Cuan­do España de­jó de ser un mi­la­gro

Has­ta ha­ce po­co la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ci­ta­ba el mo­de­lo es­pa­ñol con ad­mi­ra­ción: aho­ra sus po­lí­ti­cas con­tras­tan con la aus­te­ri­dad de la Eu­ro­pa de Mer­kel

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Marc Bassets

Los ecos de la cri­sis es­pa­ño­la lle­ga­ron a Le Mars, un pue­blo de 10.000 ha­bi­tan­tes en el oes­te de Io­wa, en la No­che­vie­ja del pa­sa­do año 2011. Ese día, los ju­bi­la­dos y agri­cul­to­res que lle­na­ban el Fa­mily Ta­ble Res­tau­rant es­cu­cha­ron al can­di­da­to re­pu­bli­cano Mitt Rom­ney aler­tán­do­les so­bre las ame­na­zas que se cer­nían so­bre Es­ta­dos Uni­dos si el de­mó­cra­ta Ba­rack Oba­ma sa­lía re­ele­gi­do en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo no­viem­bre. Fal­ta­ban 72 ho­ras pa­ra la ce­le­bra­ción de los cau­cus (asam­bleas elec­ti­vas) que abrie­ron el ci­clo de elec­cio­nes pri­ma­rias que de­be aca­bar en ju­nio. Rom­ney les ex­pli­có que, si Oba­ma si­gue en la Ca­sa Blan­ca, Es­ta­dos Uni­dos se abo­ca “a una si­tua­ción co­mo la de Ita­lia, Gre­cia o España”.

El cam­bio ha si­do ful­mi­nan­te. España –sin ser un país al que na­die, aquí, le pres­te es­pe­cial aten­ción– ha pa­sa­do en po­co tiem­po de apa­re­cer co­mo un ca­so digno de elo­gio a apa­re­cer co­mo uno de los en­fer­mos de Eu­ro­pa.

Ha­ce ape­nas cua­tro años, en Es­ta­dos Uni­dos, España era si­nó­ni­mo de mi­la­gro. Eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co. Co­mo de­cía ha­ce unas se­ma­nas el em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en Ma­drid, Alan So­lo­mont, a un gru­po de co­rres­pon­sa­les en Was­hing­ton, “España es una his­to­ria de éxi­to in­creí­ble”. “Cuan­do leo his­to­ria de España, cuan­do leo lo que España ha su­pe­ra­do... Una Gue­rra Ci­vil ab­so­lu­ta­men­te bru­tal y un pe­rio­do muy di­fí­cil de dic­ta­du­ra... Pen­sar que en tres dé­ca­das España ha crea­do es­ta de­mo­cra­cia vi­bran­te y, has­ta ha­ce po­co, es­ta economía prós­pe­ra... Es re­mar­ca­ble”, di­jo.

No ha­ce tan­to que la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ha­bla­ba con ad­mi­ra­ción del AVE, o po­nía co­mo ejem­plo las po­lí­ti­cas ener­gé­ti­cas del Go­bierno Za­pa­te­ro. “España –de­cla­ró a Di­ne­ro el ex­vi­ce­pre­si- den­te Al Go­re en el 2010– es el se­gun­do pro­duc­tor mun­dial de ener­gía so­lar y el cuar­to de ener­gía eó­li­ca. En el 2009, es­ta úl­ti­ma re­pre­sen­tó el 13% de to­da la elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da en España”. España, aña­dió el após­tol de la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, es “uno de los lí­de­res en in­no­va­ción en el cam­po de las ener­gías re­no­va­bles; es­pe­ro que sea una fuen­te de or­gu­llo pa­ra los es­pa­ño­les, por­que es im­pre­sio­nan­te pa­ra el res­to del mun­do”.

El idi­lio se trun­có. La opo­si­ción re­pu­bli­ca­na, con­tra­ria a las po­lí­ti­cas ener­gé­ti­ca de Oba­ma, em­pe­zó a re­cor­dar que España, ya en la pen­dien­te de la re­ce­sión, no era el me­jor ejem­plo pa­ra un país co­mo Es­ta­dos Uni­dos. Que ci­tar si­quie­ra el nom­bre de España ha­bía de­ja­do de ser acon­se­ja­ble que­dó cla­ro el 6 de abril del 2011, cuan­do Oba­ma vi­si­tó una fá­bri­ca de tur­bi­nas pa­ra mo­li­nos de vien­to de la em­pre­sa Ga­me­sa. “Es­to es el fu­tu­ro de la ener­gía en Amé­ri­ca”, di­jo el pre­si­den­te. Pe­ro en su dis­cur­so no men­cio­nó que Ga­me­sa fue­se es­pa­ño­la.

Vi­si­ta del pre­si­den­te Oba­ma a la fac­to­ría de Ga­me­sa en Es­ta­dos Uni­dos en abril del año pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.