Las “Ma­dei­ras” es­pa­ño­las

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En España hay “mu­chas Ma­dei­ras”, apun­ta­ba João Car­los Ba­rra­das en un ar­tícu­lo de es­ta se­ma­na del Jornal de Ne­gó­cios, en re­fe­ren­cia a la ban­ca­rro­ta de esa re­gión au­tó­no­ma lu­sa, a la que se acos­tum­bra a pre­sen­tar co­mo la Gre­cia por­tu­gue­sa.

Ba­rra­das, que di­bu­ja el preo­cu­pan­te pa­no­ra­ma de la co­yun­tu­ra es­pa­ño­la y re­cuer­da que las au­to­no­mías fue­ron las res­pon­sa­bles de dos ter­cios del des­vío pre­su­pues­ta­rio del año pa­sa­do, se­ña­la que “las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, ins­tau­ra­das por la Cons­ti­tu­ción de 1978, ges­tio­nan el 36% del gas­to pú­bli­co y, tal co­mo los mu­ni­ci­pios afec­ta­dos por la quie­bra de los in­gre­sos in­mo­bi­lia­rios, se­rán en­ti­da­des re­ti­cen­tes a acep­tar ajus­tes pre­su­pues­ta­rios que re­pre­sen­tan, en ri­gor, ampu­tacio­nes de po­der”.

La es­truc­tu­ra territorial del Es­ta­do cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal di­fe­ren­cia po­lí­ti­ca ac­tual en­tre España y Por­tu­gal, más re­le­van­te in­clu­so en la prác­ti­ca que el he­cho de que la pri­me­ra sea una mo­nar­quía par­la­men­ta­ria y la se­gun­da, una re­pú­bli­ca se­mi­pre­si­den­cial. Por­tu­gal tie­ne la es­truc­tu­ra de gas­to pú­bli­co más cen­tra­li­za­da de la UE, lo que con­tri­bu­ye a que se vean con es­pe­cial in­quie­tud las di­fi­cul­ta­des pa­ra que las co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las re­duz­can su dé­fi­cit pú­bli­co.

Pe­ro en Por­tu­gal tam­bién exis­ten ten­sio­nes te­rri­to­ria­les, no só­lo en­tre Lis­boa y la re­gión de Ma­dei­ra, la úni­ca au­to­no­mía jun­to con la de las Azo­res. Tam­bién han apa­re­ci­do con los ayun­ta­mien­tos. se­gun­do res­ca­te o po­drá vol­ver a fi­nan­ciar­se por su cuenta en sep­tiem­bre del 2013. Es­ta se­ma­na, Pas­sos Coel­ho in­sis­tió en que Por­tu­gal va a lo­grar re­tor­nar al mer­ca­do, a no ser que ha­ya fac­to­res ex­ter­nos que se lo im­pi­dan. Y ahí es don­de apa­re­ce España, pues una in­ter­ven­ción de la economía es­pa­ño­la con­ta­gia­ría pre­vi­si­ble­men­te a Por­tu­gal, abo­cán­do­le al se­gun­do res­ca­te.

Al mis­mo tiem­po, la re­caí­da es­pa­ño­la en la re­ce­sión au­men­ta los pro­ble­mas que ya tie­ne Por­tu­gal con su de­pri­mi­dí­si­mo mer­ca­do in­terno. El Ban­co de Por­tu­gal aca­ba de pro­nos­ti­car que el re­tro­ce­so del PIB se­rá es­te año del 3,4%, ma­yor de lo pre­vis­to, en par­te por el freno de las ex­por­ta­cio­nes lu­sas, que tie­nen a España co­mo prin­ci­pal des­tino.

Y aun­que las em­pre­sas es­pa­ño­las man­tie­nen un pa­pel muy des­ta­ca­do en la economía por­tu­gue­sa, China y An­go­la han emer­gi­do en los úl­ti­mos tiem­pos co­mo los prin­ci­pa­les in­ver­so­res, al ha­cer­se con las re­cien­tes pri­va­ti­za­cio­nes.

En la ca­lle, los por­tu­gue­ses acos­tum­bran a co­men­tar que ellos es­tán mal, pe­ro España tam­bién. Y aho­ra el fa­lli­do pa­ra­pe­to an­te la in­ter­ven­ción in­ter­na­cio­nal se es­tá con­vir­tien­do pa­ra Por­tu­gal en una ame­na­za en su in­cier­to in­ten­to por sa­lir del po­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.