa­có cer­ca de 5.000 eu­ros. Tuvo su riad. Y mu­cho más.

“Otros lo ha­cen por ne­ce­si­dad, por au­tén­ti­ca ne­ce­si­dad”, di­ce Adol­fo Roig, res­pon­sa­ble de Do­foid, em­pre­sa líder en la com­pra de oro en Ca­ta­lun­ya. “Si­gue men­guan­do el po­der ad­qui­si­ti­vo de la gen­te, con­se­cuen­cia de la cri­sis. Y si no aflo­ra el di­ne­ro, hay que bus­car­se al­ter­na­ti­vas. La ven­ta del oro nun­ca fa­lla. Mu­chos opi­nan que, en un ca­jón, las jo­yas no va­len pa­ra na­da. In­clu­so que es pe­li­gro­so guar­dar­las, por­que se las pue­den ro­bar. Y en­ci­ma, su va­lor se ha cua­dru­pli­ca­do en los úl­ti­mos tres años. Y esa ten­den­cia se­gui­rá: el oro se ago­ta”.

Los ex­per­tos ma­ne­jan un de­cá­lo­go, una lí­nea ar­gu­men­tal que pro­po­ne diez mo­ti­vos pa­ra in­ver­tir en oro. Uno de ellos, par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, nos re­cuer­da que el oro es la úni­ca mo­ne­da que no es­tá ba­jo el con­trol de nin­gún go­bierno: los po­lí­ti­cos no pue­den in­fluir en sus vai­ve­nes.

“El va­lor del oro lo de­fi­nen los mer­ca­dos –cuenta un me­dia­dor que pre­fie­re con­ver­sar ba­jo el pa­ra­guas de la ano­ni­mia–. En con­cre­to, la Lon­don Gold Fi­xing As­so­cia­tion. Y lo ha­ce dos ve­ces al día. A la ho­ra de va­lo­rar una pie­za, los me­dia­do­res acu­di­mos a esa ta­sa­do­ra. Des­de que es­toy en es­te ne­go­cio, y de eso ha­ce cua­tro años, el pre­cio no ha de­ja­do de su­bir. En el 2008 se pa­ga­ban al­re­de­dor de 22.000 eu­ros por el ki­lo de oro fino. Aho- ra, el pre­cio es­tá en 42.000. Y calcu­lo que lle­ga­rá a es­ta­bi­li­zar­se en los 50.000....”.

En me­dio de se­me­jan­te es­ce­na­rio, las jo­ye­rías su­fren. Muy po- cos par­ti­cu­la­res pue­den com­prar jo­yas de oro. “Ga­nan los es­pe­cu­la­do­res, las re­fi­ne­rías y los Es­ta­dos –apun­ta es­te me­dia­dor–. China e In­dia lo com­pran muy bien. Lo guar­dan en sus ar­cas, en for­ma de re­ser­vas, y con eso jue­gan”.

Me­dio­día de mar­tes en la tien­da de Do­foid en la ca­lle Ma­jor de Sa­rrià (Bar­ce­lo­na), y Adol­fo Roig atien­de a Di­ne­ro. Pa­ra ac­ce­der a la es­tan­cia, tie­ne que abrir­se una puer­ta de vi­drio blin­da­do de al­ta se­gu­ri­dad. Mien­tras se desa­rro­lla la con­ver­sa­ción, dos de­pen­dien­tas atien­den a los clien­tes que acu­den a ven­der el oro. Hay mo­vi­mien­to del otro la­do de la ven­ta­ni­lla, el aje­treo pro­pio de una pa­na­de­ría. O el de un ban­co. Otros días, a prin­ci­pios o a fi­na­les de mes, la ac­ti­vi­dad se mul­ti­pli­ca. Quien acu­de a ven­der lo ha­ce con la ca­ra lar­ga: lle­ga una pa­re­ja jo­ven, ca­ria­con­te­ci­da por des­pren­der­se de las jo­yas de la di­fun­ta abue­la, y lue­go una se­ño­ra ma­yor que pregunta cuán­to le da­rían por un par de re­lo­jes.

“Nos cuen­tan su vi­da, pa­re­ce

“Al ven­der las jo­yas, la gen­te que es­tá más ne­ce­si­ta­da ob­tie­ne di­ne­ro de­pri­sa”, di­ce un in­ter­cam­bis­ta

un con­fe­sio­na­rio”, di­ce una de las de­pen­dien­tas. “Te ex­pli­can que ven­den el oro pa­ra pa­gar­le la hi­po­te­ca al hi­jo, que es­tá en el pa­ro, o la uni­ver­si­dad...”. No les ha­ce gra­cia, pe­ro no les que­da otra.

“Du­ran­te to­da la vi­da, nos he­mos de­di­ca­do al ne­go­cio de la jo­ye­ría. He­mos si­do fa­bri­can­tes –di­ce Roig–. Sin em­bar­go, des­de ha­ce un tiem­po, las jo­yas vi­ven tiem­pos muy du­ros. Con la cri­sis, la gen­te ya no po­día com­prar. Ha­ce tres años, de­ci­di­mos dar­le un

Las jo­ye­rías su­fren un des­cen­so de las ven­tas de jo­yas de oro de­bi­do al ele­va­do pre­cio del me­tal

Fuen­te: World Gold Coun­cil

Un me­tal pre­cio­so que se ago­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.