Es­ti­lo es al­go más que un co­che far­dón

Las mar­cas de co­ches de lu­jo ba­ten ré­cords de be­ne­fi­cios y en España las ma­tri­cu­la­cio­nes cre­cen un 83% im­pul­sa­das por los de­por­tis­tas y los co­lec­ti­vos de chi­nos y ru­sos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Son mu­cho más que su­per­vi­vien­tes de la cri­sis. Las mar­cas de co­ches de al­ta ga­ma, las lla­ma­das pre­mium, aca­ban de vi­vir un año mag­ní­fi­co en tér­mi­nos de ren­ta­bi­li­dad y man­tie­nen unas muy bue­nas ex­pec­ta­ti­vas an­te el an­sia de lu­jo que ma­ni­fies­tan gran­des mer­ca­dos emer­gen­tes co­mo China, In­dia y Ru­sia.

Que los pe­tro­le­ros ru­sos o los nue­vos in­dus­tria­les chi­nos se lan­cen en ma­sa a com­prar vehícu­los que por lo ba­jo cues­tan 60.000 eu­ros pue­de pa­re­cer has­ta nor­mal, pues al fin y al ca­bo son paí­ses que se es­tán po­nien­do al día en nú­me­ro de mul­ti­mi­llo­na­rios. Pe­ro las ven­tas tam­bién han aguan­ta­do bien en Eu­ro­pa e in­clu­so en España cre­cie­ron el año pa­sa­do un 83%, en un ejer­ci­cio ne­fas­to pa­ra la economía es­pa­ño­la.

“Si­gue ha­bien­do ri­cos y es­tos si­guen com­pran­do”, di­ce Xa­vier Oli­ver, profesor del Iese, que po­ne co­mo ejem­plo a uno de sus amigos. “Tie­ne sie­te Fe­rra­ri, un Pors­che Pa­na­me­ra, una co­lec­ción de mo­tos y per­las de fór­mu­la 1. Al­gu­na no­che co­ge uno de sus Fe­rra­ri, con­du­ce has­ta Za­ra­go­za y vuel­ve, só­lo por pla­cer”. “A los que tie­nen di­ne­ro la cri­sis les afec­ta de otra ma­ne­ra. Siem­pre se ha di­cho que en tiem­pos de cri­sis apa­re­cen opor­tu­ni­da­des y los que tie­nen una bue­na bol­sa de di­ne­ro son los que me­jor las apro­ve­chan”, coin­ci­de Jo­sep So­ler, so­cio res­pon­sa­ble del sec­tor del au­to en PWC.

Oli­ver ma­ti­za que “pe­se a la cri­sis de un mo­de­lo fi­nan­cie­ro y de unas fá­bri­cas con pro­duc­tos po­co com­pe­ti­ti­vos hay mu­cha gen­te a la que las co­sas le si­guen fun- cio­nan­do bien al tiem­po que apa­re­cen nue­vos ne­go­cios, so­bre to­do en in­ter­net, en los que la gen­te se ga­na muy bien la vi­da”.

Lo cier­to es que el mer­ca­do del lu­jo siem­pre ha si­do más es­ta­ble que el de gran con­su­mo, co­mo des­ta­ca Juan Jo­sé Díaz-ruiz,

De­por­tis­tas y pro­fe­sio­na­les to­man el re­le­vo de los cons­truc­to­res co­mo prin­ci­pa­les clien­tes

con­sul­tor y pre­si­den­te de J.J. Díaz-ruiz and Part­ners, Y aho­ra hay dos in­cen­ti­vos adi­cio­na­les: “Hay bue­nos des­cuen­tos tam­bién en es­ta ga­ma y son co­ches que ofre­cen un ma­yor va­lor re­si­dual”. Es de­cir, se pue­den ven­der muy bien de se­gun­da mano.

Aco­tar qué es lu­jo y qué es so­lo al­ta ga­ma re­sul­ta al­go com­ple­jo, te­nien­do en cuenta que mar­cas co­mo BMW o Mer­ce­des han ido lan­zan­do mo­de­los ca­da vez más com­pac­tos y ase­qui­bles. Por lo ge­ne­ral, se con­si­de­ra al­ta ga­ma a par­tir de unos 60.000 eu­ros y lu­jo, a par­tir de unos 100.000 y has­ta ci­fras de es­cán­da­lo, co­mo los 350.000 eu­ros de un As­ton Mar­tin nu­me­ra­do o los 2,3 mi­llo­nes de un ex­clu­si­vo Lam­borg­hi­ni Aven­ta­dor. Pe­ro no es só­lo cues­tión de pre­cio. Pa­ra Xa­vier Oli­ver, “lu­jo no es tener un co­che far­dón, es tener un vehícu­lo bo­ni­to y su­per bien equi­pa­do, ir a bue­nos res­tau­ran­tes, con­su­mir de for­ma dis­tin­ta...”. Es, en de­fi­ni­ti­va, un es­ti­lo de vi­da.

En ese mun­do en el que el pre­cio no cuenta, hay sin em­bar­go un cam­bio de protagonistas y de ac­ti­tu­des. “Du­ran­te la bur­bu­ja, los gran­des com­pra­do­res de co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.