Mo­vi­mien­tos de con­cen­tra­ción

Só­lo un pu­ña­do de com­pa­ñías eu­ro­peas pue­den com­pe­tir de igual a igual en el mer­ca­do glo­bal

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Norberto Ga­lle­go Karl-heiz Strei­bich, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Soft­wa­re AG

Días atrás, el in­ten­to de fu­sión en­tre dos em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en soft­wa­re pa­ra el sec­tor fi­nan­cie­ro, la bri­tá­ni­ca Misys y la sui­za Te­me­mos, se ce­rró con la vic­to­ria de un ter­ce­ro, el fon­do de in­ver­sión Vis­ta. Qui­zá sea só­lo un pa­so in­ter­me­dio pa­ra otra ju­ga­da, pe­ro la ten­den­cia es­tá bas­tan­te cla­ra, a jui­cio de los ana­lis­tas: con­cen­tra­ción y es­pe­cia­li­za­ción son las dos re­glas que van a de­fi­nir los pró­xi­mos mo­vi­mien­tos en la in­dus­tria eu­ro­pea del soft­wa­re.

Bo Lyk­ke­gaard, de la con­sul­to­ra IDC, es de la opi­nión que las com­pa­ñías eu­ro­peas de soft­wa­re son fuer­tes en las apli­ca­cio­nes horizontales (ERP, CRM y SCM, en con­cre­to), no así en las verticales, des­ti­na­das a ra­mas sec­to­ria­les. Cuan­do se tra­ta del soft­wa­re de in­fra­es­truc­tu­ra y del lla­ma­do midd­le­wa­re (ca­pa in­ter­me­dia que se si­túa en­tre los sis­te­mas ope­ra­ti­vos y las apli­ca­cio­nes) muy po­cas pue­den com­pe­tir fue­ra de sus paí­ses –e in­clu­so den­tro– con los gi­gan­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

Dos ca­sos re­cien­tes ava­lan la opi­nión de Lyk­ke­gaard: en el 2011, HP pa­gó 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res (7.600 mi­llo­nes de eu­ros se­gún el cam­bio ac­tual) por la bri­tá­ni­ca Au­to­nomy, que ha in­te­gra­do co­mo pie­za maes­tra de su es­tra­te­gia. Y ha­ce só­lo un par de me­ses, la ale­ma­na SAP –pri­me­ra de Eu­ro­pa y cuar­ta del ran­king mun­dial– com­pró Suc­cess­fac­tors por 3.400 mi­llo­nes de dó­la­res (2.600 mi­llo­nes de eu­ros), es­pe­cia­li­za­da en soft­wa­re pa­ra la ges­tión de re­cur­sos hu­ma­nos.

Un in­for­me de Gold­man Sachs pro­nos­ti­ca pa­ra es­te año unas cuan­tas transac­cio­nes así. Por un la­do, las gran­des com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas acu­mu­lan te­so­re­ría fue­ra del país, y el cos­te fis­cal de re­pa­triar­la ha­ce que re­sul­te atrac­ti­vo com­prar em­pre­sas eu­ro­peas. Por otro, el in­for­me avi­sa de que “a me­dio pla­zo, las em­pre­sas eu­ro­peas del sec­tor su­fri­rán un pro­ble­ma es­truc­tu­ral, por su de­pen­den­cia de las com­pras pú­bli­cas, que re­pre­sen­tan más del 30% de sus ven­tas, con ten­den­cia al re­cor­te pre­su­pues­ta­rio”. Su con­clu­sión: la cuo­ta de los com­pe­ti­do­res de EE.UU. só­lo pue­de au­men­tar.

