LA BAN­CA ‘EN LA SOM­BRA’

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

La ban­ca en la som­bra es­tá cons­ti­tui­da por las en­ti­da­des que dan cré­di­to y to­man pres­ta­do evi­tan­do las re­gu­la­cio­nes a que es­tá so­me­ti­do el sis­te­ma ban­ca­rio de un país. Pue­de tra­tar­se de fon­dos de al­to ries­go, fon­dos de in­ver­sión del mer­ca­do mo­ne­ta­rio, ope­ra­cio­nes de emi­sión de tí­tu­los am­pa­ra­dos por hi­po­te­cas, cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­to y ope­ra­cio­nes de ven­ta de tí­tu­los va­lo­res con pac­tos de re­com­pra en el fu­tu­ro.

Esas ope­ra­cio­nes no de­ben con­fun­dir­se con los con­tra­tos de co­la­bo­ra­ción pú­bli­co pri­va­da, co­mo los pea­jes en la som­bra, don­de los usua­rios de una au­to­vía no pa­gan di­rec­ta­men­te nin­gún pea­je, pe­ro el go­bierno pue­de com­pro­me­ter­se a pa­gar a quien la cons­tru­yó y fi­nan­ció un pea­je por ca­da vehícu­lo que cir­cu­le por la vía. Esa ban­ca se ca­rac­te­ri­za por ser una ban­ca pa­ra­le­la a la que sí si­gue las re­gu­la­cio­nes es­ta­ble­ci­das. En Es­ta­dos Uni­dos su­pera ya a la ban­ca tra­di­cio­nal. En el mun­do re­pre­sen­ta en torno al 30% del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, y un vo­lu­men su­pe­rior a 46 mi­les de bi­llo­nes de eu­ros. Son vo­lú­me­nes que preo­cu­pan ló­gi­ca­men­te a la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

¿Pa­de­ce España esas ac­ti­vi­da­des en la som­bra? Sí, las pa­de­ció en agos­to del 2011. La bol­sa na­cio­nal su­frió dos olea­das de per­tur­ba­cio­nes. La pri­me­ra, por la cri­sis de la deu­da grie­ga. Pe­ro no fue me­nos gra­ve la re­sa­ca que nos lle­gó de las ope­ra­cio­nes de la ban­ca en la som­bra. Por pro­ble­mas de la deu­da pú­bli­ca ame­ri­ca­na, la ban­ca en la som­bra (Wall Street) se que­dó sin li­qui­dez. Los fon­dos de al­to ries­go que fi­nan­cian a cor­to pla­zo las ope­ra­cio­nes de re­com­pra de tí­tu­los va­lo­res al­to ries­go su­frie­ron qui­tas del 3%. Tu­vie­ron que ven­der sus car­te­ras de ac­cio­nes y la Re­ser­va Fe­de­ral ac­tuó. Se­ma­nas más tar­de, Eu­ro­pa se que­dó sin dó­la­res y re­ci­bi­mos trans­fe­ren­cias por­que los gran­des ban­cos eu­ro­peos no sa­bían dón­de en­con­trar fi­nan­cia­ción en dó­la­res pa­ra cu­brir sus com­pro­mi­sos (el pe­tró­leo y el gas na­tu­ral se pa­gan en dó­la­res).

¿Qué ries­gos crea la ban­ca en la som­bra? El Co­mi­sa­rio de la Unión Eu­ro­pea, Mi­chel Bar­nier, se­ña­ló re­cien­te­men­te que pue­den crear bur­bu­jas de cré­di­to que pon­gan en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Pue­den tener fue­ra de ba­lan­ce ries­gos ocul­tos que só­lo lle­gan a co­no­cer­se cuan­do es de­ma­sia­do tar­de. Eso ya lo vi­vi­mos en el 2008.

Po­si­ble­men­te, lo más gra­ve pue­de ocu­rrir si esas en­ti­da­des no re­gu­la­das crean ca­de­nas vir­tua­les con el pro­pó­si­to de es­con­der los ries­gos en que in­cu­rren y, en úl­ti­mo tér­mino, que sos­la­yen las es­tric­tas re­gu­la­cio­nes que cum­plen los ver­da­de­ros ban­cos. La cri­sis nos ha en­se­ña­do cuá­les pue­den ser las con­se­cuen­cias de no cum­plir las re­gu­la­cio­nes de las au­to­ri­da­des de su­per­vi­sión.

Es po­si­ble que la pri­me­ra pro­pues­ta de re­gu­la­ción se plan­tee a la Co­mi­sión Eu­ro­pea a prin­ci­pios del 2013. No pue­de ad­mi­tir­se que el trá­fi­co ten­ga se­má­fo­ros que unos res­pe­tan y otros no, pro­vo­can­do ries­gos in­ne­ce­sa­rios. Aho­ra bien, tam­po­co pue­de caer­se en el la­do opues­to, so­bre­car­gan­do a la ban­ca re­gu­la­da a cam­bios y exi­gen­cias que en­ca­re­cen el cos­te del cré­di­to pa­ra los que ne­ce­si­tan fi­nan­cia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.