España, en el pun­to de mi­ra

To­do co­men­zó a tor­cer­se con el ama­go so­be­ra­nis­ta de Ra­joy por el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit, que no gus­tó ni a Bru­se­las ni a los mer­ca­dos, y aho­ra Eu­ro­pa tie­ne mie­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Rafael Poch

El Di­rec­to­rio ger­ma­no­eu­ro­peo no só­lo exi­ge aus­te­ri­dad, sino que no to­le­ra chu­le­rías. La chu­le­ría po­dría ser pre­lu­dio de in­dis­ci­pli­na y hay que atar­la cor­to. Se tra­ta de la de­cla­ra­ción del 2 de mar­zo de Ma­riano Ra­joy, quien, in­vo­can­do la “so­be­ra­nía na­cio­nal”, anun­ció uni­la­te­ral­men­te una re­duc­ción del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit.

“In­to­le­ra­ble”, di­cen en Frankfurt fuen­tes del lobby ban­ca­rio eu­ro­peo en con­di­cio­nes de ano­ni­ma­to. “Un país no pue­de si- quie­ra apun­tar que se sal­ta al­go, o que lo ha­ce in­vo­can­do la so­be­ra­nía na­cio­nal”. “Es la for­ma lo que asus­ta”, di­cen. “Te­ne­mos un pac­to fis­cal y lo me­nos que po­día es­pe­rar­se es que se lo hu­bie­ra co­mu­ni­ca­do pri­me­ro a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y que fue­ra es­ta quien lo di­je­ra”, ob­ser­van.

Con su mo­dus ope­ran­di, Ra­joy, “co­lo­có a la Co­mi­sión en una es­qui­na”. “Na­die du­da de que España aca­ba­rá con­si­guien­do re­du­cir su dé­fi­cit, pe­ro las co­sas no se ha­cen así”. “Es la apa­rien­cia de re­be­lión lo que cuenta”. “Los mer­ca­dos cas­ti­gan eso”, ad­vier­ten. Y así es­tá ocu­rrien­do.

Po­cos días des­pués, y pe­se al bi­llón en “eu­ro­bo­nos pa­ra la ban­ca” emi­ti­do en cré­di­tos a ba­jo in­te­rés por el Ban­co Cen­tral Euro- peo, las bol­sas vol­vían a tam­ba­lear­se, con subidas alar­man­tes de la pri­ma de ries­go es­pa­ño­la e ita­lia­na. Los re­pro­ches lle­ga­ron des­de Ita­lia. La “gran preo­cu­pa­ción” es­pa­ño­la de Ma­rio Mon­ti: “El Go­bierno de Ma­drid des­cui­da las cuen­tas pú­bli­cas”.

“La in­je­ren­cia en los asun­tos es­pa­ño­les mues­tra el ner­vio­sis­mo que hay: Mon­ti, que aún no ha he­cho en su país una re­for­ma la­bo­ral, que pro­vo­ca­rá una re­be­lión sin­di­cal en Ita­lia, de­be man­te­ner la ten­sión”, se­ña­la la pren­sa eco­nó­mi­ca ale­ma­na. Pe­ro no es una cues­tión ita­lia­na. Mer­kel da su bra­zo a tor­cer en ma­te­ria de cor­ta­fue­gos eu­ro­peos ci­tan­do “la fra­gi­li­dad” de la si­tua­ción es­pa­ño­la e ita­lia­na. Y exi­ge que el grue­so del ajus­te es­pa­ñol de dos años se ha­ga en el 2012. Junc­ker, pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, po­ne el ges­to con su es­tran­gu­la­mien­to a Guin­dos, mi­nis­tro es­pa­ñol de Economía y Com­pe­ti­ti­vi­dad.

“El le­ga­do de Za­pa­te­ro pe­sa­ba mu­cho so­bre España”, don­de aho­ra hay “un so­cio se­rio y digno de con­fian­za que se to­ma en se­rio el ajus­te es­truc­tu­ral”, se fe­li­ci­ta­ba a prin­ci­pios de mes el Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung. El es­ta­blish­ment ale­mán no di­si­mu­ló sus sim­pa­tías. En trein­ta días, Ra­joy ha pa­sa­do de ni­ño bo­ni­to a ser ta­cha­do de “de­ser­tor” por el Fi­nan­cial Ti­mes Deuts­chland. Lo que ha cam­bia­do es la sen­sa­ción ge­ne­ral de pe­li­gro.

Ya ha ha­bi­do una car­ta de do­ce je­fes de Go­bierno eu­ro­peos pi­dien­do a los fa­ná­ti­cos de la aus­te­ri­dad de Ber­lín y Bru­se­las más aten­ción al cre­ci­mien­to y al des­em­pleo y exi­gien­do re­du­cir la bu­ro­cra­cia de la Unión Eu­ro­pea. La car­ta abre un es­ce­na­rio ge­ne­ral de “desafío del sur al nor­te”, se­ña­la­ba un edi­to­rial de un gran dia­rio ale­mán. Pe­ro el fan­tas­ma con­cre­to es Fran­cia.

Si el pac­to fis­cal se hun­de, se­rá en Fran­cia. En el es­ce­na­rio de un asal­to ciu­da­dano a la Bas­ti­lla neo­li­be­ral, en la pe­sa­di­lla de una con­ven­ción ciu­da­da­na que pon­ga en cues­tión el ac­tual edi­fi­cio eu­ro­peo, pue­de que España, Por­tu­gal e Ita­lia apor­ten la in­fan­te­ría –Gre­cia lle­va tiem­po en ese pa­pel–, pe­ro la ca­ba­lle­ría ins­ti­tu­cio­nal se­rá fran­ce­sa. Una bu­ro­cra­cia no elec­ta y el errá­ti­co na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co ale­mán, tiem­blan só­lo de pen­sar­lo.

Dos son los enemi­gos de esa coa­li­ción: la so­be­ra­nía na­cio­nal y la de­mo­cra­cia. La so­be­ra­nía na­cio­nal de España ama­ga­da por Ra­joy es cal­de­ri­lla. La so­be­ra­nía de la Gran­de Na­tion fran­ce­sa es otro asun­to. Res­pec­to a la de­mo­cra­cia, la lis­ta de to­do lo que asus­ta al Di­rec­to­rio la ofre­ce el sor­pren­den­te eco­no­mis­ta je­fe del Fi­nan­cial Ti­mes Deuts­chland, Tho­mas Fric­ke.

Asus­tó el re­fe­rén­dum grie­go que no fue, di­ce Fric­ke, las elec­cio­nes he­le­nas que es­tán por ve­nir, y las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, por­que las pue­de ganar un so-

En trein­ta días, Ra­joy ha pa­sa­do de ‘ni­ño bo­ni­to’ a ser ta­cha­do de “de­ser­tor” por la pren­sa ale­ma­na

cia­lis­ta es­cép­ti­co con el pac­to fis­cal. Al con­tra­rio, los triun­fos de ese pre­po­ten­te con­glo­me­ra­do son com­ple­ta­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­cos: co­lo­car a ban­que­ros co­mo je­fes de Go­bierno no elec­tos en Ro­ma y Ate­nas, im­po­ner con­tra­rre­for­mas so­cio­la­bo­ra­les “ex­tre­ma­da­men­te agre­si­vas” por do­quier y dic­tar in­ter­ven­cio­nis­mos. “El men­sa­je es cla­ro: la de­mo­cra­cia es al­go es­tú­pi­do”, di­ce Fric­ke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.