CIN­CO ES­TRA­TE­GIAS PA­RA SA­LIR DE LA CRI­SIS

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

La cri­sis no ha si­do cau­sa­da por el dé­fi­cit en los pre­su­pues­tos pú­bli­cos. Sin em­bar­go, re­cor­tes tan drás­ti­cos co­mo los ac­tua­les son por sí mis­mos su­fi­cien­tes pa­ra cau­sar una re­ce­sión. Hay es­tra­te­gias pa­ra re­cu­pe­rar la de­man­da y si­mul­tá­nea­men­te re­du­cir re­cor­tes, así co­mo evi­tar una subida de la deu­da pú­bli­ca. Pe­ro re­quie­ren la eli­mi­na­ción de cier­tos dog­mas y una do­sis de va­len­tía.

Una pri­me­ra es­tra­te­gia es cam­biar tem­po­ral­men­te la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos de los con­su­mi­do­res. Los ri­cos no gas­tan pro­por­cio­nal­men­te a sus suel­dos y for­tu­nas. Los po­bres gas­tan re­la­ti­va­men­te mu­cho y aho­rran re­la­ti­va­men­te po­co. Por tan­to, si se suben los im­pues­tos so­bre ren­tas y for­tu­nas muy al­tas y se uti­li­zan los in­gre­sos ob­te­ni­dos pa­ra rehuir el dé­fi­cit pú­bli­co y ba­jar los im­pues­tos so­bre ren­tas ba­jas, se pue­de es­ti­mu­lar el con­su­mo.

Se po­dría ob­je­tar que es­to es in­jus­to pa­ra los ri­cos. Pe­ro ¿es jus­to que per­so­nas ar­bi­tra­rias con in­gre­sos me­dios pier­dan su empleo, o que los jó­ve­nes ter­mi­nen en el des­em­pleo de lar­ga du­ra­ción? Ade­más, en la úl­ti­ma dé­ca­da mu­chas per­so­nas ri­cas han ob­te­ni­do ga­nan­cias des­pro­por­cio­na­das en los mer­ca­dos in­mo­bi­lia­rio y fi­nan­cie­ro, am­bos sec­to­res res­pon­sa­bles de ini­ciar la ac­tual cri­sis.

Par­te de los in­gre­sos ob­te­ni­dos por los im­pues­tos adi­cio­na­les pue­den ser­vir pa­ra man­te­ner el ni­vel de la Se­gu­ri­dad So­cial. La subida del nú­me­ro de des­em­plea­dos que no pa­gan im­pues­tos la­bo­ra­les y ne­ce­si­tan la Se­gu­ri­dad So­cial con­lle­va un au­men­to de gas­tos pú­bli­cos. Es­te di­ne­ro es­tá bien em­plea­do por­que sus ba­jos in­gre­sos se­rán gas­ta­dos en ne­ce­si­da­des bá­si­cas, prin­ci­pal­men­te de ori­gen do­més­ti­co. Es­te es uno de los es­tí­mu­los key­ne­sia­nos más efec­ti­vos que po­de­mos en­con­trar. Por tan­to, ba­jar el ni­vel de la Se­gu­ri­dad So­cial en tiem­pos de cri­sis no es una bue­na idea.

No quie­ro mi­ni­mi­zar el ries­go de pa­go de in­tere­ses ele­va­dos y cre­cien­tes por par­te de los go­bier­nos de­bi­do a un au­men­to de la deu­da. Es iró­ni­co, no obs­tan­te, que co­mo so­cie­dad en cri­sis ten­ga­mos que pa­gar un al­to cos­te en for­ma de pa­gos de in­te­rés muy al­tos a in­di­vi­duos re­la­ti­va­men­te ri­cos, que son ca­pa­ces de pres­tar di­ne­ro a los go­bier­nos. Pe­ro hay una es­tra­te­gia pa­ra evi­tar que los re­cor­tes se am­pli­fi­quen y creen más deu­da pú­bli­ca.

Es­ta es­tra­te­gia con­sis­te en lo­grar un acuer­do in­ter­na­cio­nal pa­ra li­mi­tar las ta­sas de in­te­rés de las pres­ta­cio­nes a los go­bier­nos, por ejem­plo al 2%, jun­to con una ga­ran­tía in­ter­na­cio­nal que ase­gu­ra­se a los pres­ta­mis­tas la re­cu­pe­ra­ción de su di­ne­ro. Fun­cio­na­ría si todos los gran­des pres­ta­ta­rios par­ti­ci­pa­ran. Se­ría una ma-

Los im­pues­tos so­bre el con­su­mo ener­gé­ti­co y las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes es­ti­mu­la­rían el aho­rro

ne­ra de per­mi­tir dé­fi­cit en los pró­xi­mos años pa­ra pa­gar la Se­gu­ri­dad So­cial, es­ti­mu­lar la de­man­da efec­ti­va y, al mis­mo tiem­po, con­tro­lar el fuer­te au­men­to de la deu­da pú­bli­ca. Es una idea po­co or­to­do­xa, sin du­da, pe­ro hay que bus­car so­lu­cio­nes real­men­te efec­ti­vas.

Hay otras es­tra­te­gias, co­mo sus­ti­tuir al­gu­nos im­pues­tos o co­ti­za­cio­nes la­bo­ra­les por im­pues­tos al con­su­mo ener­gé­ti­co y a las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes. Es­to tam­bién es­ti­mu­la el aho­rro ener­gé­ti­co y sig­ni­fi­ca un se­gu­ro con­tra los pre­cios del pe­tró­leo, que a cien­cia cier­ta van a su­bir en los pró­xi­mos años y pro­vo­ca­rían una cri­sis más du­ra.

