EL MER­CA­DO NO IM­PO­NE LOS AJUS­TES

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Licenciado en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les por Icade y más­ter en Es­tu­dios Tri­bu­ta­rios y Eco­nó­mi­cos

La in­men­sa ma­yo­ría de las fa­mi­lias es­pa­ño­las es­tán rea­li­zan­do un se­ve­ro ajus­te de su gas­to y su con­su­mo. An­te la caí­da de los in­gre­sos fa­mi­lia­res, la subida de im­pues­tos y el in­cre­men­to de pre­cios co­mo el de la ga­so­li­na, no les ha que­da­do más re­me­dio que apre­tar­se el cin­tu­rón. En otra épo­ca ha­bría si­do po­si­ble en­deu­dar­se, aho­ra no.

Las em­pre­sas tam­bién han pa­sa­do por un du­ro ajus­te. An­te la caí­da de los in­gre­sos y la fal­ta de pa­go de los clien­tes, so­bre to­do las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, la úni­ca op­ción era re­di­men­sio­nar la com­pa­ñía. Al fi­nal de es­te ejer­ci­cio, la de­man­da na­cio­nal ha­brá des­cen­di­do más del 13% des­de el inicio de la cri­sis. Las em­pre­sas han ade­cua­do su tamaño a es­ta re­duc­ción de la de­man­da.

Aho­ra le to­ca rea­li­zar el ajus­te a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, que han cre­ci­do des­me­su­ra­da­men­te du­ran­te los años de bo­nan­za eco­nó­mi­ca y boom in­mo­bi­lia­rio. Su tamaño se ha con­ver­ti­do en in­sos­te­ni­ble. Los ajus­tes son inevi­ta­bles e inapla­za­bles. Es­tos ajus­tes son per­ci­bi­dos por de­ter­mi­na­dos sec­to­res co­mo una im­po­si­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros so­bre el con­jun­to de la so­cie­dad.

En el sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo, to­da­vía per­ma­ne­ce la idea de que la ad­mi­nis­tra­ción (cen­tral o au­to­nó­mi­ca) siem­pre pa­ga. Pe­ro las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, co­mo cual­quier fa­mi­lia o em­pre­sa, no pue­den gas­tar de for­ma per­ma­nen­te más de lo que in­gre­san. Co­yun­tu­ral­men­te po­drán ha­cer­lo, pi­dien­do di­ne­ro pres­ta­do a ter­ce­ros a tra­vés de la emi­sión de deu­da . No obs­tan­te, cuan­to ma­yor sea la deu­da acu­mu­la­da me­nos con­fian­za tendrán los pres­ta­mis­tas en la ca­pa­ci­dad del deu­dor pa­ra pa­gar, me­nos di­ne­ro adi­cio­nal es­ta­rán dis­pues­tos a pres­tar y ma­yor se­rá el ti­po de in­te­rés. Al mis­mo tiem­po, cuan­to ma­yor sea el ti­po de in­te­rés, ma­yor se­rá el por­cen­ta­je de in­gre­sos que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas tendrán que des­ti­nar al pa­go de in­tere­ses y, por tan­to, me­nor se­rá la can­ti­dad des­ti­na­da a otros gas­tos, en­tre ellos los so­cia­les.

A par­tir de cier­to ni­vel, ya su­pe­ra­do, la deu­da se con­vier­te en un cán­cer. Quien lo ha­ya pa­de­ci­do en un ser que­ri­do co­no­ce­rá lo do­lo­ro­so y an­gus­tio­so de la en­fer­me­dad y de su tra­ta­mien­to. Cuan­to más cre­ce la deu­da (el cán­cer) más te­rro­rí­fi­ca se con­vier­te la en­fer­me­dad, con­su­mien­do in­clu­so el cuer­po que lo aco­ge, en el ca­so de la deu­da a tra­vés de la ma­yor car­ga de in­tere­ses.

El au­men­to de la edad de ju­bi­la­ción, la re­for­ma de las pen­sio­nes que im­pli­ca una re­duc­ción de la pen­sión me­dia pre­vis­ta, el co­pa­go en la sa­ni­dad o en otros ser­vi­cios o la re­duc­ción del nú­me­ro de fun­cio­na­rios, son me­di­das que nin­gún po­lí­ti­co desea­ría to­mar nun­ca. Igual­men­te, na­die en su sano jui­cio in­tro­du­ci­ría en su cuer­po dro­gas que ma­ta­sen sus pro­pias cé­lu­las. Pre­ci­sa­men­te en eso con­sis­te la qui­mio­te­ra­pia. Cuan­do el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es so­bre­vi­vir, se es ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes y tra­ta­mien­tos que en nin­gún otro mo­men­to se es­ta­ría dis­pues­to a acep­tar. Se acep­tan los des­agra­da­bles efec­tos se­cun­da­rios de la qui­mio­te­ra­pia a cam­bio de in­ten­tar so­bre­vi­vir.

Con la si­tua­ción de las cuen­tas pú­bli­cas ocu­rre al­go si­mi­lar. O se apli­ca un do­lo­ro­so tra­ta­mien­to,

La ad­mi­nis­tra­ción, co­mo cual­quier fa­mi­lia o em­pre­sa, no pue­de gas­tar siem­pre más de lo que in­gre­sa

im­pen­sa­ble en cual­quier otro mo­men­to, o los in­ver­so­res que han fi­nan­cia­do y si­guen fi­nan­cian­do nues­tra economía de­ja­rán de ha­cer­lo. Las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias se­rían: no po­der de­vol­ver a su ven­ci­mien­to las deu­das ya con­traí­das; un pa­rón de la fi­nan­cia­ción de la economía; una bru­tal subida del pa­ro, in­clu­so su­pe­rior a la ac­tual; y una brus­ca caí­da del ni­vel de vi­da de la po­bla­ción.

Lo mis­mo que una fa­mi­lia cu­yos in­gre­sos han caí­do re­vi­sa todos sus gas­tos uno a uno, ana­li­zan­do cuál es fun­da­men­tal y cuál su­per­fluo, las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas de­be­rían ha­cer lo mis­mo. La de­ci­sión de por dón­de me­ter la ti­je­ra ha­bría de rea­li­zar­se par­tien­do de un pre­su­pues­to ba­se ce­ro. Es de­cir, en lu­gar de par­tir del pre­su­pues­to del año an­te­rior y au­men­tar y re­du­cir las dis­tin­tas par­ti­das en un de­ter­mi­na­do por­cen­ta­je, se de­be­ría ana­li­zar lo esen­cial o su­per­fluo de ca­da par­ti­da, prio­ri­zan­do el gas­to. Mu­chas par­ti­das des­apa­re­ce­rían com­ple­ta­men­te.

La ta­rea no es sen­ci­lla e im­pli­ca­rá sa­cri­fi­cios del con­jun­to de la po­bla­ción. Las cuen­tas pú­bli­cas es­tán en­fer­mas y ne­ce­si­tan un tra­ta­mien­to de cho­que. No so­me­ter­se a es­te equi­va­le a ha­cer so­nar la or­ques­ta en la cu­bier­ta del Ti­ta­nic. No so­lu­cio­na na­da, pe­ro mien­tras sue­na la mú­si­ca to­do pa­re­ce más agra­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.