“NO SO­MOS ITA­LIA”

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Al­fre­do Pas­tor

ECá­te­dra Iese-banc Sa­ba­dell de Eco­no­mías Emer­gen­tes l pri­mer mi­nis­tro ita­liano ha ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción por la pre­ca­ria si­tua­ción de la economía es­pa­ño­la y, en par­ti­cu­lar, la de sus fi­nan­zas. Sus ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­re­cen ha­ber si­do mal re­ci­bi­das aquí, por­que la pren­sa las ha re­co­gi­do en tono des­a­bri­do, mien­tras que nues­tro pre­si­den­te se ha li­mi­ta­do a de­cir que él no ha­rá nun­ca de­cla­ra­cio­nes pa­re­ci­das. Ex­tra­ñas res­pues­tas, ya que todos com­par­ti­mos, o de­be­ría­mos com­par­tir, las preo­cu­pa­cio­nes del se­ñor Mon­ti. Si le in­quie­ta nues­tra si­tua­ción es, pro­ba­ble­men­te, por sim­pa­tía, y tam­bién, des­de lue­go, por­que un tropezón aquí no de­ja­ría de ha­cer­se sen­tir allí. A pri­me­ra vis­ta, uno di­ría que só­lo un ex­ce­so de sus­pi­ca­cia pue­de ha­cer que con­si­de­re­mos sus pa­la­bras co­mo una in­je­ren­cia mal in­ten­cio­na­da en nues­tros asun­tos.

Pe­ro el in­ci­den­te pa­re­ce con­fir­mar lo que al­gu­nos afir­man ser una lí­nea que orien­ta nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior: mar­car dis­tan­cias con res­pec­to a Ita­lia. Del “va­mos por de­lan­te de Ita­lia” del go­bierno an­te­rior, he­mos pa­sa­do al “no so­mos Ita­lia” del ac­tual. Es­te le­ma no tie­ne más mé­ri­to que el an­te­rior. Quie­nes lo pro­pa­gan lo jus­ti­fi­can por el con­tras­te en­tre un go­bierno sa­li­do de las ur­nas y otro, lla­ma­do des­pec­ti­va­men­te de tec­nó­cra­tas, de­sig­na­do por el pre­si­den­te de la na­ción.

¡Qué ton­te­ría! Aquí y allí, los go­bier­nos an­te­rio­res ha­bían ce­di­do a las pre­sio­nes ex­ter­nas, que que­rían ver una mano me­nos in­ca­paz al ti­món, y fue­ron sus­ti­tui­dos: en España por quien ha­bía si­do vo­ta­do por una ma­yo­ría, y en Ita­lia por al­guien co­no­ci­do por todos sus pai­sa­nos, que go­za­ba de un pres­ti­gio in­dis­cu­ti­ble, en su país y en Eu­ro­pa, ga­na­do en mu­chos años de ser­vi­cio a las ins­ti­tu­cio­nes. Así las co­sas, ¿pue­de afir­mar­se que uno es­té más le­gi­ti­ma­do pa­ra go­ber­nar que otro?

Es más: en es­te mo­men­to, el pre­ca­rio equi­li­brio de la eu­ro­zo­na se man­tie­ne en gran par­te gra­cias a los es­fuer­zos de dos ita­lia­nos: el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, que con­si­gue, sin ha­cer rui­do, man­te­ner la li­qui­dez de la ban­ca –nues­tra ban­ca– y el pri­mer mi­nis­tro Mon­ti, qui­zá el úni­co ca­paz de con­ven­cer a Mer­kel de que la aus­te­ri­dad por sí so­la no en­de­re­za­rá la si­tua­ción.

Dis­tan­ciar­nos de Ita­lia es, no só­lo una fal­ta de cor­te­sía, sino tam­bién un error de di­plo­ma­cia. Un com­por­ta­mien­to que co­rres­pon­de a la per­fec­ción con la de­fi­ni­ción da­da por el his­to­ria­dor ita­liano Car­lo Ci­po­lla del com­por­ta­mien­to es­tú­pi­do: aquél que per­ju­di­ca al otro sin que uno mis­mo se be­ne­fi­cie. Eso sí, den­tro de los com­por­ta­mien­tos es­tú­pi­dos, el nues­tro es ca­si inofen­si­vo, ya que si bien nos in­frin­ge se­rios per­jui­cios, ape­nas si afec­ta al otro.

