Ca­li­dad, di­se­ño y pa­vos reales

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Mil­ton Pe­dra­za, crea­dor de al­go tan sin­gu­lar co­mo el Lu­xury Ins­ti­tu­te, di­ce que el in­te­rés de la hu­ma­ni­dad por las apa­rien­cias se re­mon­ta a la épo­ca de las ca­ver­nas, cuan­do el pri­mer hom­bre que­ría tener una cue­va más gran­de que la del ve­cino. Pe­ro es­te ex­per­to ha­ce una dis­tin­ción. Si los pro­duc­tos de lu­jo lo son de verdad, la cues­tión prin­ci­pal que los ador­na es su ca­li­dad. “Una car­te­ra de Guc­ci o de Louis Vuit­ton du­ran un tiem­po tre­men­do. Yo ten­go un cin­tu­rón de co­co­dri­lo des­de ha­ce veinte años. Me cos­tó ca­ro, pe­ro en to­do es­te tiem­po no he te­ni­do que com­prar otro”.

Su teo­ría so­bre el des­per­tar del gas­to en es­te ti­po de ob­je­tos se cen­tra en que la ma­yo­ría de los ri­cos se ha ga­na­do su for­tu­na con su tra­ba­jo o asu­mien­do un ries­go, más allá de las crí­ti­cas por la de­sigual­dad y la de­nun­cia de tra­to de fa­vor a las cor­po­ra­cio­nes que han pro­pa­ga­do mo­vi­mien­tos co­mo Oc­cupy Wall Street. En mu­chas oca­sio­nes, in­di­ca Pe­dra­za, los del 20% gas­tan en de­ter­mi­na­dos ob­je­tos pa­ra re­com­pen­sar­se, pa­ra dar­se un premio por la de­di­ca­ción a un ne­go­cio o a una ta­rea. “Hay al­go sus­tan­ti­vo en el lu­jo que les da pla­cer”, se­ña­la. Ma­ti­za, sin em­bar­go, que en es­te lu­jo “hay al­go sus­tan­ti­vo, no só­lo es ima­gen”. Ahí in­clu­ye el con­cep­to de que ese pro­duc­to es lo me­jor, por su di­se­ño, por su ca­li­dad, por el tra­ba­jo ar­te­sa­nal o a mano. Lo ejem­pli­fi­ca: si uno tie­ne un Mer­ce­des de ha­ce 40 años, su pre­cio ha ido al al­za. “To­do eso tie­ne un cos­te y es ra­cio­nal”, pun­tua­li­za. Tam­po­co nie­ga la exis­ten­cia de un ele­men­to más sub­je­ti­vo en ese mun­do en el que él se mue­ve. “¡Cla­ro que hay otro com­po­nen­te que es el ‘quie­ro que me vean’, por­que eso me da pres­ti­gio, me da es­ta­tus y po­der, y es­to nun­ca se va a po­der evi­tar. Los se­res hu­ma­nos so­mos pa­vos reales”. la ac­tua­li­dad se ci­fran en 8,6 mi­llo­nes los ho­ga­res que dis­po­nen de unos in­gre­sos mí­ni­mos de un mi­llón de dó­la­res.

Pe­se a re­pre­sen­tar un in­cre­men­to del 2% res­pec­to al año an­te­rior, to­da­vía se es­tá le­jos del ni­vel pre­cri­sis, en el que se tre­pó a los 9,2 mi­llo­nes. Se ha­lla, sin em­bar­go, muy por en­ci­ma de los 6,7 mi­llo­nes de ho­ga­res mi­llo­na­rios del 2008, tras una caí­da del 27%.

La re­cu­pe­ra­ción del rit­mo de gas­to en ob­je­tos de al­to va­lor lo ejem­pli­fi­ca Tif­fany, icono en la ma­te­ria con su se­de prin­ci­pal en la Quin­ta Ave­ni­da. Es­ta jo­ye­ría de pe­lí­cu­la ob­tu­vo en el 2011 un be­ne­fi­cio ne­to de 333,2 mi­llo­nes de dó­la­res, un 19,2% más de lo que ga­nó en el ejer­ci­cio an­te­rior.

Pe­ro Pe­dra­za cons­ta­ta des­de su ins­ti­tu­to que “la at­mós­fe­ra ha cam­bia­do”. La vi­sión del pre­ci­pi­cio fi­nan­cie­ro im­pri­mió su hue­lla. “El fac­tor de ex­hi­bi­ción es me­nor. Que­da ese es­tig­ma –ase­gu­ra– de que si en­se­ñas el lu­jo es­tás lla­man­do per­de­do­res a los otros, en una épo­ca en que to­da­vía hay mu­cha gen­te su­frien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.