Có­mo Oc­ci­den­te ga­nó a China

Fer­gu­son re­pa­sa los fac­to­res que lle­va­ron a la he­ge­mo­nía oc­ci­den­tal y cree que aún es­tán vi­vos

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - CI­VI­LI­ZA­CIÓN: OC­CI­DEN­TE Y EL RES­TO Jus­to Ba­rran­co

Có­mo Oc­ci­den­te pu­do su­pe­rar a ci­vi­li­za­cio­nes tan ri­cas, po­de­ro­sas y avan­za­das co­mo la China o la mu­sul­ma­na? ¿Có­mo ha aca­ba­do im­po­nien­do sus es­tán­da­res a to­do el mun­do, des­de la em­pre­sa, el mer­ca­do y el Es­ta­do-na­ción, has­ta la me­di­ci­na y los pan­ta­lo­nes va­que­ros, y, so­bre to­do, el mo­de­lo oc­ci­den­tal de pro­duc­ción in­dus­trial y de con­su­mo ma­si­vo? El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Niall Fer­gu­son, au­tor de li­bros co­mo Co­lo­so o Im­pe­rio, se ha­ce esas pre­gun­tas en su nue­vo tra­ba­jo, Ci­vi­li­za­ción: Oc­ci­den­te y el res­to, un en­sa­yo con cla­ra vo­lun­tad di­vul­ga­ti­va –ha ido acom­pa­ña­do de una se­rie de televisión– que, por su­pues­to, res­pon­de a las in­quie­tu­des del mo­men­to pre­sen­te. Es­to es, a la fu­tu­ra, si no pre­sen­te, re­co­bra­da he­ge­mo­nía asiá­ti­ca. Y al es­tan­ca­mien­to, con sig­nos de de­ca­den­cia, y des­de lue­go de cri­sis, que vi­ve en es­tos mo­men­tos el mun­do oc­ci­den­tal.

Leer a Fer­gu­son (Glas­gow 1964), un es­pe­cia­lis­ta en his­to­ria eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra pe­ro tam­bién en los en­tre­si­jos del co­lo­nia­lis­mo, po­le­mis­ta y con­ser­va­dor, pro­vo­ca re­ser­vas y di­ver­gen­cias –y pro­ba­ble­men­te a él le gus­ta pro­vo­car­las– pe­ro re­sul­ta siem­pre in­tere­san­te. En es­te ca­so, pro­po­ne un re­co­rri­do por cin­co si­glos de his­to­ria de la hu­ma­ni­dad vis­tos a tra­vés del au­ge y de­ca­den­cia de sus ci­vi­li­za­cio­nes, es­pe­cial­men­te a tra­vés del as­cen­so im­pa­ra­ble del ex­tre­mo oc­ci­den­tal de Eu­ra­sia, esa pe­que­ña por­ción de tie­rra lla­ma­da Eu­ro­pa. Una his­to­ria que in­vi­ta des­de el prin­ci­pio a pen­sar, co­mo cuan­do re­cuer­da que los in­ven­tos que trans­for­ma­ron Oc­ci­den­te, fue­ran el re­loj, la im­pren­ta, la rue­ca o la sem­bra­do­ra ya se ha­bían in­ven­ta- do en China mu­cho antes. El pri­mer al­to horno pa­ra fun­dir mi­ne­ral de hie­rro no se cons­tru­yó en Coal­brook­da­le en 1709, sino en China antes del 200 a.c.

En­ton­ces, ¿cuál fue el mi­la­gro? Una com­bi­na­ción de fac­to­res. Co­men­zan­do por la fe­roz com­pe­ten­cia que ex­pe­ri­men­ta­ron en­tre sí los pe­que­ños reinos eu­ro­peos, que les lle­vó a la mar y a co­mer­ciar, mien­tras China se ce­rra­ba en sí mis­ma. Si­guien­do por la se­pa­ra­ción en­tre Es­ta­do e Igle­sia –pa­ra él con­te­ni­da en la doc­tri­na re­li­gio­sa con la fa­mo­sa fra­se “Dad al Cé­sar lo que es del Cé­sar y a Dios lo que es de Dios”– que per­mi­ti­ría la re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca, que en cam­bio no pros­pe­ra­ría en el avan­za­do mun­do is­lá­mi­co. Por su­pues­to, tam­bién fue vi­tal el na­ci­mien­to en el mun­do an­glo­sa­jón de un or­den so­cial y po­lí­ti­co ba­sa­do en el de­re­cho de pro­pie­dad pri­va­da y en la re­pre­sen­ta­ción de los pro­pie­ta­rios en asam­bleas le­gis­la­ti­vas electas. Y el sur­gi­mien­to de la so­cie­dad de con­su­mo gra­cias a una economía ca­paz de pro­du­cir más y más ba­ra­to. Por su­pues­to, fue cla­ve la éti­ca del tra­ba­jo, que per­mi­tió que se tra­ba­ja­ra y aho­rra­ra más, per­mi­tien­do la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal.

Sin du­da, el cris­tia­nis­mo es cla­ve pa­ra Fer­gu­son. Aun­que pri­me­ro ase­gu­re que la re­li­gión pro­tes­tan­te des­en­ca­de­nó in­di­rec­ta­men­te el cre­ci­mien­to oc­ci­den­tal por­que en ella es cen­tral la lec­tu­ra in­di­vi­dual de la Bi­blia, lo que mul­ti­pli­ca la al­fa­be­ti­za­ción, y así el mun­do de la im­pren­ta, la cien­cia y la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano, más tar­de re­cuer­da que en China hoy re­co­no­cen el cris­tia­nis­mo –que se ha pues­to allí de mo­da– co­mo una de las fuer­zas de Oc­ci­den­te al im­pri­mir mo­ra­li­dad que re­quie­re la via­bi­li­dad de un sis­te­ma eco­nó­mi­co

En ese sen­ti­do, sub­ra­ya, en Eu­ro­pa hoy su­ce­de lo con­tra­rio: se han per­di­do al mis­mo rit­mo la fe y la éti­ca del tra­ba­jo. “Hoy los eu­ro­peos son los tra­ba­ja­do­res más hol­ga­za­nes del mun­do”, afir­ma. Ade­más, EE.UU. y Eu­ro­pa han caí­do en la cri­sis de­bi­do al ex­ce­si­vo con­su­mo y al ex­ce­si­vo apa­lan­ca­mien­to fi­nan­cie­ro. To­do eso, di­ce, ha­ce que co­rra­mos el ries­go de no que­dar­nos más que con una va­cua so­cie­dad de con­su­mo y una cul­tu­ra del re­la­ti­vis­mo. Di­cho lo cual, y aun­que sea ló­gi­co que China lo su­pere eco­nó­mi­ca­men­te por tamaño, re­cuer­da que en reali­dad Oc­ci­den­te si­gue te­nien­do el me­jor con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes de to­do ti­po pa­ra alen­tar la crea­ti­vi­dad hu­ma­na que pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas del si­glo XXI. Y que el ma­yor pro­ble­ma es que la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal pa­re­ce ha­ber per­di­do la con­fian­za en sí mis­ma.

Niall Fer­gu­son Tra­duc­ción de Fran­cis­co J. Ra­mos Me­na De­ba­te. Bar­ce­lo­na, 2012 510 pá­gi­nas Pre­cio:

Fer­gu­son pro­po­ne un re­co­rri­do por qui­nien­tos años de his­to­ria des­de la óp­ti­ca de las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes del pla­ne­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.