¿Y SI APOS­TA­MOS POR ‘ECOMERCADOS’?

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

So­cio di­rec­tor de Bar­ce­lo­na Eco­no­mia y profesor de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra (UPF)

Quien más quien me­nos es­tá al co­rrien­te de que los mer­ca­dos mu­ni­ci­pa­les pa­san, des­de ha­ce tiem­po, una eta­pa de­li­ca­da. Su ra­zón de ser, ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos a la po­bla­ción, ya ha de­ja­do de tener sen­ti­do. A ba­se de gran­des es­fuer­zos, los ayun­ta­mien­tos, ti­tu­la­res de es­tos equi­pa­mien­tos, han im­pul­sa­do otros atri­bu­tos co­mo los re­la­cio­na­dos con el pro­duc­to (fresco, de ca­li­dad, die­ta me­di­te­rrá­nea, et­cé­te­ra) o con su lo­ca­li­za­ción (cén­tri­cos, ac­ce­si­bi­li­dad, ar­ti­cu­la­ción del co­mer­cio ur­bano, et­cé­te­ra).

En Bar­ce­lo­na, por ejem­plo, con 39 mer­ca­dos ali­men­ti­cios, más de 100.000 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie co­mer­cial, 2.900 pa­ra­dis­tas y 60 mi­llo­nes de vi­si­tas al año, el 2010 se in­vir­tie­ron unos 25 mi­llo­nes, co­mo con­ti­nua­ción de un pro­ce­so ini­cia­do ha­cía años. No obs­tan­te, y a pe­sar de los es­fuer­zos rea­li­za­dos, los mer­ca­dos si­guen te­nien­do una ne­ce­si­dad de po­si­cio­nar­se, de di­fe­ren­ciar­se de los com­pe­ti­do­res.

En mi opi­nión, po­drían en­con­trar una vía pa­ra ha­cer­lo en el cam­po de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te. Aun­que se tra­ta de una par­te mi­no­ri­ta­ria, ca­da vez más fa­mi­lias los pi­den con la fi­na­li­dad de re­du­cir la apli­ca­ción de tan­ta quí­mi­ca en los cul­ti­vos y el dió­xi­do de car­bono de los bar­cos que na­ve­gan un mes pa­ra traer ki­wis des­de Chi­le o des­de Nue­va Ze­lan­da. Tam­bién tie­ne que ver con ello la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por los te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud pro­pia.

MA­NÉ ES­PI­NO­SA / AR­XIU

In­te­rior del mer­ca­do de la Lli­ber­tat, en el ba­rrio de Grà­cia de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.