El ideal eco­nó­mi­co pa­ra mu­chos po­lí­ti­cos es re­cor­tar pre­su­pues­tos y, al mis­mo tiem­po, es­ti­mu­lar la de­man­da. El úni­co mo­do de cum­plir es­to es re­mo­ver in­efi­cien­cias en la economía. Una im­por­tan­te cau­sa de es­tas es la ex­ten­di­da bu­ro­cra­cia, prác­ti­ca­men­te una for­ma de ar­te en España. Ca­da ex­tran­je­ro que vi­ve en España ha ex­pe­ri­men­ta­do que aquí se ne­ce­si­ta diez ve­ces más tiem­po, do­cu­men­tos, dis­cu­sio­nes, co­pias y fir­mas que en otros

Pa­ra ge­ne­rar empleo es ne­ce­sa­rio bus­car vías al­ter­na­ti­vas al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, co­mo re­du­cir ho­ra­rios

paí­ses pa­ra arre­glar asun­tos sen­ci­llos. Ade­más, hay mu­cho len­gua­je le­gal en las co­mu­ni­ca­cio­nes con los ciu­da­da­nos y los pro­ce­di­mien­tos es­tán muy cen­tra­li- za­dos. En el ran­king de ín­di­ces de bu­ro­cra­cia que di­fi­cul­tan la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, España es­tá muy mal po­si­cio­na­da en­tre los paí­ses de la OCDE. Eli­mi­nan­do la bu­ro­cra­cia in­ne­ce­sa­ria, se pue­de aho­rrar mu­cho di­ne­ro a la vez que se me­jo­ra la pro­duc­ti­vi­dad en los sec­to­res pri­va­do y pú­bli­co.

La peor pro­pues­ta del Go­bierno ac­tual es re­cu­pe­rar la an­te­rior de­duc­ción en el im­pues­to so­bre la ren­ta de los gas­tos por la hi­po­te­ca de la vi­vien­da. Es­ta me­di­da sig­ni­fi­ca una trans­fe­ren­cia con­si­de­ra­ble de ren­ta de los po­bres a los ri­cos, ya que los úl­ti­mos tie­nen co­mo me­dia ca­sas más ca­ras con hi­po­te­cas más al­tas, mien­tras que mu­chos po­bres ni si­quie­ra tie­nen una ca­sa. Ade­más, el mer­ca­do de la vi­vien­da só­lo se re­cu­pe­ra­rá cuan­do los pre­cios cai­gan con­si­de­ra­ble­men­te. Las sub­ven­cio­nes só­lo au­men­ta­rán los pre­cios y el di­ne­ro ter­mi­na­rán en los bol­si­llos de unos po­cos afor­tu­na­dos. Ade­más, las sub­ven­cio­nes provocan que los re­cién lle­ga­dos al mer­ca­do de la vi­vien­da ten­gan que pa­gar una pri­ma adi­cio­nal.

El as­pec­to más preo­cu­pan­te de cual­quier cri­sis eco­nó­mi­ca es un al­to ín­di­ce de des­em­pleo. Al­gu­nos es­tu­dios mues­tran que el des­em­pleo en sí mis­mo –sin con­tar la re­duc­ción de in­gre­sos– cau­sa una gran pér­di­da de fe­li­ci­dad. Pa­ra la gen­te jo­ven, el des­em­pleo afec­ta­rá muy ne­ga­ti­va­men­te a sus ca­rre­ras. Los eco­no­mis­tas de­ben to­mar co­mo desafío in­te­lec­tual el pleno empleo sin ne­ce­si­dad de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, por­que con el cre­ci­mien­to no so­lu­cio­na­mos el des­em­pleo ni en quin­ce años. Y con los pre­cios del pe­tró­leo su­bien­do, po­si­ble­men­te nun­ca se re­cu­pe­ra­rán las ta­sas de cre­ci­mien­to de antes.

Por lo tan­to, es pru­den­te lu­char por una so­cie­dad don­de el tra­ba­jo sea dis­tri­bui­do de for­ma más jus­ta. Es­to im­pli­ca­ría la dis­mi­nu­ción del nú­me­ro de des­em­plea­dos y más tiem­po pa­ra fa­mi­lia, amigos y ocio. Ade­más, la re­dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo pue­de ser un jue­go de su­ma po­si­ti­va. Tes­ti­go de ello son los Paí­ses Ba­jos, el país que tie­ne más tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial y la más al­ta pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra tra­ba­ja­da del mun­do.

Re­su­mien­do, des­de mi pun­to de vis­ta la so­lu­ción a la cri­sis con­sis­te en cin­co elementos. El pri­me­ro es au­men­tar los im­pues­tos so­bre las ren­tas y for­tu­nas al­tas. En se­gun­do lu­gar, li­mi­tar las ta­sas de in­te­rés de las pres­ta­cio­nes a los go­bier­nos. El ter­cer pun­to es eli­mi­nar in­efi­cien­cias bu­ro­crá­ti­cas en la economía. El cuar­to, sus­ti­tuir im­pues­tos la­bo­ra­les por im­pues­tos so­bre las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes. Y, el quin­to, com­par­tir empleo tra­ba­jan­do me­nos ho­ras con más pro­duc­ti­vi­dad.

AGUS­TÍ ENSESA / AR­CHI­VO

El mer­ca­do de la vi­vien­da só­lo se re­cu­pe­ra­rá cuan­do los pre­cios cai­gan con­si­de­ra­ble­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.