Có­mo sa­car­le pro­ve­cho al sol

La orien­ta­ción de la ca­sa, los co­lo­res cla­ros y los cap­ta­do­res de luz re­du­cen el gas­to en elec­tri­ci­dad

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

España es el ter­cer país de la Unión Eu­ro­pea que pa­ga la luz más ca­ra y ca­si con se­gu­ri­dad el pró­xi­mo mes de abril el pre­cio del re­ci­bo va a vol­ver a su­bir. An­te es­ta co­yun­tu­ra y en los ac­tua­les tiem­pos de cri­sis, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en los ho­ga­res co­bra más im­por­tan­cia que nun­ca. En el pre­sen­te tex­to se plan­tean al­gu­nas so­lu­cio­nes pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la luz na­tu­ral pa­ra po­der así aho­rrar en ilu­mi­na­ción, con­cep­to que re­pre­sen­ta el 18% del con­su­mo eléc­tri­co de un ho­gar pro­me­dio, se­gún el Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y Aho­rro de la Ener­gía (Idae).

El pri­mer pun­to y uno de los más im­por­tan­tes que tener en cuenta es el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de la vi­vien­da. En es­ta pri­me­ra fase de la cons­truc­ción, “es muy im­por­tan­te con­tem­plar la ne­ce­si­dad de cap­ta­ción de luz na­tu­ral”, ex­pli­ca Lluís So­ra­vi­lla, téc­ni­co del área de aho­rro y efi­cien­cia del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’ener­gia (Icaen). Pa­ra ello es re­co­men­da­ble cons­truir el edi­fi­cio con la fa­cha­da prin­ci­pal mi­ran­do ha­cia el sur, orien­ta­ción con la que se apro­ve­cha más la ra­dia­ción so­lar. En es­te mis­mo sen­ti­do, tam­bién es con­ve­nien­te ubi­car las es­tan­cias don­de se ha­ce más vi­da en es­te la­do de la vi­vien­da.

Es­tas so­lu­cio­nes, que no ha­cen más que apli­car la ló­gi­ca cons­truc­ti­va de la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal, son más di­fí­ci­les de apli­car en zo­nas ur­ba­nas. Y, co­mo es na­tu­ral, tam­po­co va­len pa­ra vi­vien­das ya cons­trui­das. En es­tos ca­sos en­tran en jue­go otros as­pec­tos co­mo la pin­tu­ra o los há­bi­tos de las per­so­nas.

Los co­lo­res cla­ros en pa­re­des y te­chos, es­pe­cial­men­te el blan­co, dan una ma­yor sen­sa­ción de luz. “La luz se re­fle­ja más en su­per­fi­cies pin­ta­das con co­lo­res cla­ros, re­du­cien­do las ne­ce­si­da­des de apor­ta­ción de luz ar­ti­fi­cial”, cla­ri­fi­ca So­ra­vi­lla, Por otro la­do, el téc­ni­co del Icaen tam­bién afir­ma que exis­te un fac­tor psi­co­ló­gi­co: “Si las pa­re­des y te­chos son cla­ros, en las mis­mas con­di­cio­nes de luz es­ta­mos me­nos ten­ta­dos a dar­le al in­te­rrup­tor”.

Los há­bi­tos per­so­na­les tam­bién desem­pe­ñan un pa­pel muy im­por­tan­te. Ac­cio­nes co­mo le­van­tar las per­sia­nas por la ma­ña­na y no de­jar en­cen­di­das lu­ces que no se es­tán uti­li­zan­do pue­den con­lle­var aho­rros de has­ta el 20%. La tec­no­lo­gía pue­de ser una gran alia­da en es­te sen­ti­do gra­cias a me­ca­nis­mo co­mo los de­tec­to­res de pre­sen­cia, lu­ces de apa­ga­do au­to­má­ti­co o bien los sis­te­mas do­mó­ti­cos, que per­mi­ten au­to­ma­ti­zar ac­cio­nes co­mo su­bir las per­sia­nas du­ran­te las ho­ras de sol.

So­ra­vi­lla ase­gu­ra que “te­ne­mos la suer­te de vi­vir en una re­gión muy lu­mi­no­sa, ven­ta­ja que nos per­mi­te aho­rrar mu­cha ener­gía si lo sa­be­mos apro­ve­char”. Pe­ro la luz na­tu­ral tam­bién tie­ne sus ries­gos: en in­vierno la apor­ta­ción ex­tra de ca­lor es bien re­ci­bi­da, pe­ro no así en ve­rano. Pa­ra evi­tar ca­len­ta­mien­tos in­de­sea­dos, el téc­ni­co del Icaen acon­se­ja pro­te­ger las aber­tu­ras con cor­ni­sas, tol­dos o per­sia­nas.

LO­RE­NA FA­RRÀS

Fun­cio­na­mien­to de un cap­ta­dor Hi­ma­wa­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.