Ca­pi­tal de las ‘lu­xury vic­tims’

Shang­hai su­po­ne el 18,3% del mer­ca­do chino en las ven­tas de pro­duc­tos ex­clu­si­vos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Isi­dre Am­brós

Choo, de Ar­ma­ni a Vuit­ton o Cé­li­ne, pa­san­do por Bul­ga­ri y Bou­che­ron. Un aba­ni­co de las más pres­ti­gio­sas fir­mas del mun­do es­pe­ran una clien­te­la ávi­da de con­su­mir pro­duc­tos ex­clu­si­vos, que, sin em­bar­go, en mu­chas oca­sio­nes ha­ce ga­la de su po­de­río y se ha­ce lle­var el gé­ne­ro a su do­mi­ci­lio pa­ra es­co­ger allí, con tran­qui­li­dad y to­do el tiem­po del mun­do, aque­llos ar­tícu­los que más les se­duz­can.

Pe­ro el Plaza 66, en la co­mer­cial y po­pu­lo­sa Nan­kin Road, es só­lo uno más de los múl­ti­ples cen­tros co­mer­cia­les que se con­cen­tran en la que fue­ra de­no­mi­na­da la Per­la de Oriente en los años trein­ta del si­glo pa­sa­do. En la pres­ti­gio­sa Huaihai Road, la ave­ni­da fa­vo­ri­ta de los shang­hai­ne­ses, la os­ten­ta­ción no só­lo se ha­lla en las tien­das de las gran­des mar­cas, sino tam­bién en el trá­fi­co ro­da­do. La pro­li­fe­ra­ción de los Ja­guar, As­ton Mar­tin, Fe­rra­ri o in­clu­so Bentley, po­co tie­ne que ver con el par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co de ciu­da­des oc­ci­den­ta­les.

Por es­tos gran­des cen­tros co­mer­cia­les o por el Su­per Brand Mall del cen­tro fi­nan­cie­ro de Pu­dong le gus­ta pa­sear­se a Yao Wen, pro­pie­ta­ria de una ga­le­ría de ar­te, que re­co­no­ce sen­tir­se

Shang­hai, con una ren­ta per cá­pi­ta de 12.700 dó­la­res, cuenta con 132.000 mul­ti­mi­llo­na­rios

atraí­da, ade­más de por los re­lo­jes, por los ves­ti­dos de lu­jo y los bol­sos. “Real­men­te, soy una adicta a las com­pras”, afir­ma mien­tras co­ge un Her­mès con una mano en la que des­ta­ca un ani­llo de dia­man­tes. “No es muy ca­ro, 500.000 eu­ros, más o me­nos”, di­ce Yao Wen, que con­fie­sa: “La mo­da va tan rá­pi­da que ca­da tres me­ses va­cío los ar­ma­rios”.

La reali­dad es que en los cen­tros co­mer­cia­les de Shang­hai se lo po­nen muy fá­cil a las lu­xury vic­tims. En el Plaza 66, por ejem­plo, las tien­das es­tán, li­te­ral­men­te, pe­ga­das unas a otras: Her­mès, Ar­ma­ni, Dior.... Una de­pen­dien­ta de Dol­ce & Gab­ba­na sub­ra­ya que las clien­tas ha­cen gran­des com­pras. “Pue­den lle­gar in­clu­so a 100.000 yua­nes (12.000 eu­ros)”, di­ce ca­si su­su­rran­do.

Mo­men­tos más tar­de, Yao Wen sa­le de Her­mès con un bol­so mo­de­lo Bir­kin, co­lor ro­jo san­día, de 5.500 eu­ros. Es­tá fe­liz.

QILAI SHEN / BLOOM­BERG

Es­ca­pa­ra­te de la fir­ma Salvatore Fe­rra­ga­mo en Shang­hai, ciu­dad que se ha con­ver­ti­do en la ca­pi­tal del lu­jo de China

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.