Mon­ti reavi­va el or­gu­llo

Por pri­me­ra vez des­de el ve­rano pa­sa­do, el mer­ca­do va­lo­ra los bo­nos ita­lia­nos me­jor que los es­pa­ño­les y el pri­mer mi­nis­tro ata­ca a Ma­drid pa­ra reivin­di­car sus lo­gros y to­mar­se la re­van­cha

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri

Gino Bar­ta­li y Faus­to Cop­pi. Pa­ra quien no los co­no­cie­ra, son dos mi­tos del ciclismo. Ita­lia, tras las rui­nas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se di­vi­dió en dos ban­dos opues­tos. El pri­me­ro era el sím­bo­lo del país ca­tó­li­co, de orí­ge­nes cam­pe­si­nas, aman­te del vino y de los ci­ga­rri­llos. El se­gun­do en­car­na­ba el cam­peón ele­gan­te y mo­derno, ag­nós­ti­co y con una re­la­ción ex­tra­con­yu­gal. A ve­ces ga­na­ba el uno, a ve­ces el otro. Una ri­va­li­dad de­por­ti­va que hi­zo his­to­ria.

Cuan­do ha­ce unos días el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Ma­rio Mon­ti, ex­pre­só su “preo­cu­pa­ción” so­bre la economía es­pa­ño­la, el mi­nis­tro de Po­lí­ti­cas Co­mu­ni­ta­rias, En­zo Moa­ve­ro, al re­fe­rir­se a la com­pa­ra­ción en­tre Ita­lia y España, in­ten­tó qui­tar hie­rro a es­ta pe­lea po­lí­ti­co-fi­nan­cie­ra. “¡Es­to no es co­mo Cop­pi y Bar­ta­li!”. Pe­ro, si­guien­do la me­tá­fo­ra, la ca­rre­ra, en es­tos mo­men­tos, pa­re­ce más cues­ta arri­ba pa­ra Ma­drid, tras una fu­ga de va­rios ki­ló­me­tros.

Des­pués del 2011, cuan­do los bo­nos es­pa­ño­les go­za­ban en los mer­ca­dos de una ma­yor con­fian­za que los bo­nos ita­lia­nos, aho­ra es al re­vés. Por pri­me­ra vez des­de agos­to, el 5 de mar­zo el spread ibé­ri­co res­pec­to al bund ale­mán vol­vió a su­pe­rar el ita­liano.

Los da­tos ha­blan cla­ro. La ri­que­za pri­va­da de las fa­mi­lias es­pa­ño­las es la mi­tad que la de las fa­mi­lias ita­lia­nas. La ta­sa de pa­ro es el do­ble. El dé­fi­cit pú­bli­co, cua­tro ve­ces su­pe­rior. Los suel­dos, más ba­jos. En Ita­lia, los ob­ser­va­do­res des­ta­can que mien­tras las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las co­mo el ban­co San­tan­der, Te­le­fó­ni- ca y Zara son tan glo­ba­les que ob­tie­nen be­ne­fi­cios, las py­mes, en cam­bio, son dé­bi­les, po­co com­pe­ti­ti­vas en el ex­tran­je­ro y no con- si­guen li­de­rar una re­cu­pe­ra­ción.

Ma­rio Mon­ti ci­tó a España y a sus di­fi­cul­ta­des tam­bién pa­ra reivin­di­car la bon­dad de sus pro­pias re­for­mas, que es­tá tra­tan­do de lle­var a ca­bo es­tas se­ma­nas. Y si­guien­do es­ta lí­nea de re­cu­pe­ra­ción del or­gu­llo pa­trió­ti­co-eco­nó­mi­co, los me­dios ita­lia­nos se es­tán to­man­do la re­van­cha, des­pués de que Ita­lia pa­re­cía con­de­na­da, has­ta ha­ce unos me­ses a ser el pa­ti­to feo de Eu­ro­pa. “España, de es­tu­dian­te mo­dé­li­co, ha pa­sa­do a ser un asno. Hu­bo un tiem­po en que Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se jac­ta­ba de que la ren­ta per cá­pi­ta es­pa­ño­la su­pe­raría la ita­lia­na. Pe­ro el mo­tor in­mo­bi­lia­rio, que de­be­ría ha­ber con­ver­ti­do España en la Flo­ri­da de Eu­ro­pa, ha es­ta­lla­do. En sus pri­me­ros cien días, apa­ren­te­men­te Ra­joy ha lle­va­do a ca­bo re­for­mas im­por­tan­tes: la del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, la del víncu­lo pre­su­pues­ta­rio y la del mer­ca­do la­bo­ral, es­ta úl­ti­ma más se­ve­ra y li­be­ral que la que se es­tá ela­bo­ran­do en nues­tro país. Pe­ro el Go­bierno de Ma­drid ma­ne­ja una mez­cla ex­plo­si­va: los in­gre­sos fis­ca­les ba­jan por efec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.