Cas­ti­go al alumno mo­de­lo

El de­cli­ve eco­nó­mi­co re­le­ga el lu­gar de España en la Unión Eu­ro­pea

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro

De alumno mo­de­lo a pun­to del or­den del día de la agen­da eu­ro­pea. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha reconducido no só­lo la po­si­ción de España en el ran­king de ri­que­za (aquel en el que, no ha­ce tan­to, el an­te­rior go­bierno so­ñó su­pe­rar a Ita­lia, ade­más de a Fran­cia), sino su lu­gar en el ma­pa del po­der en la Unión Eu­ro­pea.

En un tiem­po en el que las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas en Eu­ro­pa vie­nen más dic­ta­das por la mo­ral y las emo­cio­nes que por la ra­zón, en el que los ri­cos vir­tuo­sos del nor­te dan lec­cio­nes a los ma­ni­rro­tos e in­dis­ci­pli­na­dos paí­ses del sur, España es­tá sien­do arrin­co­na­da por sus so­cios y cas­ti­ga­da por sus pe­ca­dos.

¿Fue to­do ma­lo en los años del boom? “Es in­jus­to” plan­tear­lo así, cons­ta­ta Si­mon Til­ford, eco­no­mis­ta je­fe del Cen­ter for Eu­ro­pean Re­form (CER), un think tank eu­ro­peís­ta con se­de en Lon­dres. “Pe­ro exis­te el ries­go de que mu­chas de las co­sas bue­nas que han ocu­rri­do en España en años pa­sa­dos se pa­sen por al­to aho­ra, co­mo a Ir­lan­da, que se la des­cri­be co­mo si no fue­ra más que una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria . Es in­jus­to”, afir­ma.

“Es­tá cla­ro que, al fi­nal, gran par­te del cre­ci­mien­to que se vio en España era in­sos­te­ni­ble. El sec­tor in­mo­bi­lia­rio se hi­zo tan gran­de que se han per­di­do mu­chas co­sas, pe­ro tam­bién ha ha- bi­do una gran re­dis­tri­bu­ción de re­cur­sos ha­cia sec­to­res más pro­duc­ti­vos, una me­jo­ra de es­tán­da­res edu­ca­ti­vos... Es una pe­na que España pa­gue un pre­cio repu­tacio­nal por es­to”, se­ña­la Til­ford.

Has­ta la ex­plo­sión de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, España era el alumno mo­de­lo de la UE, el mi­la­gro eco­nó­mi­co que se que­ría ver re­pli­ca­do en todos los paí­ses y re­gio­nes de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea. “Si echa­mos la vis­ta atrás, España es la his­to­ria de un in­men­so éxi­to. Se que­ría tener Es­pa­ñas en to­das par­tes”, apun­ta Ja­nis Em­ma­noui­li­dis, ana­lis­ta je-

La ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra de España en Bru­se­las es­tá cer­ce­na­da por su pro­pia de­bi­li­dad

fe del think tank bru­se­len­se EPC.

Des­de Por­tu­gal a Gre­cia (que en­tró cin­co años antes que España en la UE) pa­san­do por el atra­sa­do sur de Ita­lia: España era el mo­de­lo. Cum­plía el pac­to de es­ta­bi­li­dad me­jor que Fran­cia o Ale­ma­nia. Y los des­equi­li­brios que va­ga­men­te ci­ta­ban los in­for­mes eran eclip­sa­dos por el su­pe­rá­vit re­gis­tra­do has­ta el 2007.

España no es Gre­cia, ni Por­tu­gal ni Ir­lan­da. Pe­ro, co­mo es­cri­bió Lev Tols­tói, si bien “las fa­mi­lias fe­li­ces son to­das igua­les, las fa­mi­lias in­fe­li­ces lo son ca­da una a su ma­ne­ra”.

“España no ha he­cho tan­tas co­sas mal”, pro­si­gue el eco­no­mis­ta del CER, pa­ra quien la cla­ve de los pro­ble­mas es­tá en el “flu­jo ma­si­vo de ca­pi­ta­les con ti­pos de in­te­rés reales ne­ga­ti­vos que en­tra­ron en el país con el euro. España es­tá pa­gan­do el pre­cio de los fa­llos es­truc­tu­ra­les del di­se­ño de la zo­na euro”, afir­ma Til­ford.

La ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra de España en Bru­se­las en las dis­cu­sio­nes so­bre po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­tá cer­ce­na­da por su pro­pia de­bi­li­dad. Es, des­de ha­ce dos años, un pun­to del or­den día de ca­si to- das las reunio­nes del Eu­ro­gru­po. No ha si­do res­ca­ta­da ni es­tá ba­jo ba­jo vi­gi­lan­cia for­mal de la UE ni del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, co­mo es el ca­so de Ita­lia. Pe­ro su mar­gen de ne­go­cia­ción es es­ca­so. Lo com­pro­bó el Go­bierno cuan­do el Eu­ro­gru­po ful­mi­nó en cues­tión de días su re­ba­ja uni­la­te­ral del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit.

En po­lí­ti­ca ex­te­rior, el de­cli­ve de la in­fluen­cia de España vie­ne de antes, coin­ci­den en se­ña­lar los ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les. “Tam­po­co es que ju­ga­ra en la Pri­me­ra Di­vi­sión eu­ro­pea antes de la cri­sis”, pun­tua­li­za Em­ma­noui­li­dis.

La era de las alian­zas de Fe­li­pe Gon­zá­lez con Hel­mut Kohl y Fra­nçois Mit­te­rrand dio pa­so a la ca­rre­ra de Jo­sé María Az­nar pa­ra que España en­tra­ra en el euro. Una vez con­se­gui­do ese ob­je­ti­vo, Az­nar se de­di­có no tan­to a in­fluir sino, jun­to con Tony Blair, a ejer­cer de con­tra­po­der al eje fran­co­ale­mán que li­de­ra­ban Jac­ques Chi­rac y Ge­rard Schrö­der. El es­ca­so in­te­rés de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y la vi­ru­len­cia de la cri­sis li­mi­tó los in­ten­tos de in­fluir pa­ra tener plaza en fo­ros co­mo el G-20, aun­que, una vez den­tro, la con­tri­bu­ción fue mo­des­ta. La pre­sen­cia y el po­der de España en Eu­ro­pa era, di­je­ron en­ton­ces los ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les, in­vi­si­ble e in­fe­rior a su pe­so eco­nó­mi­co.

Con su en­tra­da en el euro, España se con­vir­tió en la cuar­ta de la unión mo­ne­ta­ria. “Los lí­de­res es­pa­ño­les pa­sa­ron de con­si­de­rar­se par­te de un país po­bre a ver­se co­mo re­pre­sen­tan­tes de un im­por­tan­te país in­dus­tria­li­za­do, aun­que en opi­nión de los lí­de­res eu­ro­peos y del mun­do nun­ca pa­só de ser un país de se­gun­do ran­go”, ob­ser­va un in­for­me del Se­mi­na­rio de Economía Crí­ti­ca Tai­fa. “Cuan­do la cri­sis mun­dial lle­gó a España –pro­si­gue– to­do el nue­vo po­der eco­nó­mi­co se es­fu­mó, el cre­ci­mien­to se eva­po­ró y España aca­bó sien­do uno de los paí­ses más afec­ta­dos por la cri­sis. La ar­ma­da in­ven­ci­ble ha­bía si­do de­rro­ta­da de nue­vo”.

JOCK FIS­TICK / BLOOM­BERG

Es­ta­tua de bron­ce ‘Eu­ro­pa’ en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, en Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.