Wall Street, del par­quet al al­coho­lis­mo

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

El es­trés ex­ce­si­vo nun­ca es buen com­pa­ñe­ro pa­ra la sa­lud. Si un al­to eje­cu­ti­vo de cual­quier sec­tor vi­ve so­me­ti­do a un al­to ni­vel de pre­sión, en el dis­tri­to fi­nan­cie­ro más po­pu­lar del mun­do, Wall Street, el es­trés for­ma par­te del uni­for­me de tra­ba­jo. Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la ban­ca y la bol­sa neo­yor­qui­na acu­mu­lan jor­na­das la­bo­ra­bles inaca­ba­bles que pue­den lle­gar a su­mar más de 100 ho­ras se­ma­na­les, y el cuer­po aca­ba pa­san­do fac­tu­ra. Tras se­guir muy de cer­ca a al­gu­nos de ellos du­ran­te nue­ve años, un es­tu­dio de Ale­xan­dra Mi­chael, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, ha re­ve­la­do que los po­pu­la­res bró­kers de Wall Street no só­lo com­par­ten cor­ba­ta: la ma­yo­ría aca­ba pa­de­cien­do in­som­nio, pal­pi­ta­cio­nes, des­ór­de­nes ali­men­ti­cios e in­clu­so pro­ble­mas de al­coho­lis­mo y otras adic­cio­nes. La exi­gen­cia de sus pues­tos de tra­ba­jo ha­ce, de he­cho, que mu­chos de los “ti­bu­ro­nes de las fi­nan­zas” que ini­cian su an­da­du­ra pro­fe­sio­nal en Wall Street no aguan­ten más de cua­tro años en el pues­to. Se­gún el es­tu­dio, du­ran­te sus dos pri­me­ros años de ca­rre­ra en Wall Street, los pro­fe­sio­na­les de la ban­ca tra­ba­jan una me­dia de en­tre 80 y 120 ho­ras a la se­ma­na, in­cor­po­rán­do­se a su pues­to ha­cia las 6 de la ma­ña­na y per­ma­ne­cien­do en él has­ta la me­dia­no­che. La ener­gía de es­tos pro­fe­sio­na­les pa­re­ce per­ma­ne­cer in­tac­ta has­ta apro­xi­ma­da­men­te el cuar­to año en Wall Street, cuan­do co­mien­zan a mal­tra­tar su cuer­po pa­ra so­por­tar el es­fuer­zo, y mu­chos desa­rro­llan adic­cio­nes. Ade­más, mu­chos aca­ban pa­de­cien­do tras­tor­nos co­mo la en­fer­me­dad de Crohn, pso­ria­sis, ar­tri­tis reuma­toi­de o pro­ble­mas de ti­roi­des, en­tre otros pro­ble­mas que pue­den lle­gar a acom­pa­ñar­les pa­ra to­da la vi­da. pro­pia em­pre­sa es la pri­me­ra in­tere­sa­da en que a ese pro­fe­sio­nal no le dé un in­far­to ni se co­ja la ba­ja”, des­ta­ca el doc­tor. La ma­yo­ría de prue­bas se ha­cen en un so­lo día, pa­ra no en­tor­pe­cer las agen­das de es­tos pro­fe­sio­na­les.

Un 90% de las per­so­nas que pa­san por es­tos che­queos pre­sen­tan al­gún ti­po de pa­to­lo­gía, se­gún los da­tos de la uni­dad de che­queos de la clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra. Se­gún Be­lo­qui, el prin­ci­pal be­ne­fi­cio de es­tos exá­me­nes es que “per­mi­ten diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des en fa­ses ini­cia­les, cuan­do to­da­vía no han ma­ni­fes­ta­do sín­to­mas, co­mo es el ca­so de al­gu­nas pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, de­ge­ne­ra­ti­vas o in­clu­so tu­mo­ra­les”. Só­lo en un 2,7% de los ca­sos se de­tec­tan tu­mo­res de di­ver­sa na­tu­ra­le­za, siem­pre en fa­ses ini­cia­les. En­tre las en­fer­me­da­des de­tec­ta­das con ma­yor fre­cuen­cia fi­gu­ran fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar co­mo la dis­li­pe­mia o al­te­ra­ción de los ni­ve­les de lí­pi­dos, pre­sen­te en ca­si el 39% de los ca­sos; la obe­si­dad, en un 22%, y la hi­per­ten­sión ar­te­rial en ca­si un 20%.

La ca­be­za, prin­ci­pal he­rra­mien­ta de tra­ba­jo de un di­rec­ti­vo, tam­bién ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do cuan­do se tra­ta de pre­ve­nir y vi­gi­lar la sa­lud de es­tos pro­fe­sio­na­les. El Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca Eu­roes­pes (CI­BE) ofre­ce des­de ha­ce años en Ber­gon­do (A Co­ru­ña) el pro­gra­ma de Pre­ven­ción de Ries­go Ce­re­bral pa­ra Al­tos Eje­cu­ti­vos,

Se­gún la clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra, nue­ve de ca­da diez eje­cu­ti­vos su­fren al­gu­na pa­to­lo­gía

un ex­haus­ti­vo exa­men pre­dic­ti­vo que in­clu­ye prue­bas pa­ra de­ter­mi­nar el ries­go de pa­de­cer ic­tus o in­far­tos.

Se­gún el CI­BE, el 22% de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les pa­de­ce pro­ble­mas de ti­po ce­re­bro­vas­cu­lar, co­mo ma­reos, vér­ti­gos o do­lo­res de ca­be­za. Un 15% su­fre ce­fa­leas y has­ta un 17%, tras­tor­nos de­pre­si­vos. “Apro­xi­ma­da­men­te, un 60% de los di­rec­ti­vos que pa­san por el pro­gra­ma lo ha­cen por ini­cia­ti­va per­so­nal, mu­chos de ellos en­tre los 40 y los 45 años, una edad muy apro­pia­da pa­ra iden­ti­fi­car cier­tos ries­gos”, ex­pli­ca el doc­tor Ramón Ca­ca­be­los, di­rec­tor del CI­BE. En el res­to de ca­sos, es la com­pa­ñía quien pa­ga unas prue­bas que pue­den cos­tar en­tre 1.500 y 3.000 eu­ros apro­xi­ma­da­men­te. “Vie­nen de las prin­ci­pa­les em­pre­sas del país, pe­ro en torno al 30% son de py­mes –ex­pli­ca Ca­ca­be­los–. Unas lo ha­cen pa­ra pre­miar a sus eje­cu­ti­vos pe­ro mu­chas se preo­cu­pan por su sa­lud, una es­tra­te­gia muy in­te­li­gen­te por­que cuan­to más sa­nos es­tén, me­jor ren­di­rán”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.