La pe­ri­cia en ve­le­ros sir­vió pa­ra la ca­sa

Un pro­pie­ta­rio, ex­per­to en di­se­ño de bar­cos de re­ga­tas, pro­yec­tó su so­ña­da ca­sa de es­ti­lo me­di­te­rrá­neo en una tran­qui­la zo­na de Lla­va­ne­res

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Palarea

El pro­pie­ta­rio con­fie­sa que se sin­tió có­mo­do al pro­yec­tar la ca­sa ha­ce un lus­tro tras la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en el di­se­ño de cé­le­bres ve­le­ros que com­pi­tie­ron en im­por­tan­tes re­ga­tas. “En­tre am­bas dis­ci­pli­nas hay as­pec­tos co­mu­nes co­mo las for­mas, la con­cep­ción es­pa­cial y la se­lec­ción y re­sis­ten­cia de los ma­te­ria­les”, ex­pli­ca. “Pe­ro un ve­le­ro im­pli­ca más di­fi­cul­ta­des por­que en reali­dad es una ‘ca­sa’ que se mue­ve”.

Al igual que con los ve­le­ros, en su pri­me­ra aven­tu­ra de con­ce­bir “al­go que es­ta­ba va­ra­do y en el que te­nían que con­vi­vir va­rias per­so­nas sin la es­tre­che­ces de un bar­co”, se do­cu­men­tó con­cien­zu­da­men­te con­sul­tan­do re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das y vi­si­tan­do in si­tu va­rias ca­sas en Pro­ven­za y la Tos­ca­na. Que­ría una ca­sa muy me­di­te­rrá­nea con in­fluen­cia de las ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­na­les de am­bas re­gio­nes por­que el “te­rreno y el en­torno lo pe­dían y por­que el Ma­res­me es una zo­na don­de es­te es­ti­lo en­ca­ja de ma­ra­vi­lla”. La ines­ti­ma­ble ayu­da de un cua­li­fi­ca­do cons­truc­tor de Ma­ta­ró y el he­cho de que su es­po­sa fue­ra in­terio­ris­ta y di­se­ña­do­ra de jo­yas alla­na­ron to­da­vía más el ca­mino.

Ubi­ca­da en la zo­na co­no­ci­da co­mo La Ametlle­ra de­bi­do a que an­ta­ño ha­bía un vas­to al­men­dral. una zo­na tran­qui­la y no co­lo­ni­za­da por el as­fal­to y a me­dio ca­mino en­tre el mar y la po­bla­ción de Sant Andreu de Lla­va­ne­res, ro­dea la ca­sa un jar­dín de 2.000 m2 de su­per­fi­cie, en el que se pue­de cons­truir una ca­sa ane­xa de 100 m2. En­ga­la­nan el jar­dín dos ma­jes­tuo­sos ce­dros del Lí­bano, abe­tos azu­les y pi­nos pi­ño­ne­ros, en­tre otras es­pe­cies me­di­te­rrá­neas. Una zo­na, de­ja­da al ca­pri­cho de la na­tu­ra­le­za, es el lu­gar es­co­gi­do por los pe­que­ños de la ca­sa pa­ra cons­truir ca­ba­ñas.

La ca­sa ocu­pa una su­per­fi­cie de 570 m2, re­par­ti­dos en só­tano, plan­ta ba­ja y pri­me­ra. Se es­truc­tu­ra en va­rios vo­lú­me­nes cu­bier- tos por un te­ja­do a va­rias ver­tien­tes, pro­te­gi­do por te­jas ára­bes pro­ce­den­tes de un cor­ti­jo an­da­luz en rui­nas. Los vue­los del te­ja­do con­for­man dis­tin­tos por­ches don­de se pue­de ha­llar sol y som­bra en fun­ción de las ho­ras del día y es­ta­cio­nes del año. In­sa­cia­bles bu­gan­vi­lias tre­pan a pla­cer por mu­ros y co­lum­nas al ca­lor de los ra­yos so­la­res que ben­di­cen la co­mar­ca la ma­yor par­te del año.

Ape­nas no da tiem­po de ha­cer­se una idea del ves­tí­bu­lo por­que en­se­gui­da el es­pa­cio ex­plo­ta a lo gran­de en un sa­lón con dos ni­ve­les de al­tu­ra, en uno de cu­yos rin­co­nes se ha si­tua­do el co­me­dor. En el ni­vel su­pe­rior, la zo­na de es­tar bus­ca el ca­lor de la chi­me­nea de hie­rro, di­se­ña­da por el pro­pie­ta­rio. En el ni­vel in­fe­rior, mu­lli­dos si­llo­nes y so­fás se en­ca­ran ha­cia la televisión. Cuan­do ha­ce buen tiem­po la vi­da se tras­la­da a los por­ches y al jar­dín.

Fi­ni­qui­tan la plan­ta ba­ja una fun­cio­nal co­ci­na, don­de con­tras­ta el ver­do­so gri­sá­ceo de las pa­re­des y mo­bi­lia­rio con el blan­co de la en­ci­me­ra, y una ha­bi­ta­ción do­ble de in­vi­ta­dos con ba­ño y sa­li­da di­rec­ta al jar­dín.

La pri­me­ra plan­ta la lle­nan el re­cin­to de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, con ba­ño, ves­ti­dor y una gran te­rra­za pe­ri­me­tral, y el re­cin­to in­fan­til: sa­la de jue­gos y dos dor­mi­to­rios do­bles con ba­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.