Es­tas con­si­de­ra­cio­nes flo­ta­ban en el ai­re cuan­do Di­ne­ro en­tre­vis­tó a Karl-heinz Strei­bich, Se nos re­co­no­ce co­mo la com­pa­ñía nú­me­ro uno en Bu­si­ness Pro­cess Ma­na­ge­ment; en tér­mi­nos sen­ci­llos, ayu­da­mos a las em­pre­sas a di­gi­ta­li­zar­se. La di­gi­ta­li­za­ción no es al­go que uno pue­da ele­gir o desechar: ha­ce que las em­pre­sas sean más com­pe­ti­ti­vas y las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas más efi­cien­tes. In­te­gra­mos todos los da­tos y las apli­ca­cio­nes del pro­ce­so de ne­go­cio, de ma­ne­ra que sean más efi­cien­tes y com­pe­ti­ti­vas. Los ser­vi­cios cloud son una for­ma de com­par­tir la ló­gi­ca de los ne­go­cios, una for­ma. En la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to te­ne­mos teatro, ci­ne, televisión... y ve­mos que el ci­ne no ma­tó al teatro y la televisión no ma­tó al ci­ne. En la prác­ti­ca, ayu­da­mos a las em­pre­sas a pre­pa­rar­se pa­ra la nu­be. Por­que China es un país enor­me, an­te to­do. En se­gun­do lu­gar, te­ne­mos que adap­tar nues­tro soft­wa­re al idio­ma lo­cal, a prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les di­fe­ren­tes... Y es­to es al­go que lle­va tiem­po. Y, ade­más..., di­ga­mos que los chi­nos no tie­nen la mis­ma con­cep­ción que no­so­tros so­bre la pro­pie­dad in­te­lec­tual. pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Soft­wa­re AG, se­gun­da em­pre­sa del sec­tor en Ale­ma­nia y cuar­ta en Eu­ro­pa, pe­ro que es ade­lan­ta­da por otras cua­ren­ta em­pre­sas en el ran­king mun­dial. La es­tra­te­gia se­gui­da por Strei­bich es sis­te­má­ti­ca: des­de el 2007 ha in­ver­ti­do más de 1.200 mi­llo­nes de eu­ros en com­prar y di­ge­rir tres em­pre­sas –Web­met­hods, IDS Scheer y Te­rra­cot­ta– gra­cias a las cua­les ha do­bla­do sus in­gre­sos y be­ne­fi­cios. Su ca­tá­lo­go se ha en­san­cha­do, y es­te mes en la fe­ria Cebit ha pre­sen­ta­do una so­lu­ción ana­lí­ti­ca que pro­me­te ace­le­rar la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de sus clien­tes a los even­tos del ne­go­cio, a una ve­lo­ci­dad que es más pro­pia

Con­cen­tra­ción y es­pe­cia­li­za­ción son las dos re­glas que van a de­fi­nir el fu­tu­ro de la in­dus­tria del soft­wa­re

de in­ter­net que del soft­wa­re.

El pro­ble­ma de Soft­wa­re AG es que su cre­ci­mien­to se de­tu­vo en el 2011, año en que fac­tu­ró lo mis­mo que el an­te­rior: 1.100 mi­llo­nes de eu­ros, por la ines­pe­ra­da de­bi­li­dad de su fi­lial en Es­ta­dos Uni­dos. La con­si­guien­te caí­da en bol­sa ha re­ba­ja­do el pre­cio de una even­tual ofer­ta de com­pra, pe­ro muy al­ta ten­dría que ser es­ta pa­ra que fue­ra es­cu­cha­da por la fundación ale­ma­na que con­tro­la su ca­pi­tal. Só­lo su com­pa­trio­ta SAP o al­gu­na tran­satlán­ti­ca po­drían per­mi­tír­se­lo. Strei­bich no ha­bla de ello en la en­tre­vis­ta, pre­fi­rien­do en­sal­zar una fór­mu­la que apli­ca Soft­wa­re AG: jun­to con uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, pro­mue­ve uno de los va­rios clús­te­res de desa­rro­llo de soft­wa­re de su país.

“La in­dus­tria del soft­wa­re es nues­tra in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca del si­glo XXI”, di­jo. Ac­tual­men­te, unas 670.000 per­so­nas tra­ba­jan en ca­si 11.000 em­pre­sas, y se es­pe­ra que ha­cia el 2030 la pri­me­ra ci­fra ro­ce el mi­llón. Una quin­ta par­te de esos em­pleos se ori­gi­nan en pe­que­ñas com­pa­ñías que se ar­ti­cu­lan en po­los re­gio­na­les, en torno a ciu­da­des co­mo Darms­tadt (se­de de Soft­wa­re AG), Wall­dorf (don­de SAP tie­ne su cuar­tel ge­ne­ral), Karls­ru­be, Kai­sers­lau­tern y Saar­bruc­ken. Aun así, com­pa­ra­ti­va­men­te, la in­dus­tria ale­ma­na le pa­re­ce de­ma­sia­do pe­que­ña: “Ne­ce­si­ta­mos agru­par fuer­zas pa­ra so­bre­vi­vir en la com­pe­ti­ción glo­bal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.