La sa­lud de los eje­cu­ti­vos es­pa­ño­les no su­pera la ITV

Si­guien­do el ejem­plo de Es­ta­dos Uni­dos, al­gu­nos cen­tros pri­va­dos ha­cen che­queos de sa­lud es­pe­cí­fi­cos pa­ra di­rec­ti­vos, a me­nu­do pa­ga­dos por sus pro­pias com­pa­ñías

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez

El tra­ba­jo dia­rio de los al­tos eje­cu­ti­vos im­pli­ca to­mar a dia­rio de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les que pue­den mar­car el fu­tu­ro de la com­pa­ñía y de todos sus em­plea­dos. Por ello, se es­pe­ra que es­tén per­fec­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos pa­ra lle­var a ca­bo su la­bor con efi­ca­cia, y eso no só­lo im­pli­ca co­no­ci­mien­tos sino tam­bién man­te­ner una men­te lú­ci­da y un cuer­po en con­di­cio­nes de so­por­tar el es­trés y el es­ti­lo de vi­da pro­pio del car­go.

En paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, mu­chos hos­pi­ta­les ofer­tan el de­no­mi­na­do Exe­cu­ti­ve Health pro­gram, es de­cir, un pro­gra­ma es­pe­cia­li­za­do en la re­vi­sión de la sa­lud de los di­rec­ti­vos, pa­ra pre­ve­nir y tra­tar po­si­bles tras­tor­nos fí­si­cos y men­ta­les. Sus prin­ci­pa­les clien­tes son las em­pre­sas, dis­pues­tas a pa­gar el ele­va­do cos­te de es­tos pro­gra­mas pa­ra ase­gu­rar­se de que su cua­dro eje­cu­ti­vo es­tá en ple­na for­ma. Por ejem­plo, Ge­ne­ral Mo­tors so­lía en­viar cien­tos de di­rec­ti­vos a re­vi­sar su sa­lud en el pres­ti­gio­so hos­pi­tal John Hop­kins de Bal­ti­mo­re. En España es­ta ten­den­cia aún no es tan ha­bi­tual, pe­ro en los úl­ti­mos años al­gu­nas clí­ni­cas y cen­tros pri­va­dos han em­pe­za­do a ofre­cer tam­bién es­te ser­vi­cio.

“La sa­lud es im­por­tan­te pa­ra to­das las per­so­nas, sea cual sea su tra­ba­jo –ex­pli­ca el doc­tor Ós­car Be­lo­qui, di­rec­tor de la uni­dad de che­queos de la clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra–, pe­ro en el ca­so de los di­rec­ti­vos no es só­lo tras­cen­den­tal pa­ra él sino tam­bién pa­ta su em­pre­sa, ya que de­be to­mar de­ci­sio­nes muy im­por­tan­tes y eso re­quie­re es­tar sano”. Ins­pi­ra­do en el mo­de­lo nor­te­ame­ri­cano, la clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra fun­dó ha­ce on­ce años es­ta uni­dad de che­queos por la que han pa­sa­do más de 33.000 pa­cien­tes, en­tre ellos mi­nis­tros, ban­que­ros y eje­cu­ti­vos de gran­des em­pre­sas, aun­que

Doc­tor Be­lo­qui: “La em­pre­sa es la pri­me­ra in­tere­sa­da en que a sus al­tos car­gos no les dé un in­far­to”

tam­bién per­so­nas de to­das las eda­des y pro­fe­sio­nes, e in­clu­so ju­bi­la­dos. “Al­gu­nas em­pre­sas obli­gan a sus di­rec­ti­vos a ha­cer­se el che­queo, otras só­lo lo re­co­mien­dan”, ex­pli­ca Be­lo­qui. Ya no se tra­ta só­lo de una re­mu­ne­ra­ción en es­pe­cies pa­ra el eje­cu­ti­vo: “La

ALTRENDO / GETTY

El 15% de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les pa­de­ce ce­fa­leas, se­gún el CI­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.