Los ita­lia­nos de­ben ha­ber­se da­do cuenta de nues­tra ac­ti­tud, que de­ben con­tem­plar con cier­ta iro­nía, y no hay que ex­cluir que to­do ello ha­ya in­flui­do en que nues­tras em­pre­sas no ha­yan co­se­cha­do gran­des éxi­tos allí. Pa­ra rec­ti­fi­car –si es que que­re­mos rec­ti­fi­car, co­mo acon­se­ja­ría la pru­den­cia– he­mos de com­por­tar­nos con al­go más que bue­na educación. Pa­re­ce ser que, co­mo se­ña­la el his­to­ria­dor Jor­di Na­dal, los his­to­ria­do­res re­cien­tes han tra­ta­do de pin­tar en tin­tas me­nos negras la ocu­pa­ción es­pa­ño­la de la edad mo­der­na, pre­sen­tán­do­la no co­mo el re­sul­ta­do de efí­me­ras vic­to­rias mi­li­ta­res, sino co­mo el fru­to de una elec­ción cons­cien­te de los ita­lia­nos, que, des­pués de so­pe­sar ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes, pre­fi­rie­ron España a Fran­cia co­mo mal me­nor.

Aun­que eso sea así, es de su­po­ner que en los ma­nua­les es­co­la­res, de don­de a mu­chos nos vie­ne la po­ca his­to­ria que sa­be­mos, per­du­ra­rán ras­tros de la his­to­ria ro­mán­ti­ca, en que el ar­que­ti­po del es­pa­ñol es don Ro­dri­go, el vi­llano de la no­ve­la de Manzoni, quien lo des­cri­be co­mo “la pre­po­ten­cia per­so­ni­fi­ca­da”. Es pre­ci­sa­men­te esa pre­po­ten­cia la que nues­tra di­plo­ma­cia ha de es­for­zar­se en di­si­par. La mo­des­tia de­be­ría ser la lí­nea maes­tra de nues­tro com­por­ta­mien­to du­ran­te una bue­na tem­po­ra­da.

Di­ga­mos de pa­so que no es la pri­me­ra vez que ocu­rre: sin ir más le­jos, a la bue­na ra­cha de la se­gun­da mi­tad de los ochen­ta si­guió el des­ca­la­bro de 1993, que nos hi­zo aga­char la ca­be­za, só­lo por un mo­men­to, por­que he­mos vuel­to a las an­da­das.

Aún sien­do paí­ses bien dis­tin­tos, España e Ita­lia han vi­vi­do mu­chas tem­po­ra­das en común a lo lar­go de los úl­ti­mos 2.000 años: in­ge­nie­ros, mi­li­ta­res, ma­ri­nos, ban­que­ros, pin­to­res y poe­tas han pa­sa­do sin ce­sar de un la­do a otro de nues­tras fron­te­ras. Has­ta no ha­ce mu­cho, la re­la­ción en­tre am­bas na­cio­nes fue asi­mé­tri­ca, por­que la uni­fi­ca­ción es­pa­ño­la, siem­pre bas­tan­te pre­ca­ria, fue, no obs­tan­te, muy an­te­rior a la ita­lia­na, e Ita­lia no pu­do opo­ner un Es­ta­do al pe­so de España. La ri­va­li­dad se dio en­tre ciu­da­des, co­mo Gé­no­va y Bar­ce­lo­na, a me­nu­do con pre­do­mi­nio de la pri­me­ra.

Es bien sa­bi­do que, en la cons­truc­ción del im­pro­ba­ble im­pe­rio es­pa­ñol, los ita­lia­nos desem­pe­ña­ron un pa­pel in­dis­pen­sa­ble, co­mo fi­nan­cia­do­res y pro­vee­do­res de ar­mas y ma­ri­nos. Tan va­ria­das re­la­cio­nes no pa­re­cen ha­ber de­ri­va­do en epi­so­dios de ver­da­de­ra ene­mis­tad.

El mo­ti­vo de nues­tro dis­tan­cia­mien­to ac­tual pro­vie­ne, qui­zá, del he­cho de es­tar am­bos paí­ses con la vis­ta fi­ja en el nor­te, de don­de pa­re­cen es­tar nues­tros acree­do­res, guías y mo­de­los, de mo­do que per­de­mos po­co tiem­po en mi­rar a de­re­cha e iz­quier­da. Es una lás­ti­ma, por­que te­ne­mos al­go que apren­der unos de otros. Mien­tras tan­to, siem­pre que ten­ga­mos la ten­ta­ción de sen­tir­nos su­pe­rio­res a Ita­lia, re­cor­de­mos só­lo un da­to, bien pro­sai­co, en­tre mu­chos: el pri­mer pro­duc­tor de acei­te de oli­va del mun­do, España, ven­de gran par­te de su pro­duc­ción a Ita­lia, pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial.

ALESSIA PIERDOMENICO / BLOOM­BERG

Ra­joy en el Pa­laz­zo Chi­gi de Ro­ma, el fe­bre­ro pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.