El mie­do al con­ta­gio del gi­gan­te ibé­ri­co

El her­mano pe­que­ño lu­so ha de­ja­do de ver a su ve­cino co­mo su má­xi­ma prio­ri­dad ex­te­rior y, tras no po­der usar­lo co­mo pa­ra­pe­to pa­ra evi­tar el res­ca­te, mi­ra a su cri­sis con in­quie­tud

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Anxo Lugilde

Del “Es­pan­ha, Es­pan­ha, Es­pan­ha” de Jo­sé Só­cra­tes a la reapa­ri­ción en los am­bien­tes fi­nan­cie­ros de un clá­si­co re­frán por­tu­gués: “De Es­pan­ha, nem bom vento, nem bom ca­sa­men­to” (De España, ni buen vien­to, ni buen ca­sa­mien­to). El in­cre­men­to del ti­po de in­te­rés del bono so­be­rano es­pa­ñol se ha pro­du­ci­do en pa­ra­le­lo al des­cen­so de la ta­sa de su equi­va­len­te lu­so, aun­que es­te si­ga en ni­ve­les mu­cho más al­tos. Así, en Por­tu­gal em­pie­zan a sur­gir vo­ces de ana­lis­tas que se­ña­lan a España co­mo un po­si­ble obs­tácu­lo pa­ra que el Go­bierno del con­ser­va­dor Pe­dro Pas­sos Coel­ho lo­gre lo que ha­ce no mu­cho pa­re­cía una uto­pía, vol­ver a fi­nan­ciar­se en los mer­ca­dos den­tro de 18 me­ses.

Vis­ta des­de Por­tu­gal, España es un país mu­cho más gran­de de lo que di­cen los nú­me­ros, que se­ña­lan que las di­fe­ren­cias en su­per­fi­cie y po­bla­ción son de unas cin­co ve­ces con­tra una, a fa­vor del Es­ta­do es­pa­ñol, que no de­ja de ser me­diano en el con­cier­to eu­ro­peo. Pe­ro a ojos lu­sos su ve­cino apa­re­ce co­mo el gi­gan­te ibé­ri­co, al que los por­tu­gue­ses sue­len re­fe­rir­se co­mo un país muy gran­de.

“Los es­pa­ño­les in­fra­va­lo­ran el pe­so de Por­tu­gal, mien­tras los por­tu­gue­ses so­bre­va­lo­ran el pe­so de los es­pa­ño­les”, se afir­ma, en re­la­ción con la in­fluen­cia en la UE, en un es­tu­dio del año 2000 di­ri­gi­do por el so­ció­lo­go Aman­do de Mi­guel so­bre las imá­ge­nes re­cí­pro­cas en las zo­nas fron­te­ri­zas. “El por­tu­gués tie­ne una ima­gen de España en mu­chos ca­sos su­pe­rior a la pro- pia reali­dad es­pa­ño­la”, sos­tie­ne el eje­cu­ti­vo Fe­de­ri­co Gon­zá­lez Te­je­ra, quien, tras vi­vir en Lis­boa, es­cri­bió el li­bro Por­tu­gue­ses y es­pa­ño­les. Una guía pa­ra en­ten­der­se me­jor.

Ese des­lum­bra­mien­to por lo es­pa­ñol fue muy in­ten­so en los años de es­plen­dor del la­dri­llo. Fue en­ton­ces, en el 2005, cuan­do el so­cia­lis­ta Só­cra­tes se es­tre­nó co­mo pri­mer mi­nis­tro di­cien­do que te­nía tres prio­ri­da­des en po­lí­ti­ca ex­te­rior: “Es­pan­ha, Es­pan­ha, Es­pan­ha”. Su sin­to­nía con Za­pa­te­ro se plas­mó en el im­pul­so del fi­nal­men­te frus­tra­do pro­yec­to del AVE Ma­drid-lis­boa. El de­cli­ve del her­mano ma­yor ibé­ri­co y las apre­mian­tes ne­ce­si­da­des ge­ne­ra­das por la cri­sis obli­ga­ron a Só­cra­tes a di­ver­si­fi­car sus ob­je­ti­vos ha­cia Ve­ne­zue­la, China, An­go­la o Mo­zam­bi­que. Su su­ce­sor, Pas­sos Coel­ho, man­tie­ne esa lí­nea, aun­que tam­bién cul­ti­ve las bue­nas re­la­cio­nes con su co­rre­li­gio­na­rio Ra­joy. En su li­bro Mu­dar (Cam­biar), del 2010, Pas­sos de­fen­día la “apues­ta atlán­ti­ca”, que con­sis­te en una ma­yor vin­cu­la­ción con las ex co­lo­nias afri­ca­nas y La­ti­noa­mé­ri­ca, a tra­vés de Bra­sil.

En los an­gus­tio­sos me­ses an­te­rio­res a que Por­tu­gal fue­se in­ter­ve­ni­do por el FMI, la UE y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, España apa­re­cía en los aná­li­sis de la pren­sa lis­boe­ta co­mo el po­si­ble pa­ra­pe­to que per­mi­ti­ría elu­dir el des­tino que ya ha­bían se­gui­do Gre­cia e Ir­lan­da. Se ha­cía la ecua­ción de que tras Por­tu­gal, cae­ría España, lo que acon­se­ja­ría ase­gu­rar que nin­gún país ibé­ri­co tu­vie­ra que pe­dir la ayu­da ex­ter­na. Pe­ro Lis­boa su­cum­bió, mien­tras la pren­sa eco­nó­mi­ca lu­sa des­ta­ca­ba que Ma­drid sí ha­cía los de­be­res.

El re­cien­te agra­va­mien­to de la cri­sis es­pa­ño­la ha pi­lla­do a Por­tu­gal en una co­yun­tu­ra de­ci­si­va, en el mo­men­to de la verdad a de­cir del The Wall Street Jour­nal, cuan­do de­be acla­rar­se si ne­ce­si­ta un

AR­TU­RO RO­DRÍ­GUEZ / GTRE­SON­LI­NE

El pri­mer mi­nis­tro de Por­tu­gal, Pe­dro Pas­sos Coel­ho, en el pa­la­cio de la Zar­zue­la el pa­sa­do año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.