El sue­ño im­po­si­ble

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Al­bert Boet

Cuan­do an­te una nue­va fo­to, fren­te a un nue­vo mo­de­lo de au­to­mó­vil, nues­tro pen­sa­mien­to se nos lle­va de via­je es que real­men­te la ima­gen nos ha cau­ti­va­do, nos ha he­cho so­ñar. Nor­mal­men­te son sue­ños que con un gol­pe de bue­na suer­te po­drían con­ver­tir­se en reali­dad ya que el co­che es­ta ha­bi­tual­men­te ahí, es­pe­ran­do. Con el nue­vo Lam­borg­hi­ni Aven­ta­dor J las co­sas no fun­cio­nan del mis­mo mo­do. El se­cre­to me­jor guar­da­do de Lam­borg­hi­ni, el co­che que se ex­hi­bía en el re­cien­te Sa­lón de Gi­ne­bra, se con­vir­tió el día de la pre­sen- ta­ción en el más mul­ti­tu­di­na­rio de los ac­tos, pro­vo­can­do sue­ños pa­ra trun­car­los al fi­nal de la mis­ma rue­da de pren­sa. Y eso que Step­han Win­kel­mann, el con­se­je­ro de­le­ga­do de Lam­borg­hi­ni, de­cla­ra­ba en ese ac­to que el Aven­ta­dor J era la cons­ta­ta­ción de que, a pe­sar de las res­tric­cio­nes le­ga­les, Lam­borg­hi­ni pen­sa­ba se­guir ha­cien­do so­ñar a la gen­te, aho­ra y siem­pre.

El nue­vo Lam­borg­hi­ni Aven­ta­dor J es el su­per­de­por­ti­vo más ra­di­cal ja­más fa­bri­ca­do por la mar­ca ita­lia­na, sin con­ce­sio­nes y ex­tre­mo co­mo só­lo Lam­borg­hi­ni pue­de ser­lo. Ba­sa­do en el an­te­rior Aven­ta­dor, es­te nue­vo roads­ter es un com­pen­dio de nue­vas ten­den­cias, de nue­vas tec­no­lo- gías, de nue­vos pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. Un de­por­ti­vo bi­pla­za, sin te­cho ni la po­si­bi­li­dad de po­ner­lo, sin cris­tal de­lan­te­ro y con la ca­rro­ce­ría rea­li­za­da en un nue­vo sis­te­ma de­no­mi­na­do Car­bons­kin, un te­ji­do de fi­bra de car­bono mol­dea­ble gra­cias a las re­si­nas em­plea­das y mo­to­ri­za­do con el ex­tra­or­di­na­rio pro­pul­sor de 6,5 li­tros y 700 CV. Y sin nin­gu­na con­ce­sión al lu­jo su­per­fluo en aras de po­ten­ciar su de­di­ca­ción ex­clu­si­va al dis­fru­te de la sen­sa­ción de con­du­cir es­te po­ten­te V12; ni equi­po de au­dio, ni na­ve­ga­dor y, ob­via­men­te, ca­ren­te de cli­ma­ti­za­dor.

Y por fue­ra de co­lor ro­jo. ¿Un re­to a Fe­rra­ri que si­mul­tá­nea­men­te pre­sen­ta­ba su Fe­rra­ri F12, o un re­cuer­do al fun­da­dor, Fe­rruc­cio Lam­borg­hi­ni, que creó su em­pre­sa can­sa­do de los tos­cos co­ches de En­zo Fe­rra­ri?

Un sue­ño de co­che, cier­to, pe­ro un sue­ño im­po­si­ble. En la pro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.