“Se creó un sen­ti­mien­to de an­ti­pa­tía”

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Bra­sil en­du­re­ce­rá a par­tir de ma­ña­na las exi­gen­cias de en­tra­da al país pa­ra tu­ris­tas es­pa­ño­les. La me­di­da, que en reali­dad se apli­ca des­de ha­ce se­ma­nas, con­sis­te en teo­ría en ac­ti­var el prin­ci­pio de re­ci­pro­ci­dad. Las au­to­ri­da­des de in­mi­gra­ción re­que­ri­rán a los vi­si­tan­tes es­pa­ño­les lo mis­mo que España pi­de a bra­si­le­ños y otros no co­mu­ni­ta­rios: prue­ba de alo­ja­mien­to y de di­ne­ro pa­ra ma­nu­ten­ción, y bi­lle­te de vuel­ta. Todos los paí­ses Schen­gen exi­gen es­to a los ex­tran­je­ros, pe­ro la re­ci­pro­ci­dad bra­si­le­ña se re­ser­va a España. Por­que de lo que se tra­ta es de res­pon­der a cier­tos ca­sos de re­cha­zo de bra­si­le­ños en Ba­ra­jas, den­tro de un vie­jo con­flic­to. La dispu­ta, tra­du­ci­da en du­ras crí­ti­cas a Ma­drid, “ha ge­ne­ra­do un sen­ti­mien­to de an­ti­pa­tía ha­cia España”, di­ce el pe­rio­dis­ta Hum­ber­to Sac­co­man­di, de Va­lor. Él ad­mi­te que Lon­dres re­cha­za más bra­si­le­ños que Ma­drid. “Pe­ro aquí se ha­bla más de España”. Dil­ma Rous­seff, es­tas y otras im­pre­ci­sio­nes ac­túan co­mo com­bus­ti­ble de pro­pa­gan­da: tan­to pa­ra en­sal­zar los acier­tos en ca­sa co­mo pa­ra cri­ti­car las “insensateces” de otros (tex­tual). Y en ese sen­ti­do España ocu­pa el cen­tro de la dia­na. Má­xi­me cuan­do se ex­tien­de la idea de que el pro­ble­ma es­pa­ñol es el nú­cleo del pe­li­gro que se cier­ne so­bre to­da la UE, uno de los gran­des clien­tes co­mer­cia­les de Bra­sil.

Me­di­das co­mo la re­duc­ción de un 40% en la in­ver­sión pú­bli­ca po­nen los pe­los co­mo es­car­pias al key­ne­siano equi­po eco­nó­mi­co de Rous­seff, que siem­pre apos­tó por el es­tí­mu­lo a la in­ver­sión co­mo una de las he­rra­mien­tas esen­cia­les pa­ra pre­ve­nir o con­fron­tar la cri­sis. Otra es la de­fen­sa del con­su­mo. “Sean res­pon­sa­bles, pe­ro si­gan con­su­mien­do en lo po­si­ble”, di­ce la pre­si­den­ta de vez en cuan­do. Dos es­tra­te­gias que cho­can de fren­te con lo que se ha­ce y se di­ce en Ma­drid.

Por otro la­do, España tam­bién des­ta­ca hoy co­mo ori­gen de em­pre­sas om­ni­pre­sen­tes en Bra­sil –ca­so del San­tan­der y Te­le­fó­ni­ca–, así co­mo de más y más com­pa­ñías me­dia­nas y de gran­des pro­fe­sio­na­les de la in­ge­nie­ría, la in­for­má­ti­ca y los ne­go­cios.

Por mu­cho que al­gu­nos dis­cur­sos lo sos­la­yen, pa­ra gran par­te de los bra­si­le­ños España si­gue per­te­ne­cien­do al “mun­do ri­co” al que ellos as­pi­ran a en­trar.

Des­gra­cias eco­nó­mi­cas apar­te, los pro­pios me­dios lo­ca­les de­di­can ca­da día más es­pa­cio a la cul­tu­ra y la gas­tro­no­mía es­pa­ño­las. Y a su fút­bol, cla­ro.

“En Bra­sil hay una ge­nui­na ad­mi­ra­ción por España, su mo­do de vi­da y sus avan­ces. Y eso lle­va a mu­chos de no­so­tros a que­rer vi­si­tar o vi­vir en España”, afir­ma el re­dac­tor je­fe del dia­rio eco­nó­mi­co Va­lor, Hum­ber­to Sac­co­man­di.

Pe­se a los dis­cur­sos sim­plis­tas, España des­ta­ca tam­bién co­mo gran in­ver­sor y país de la zo­na ri­ca del mun­do

Es la su­ya una mi­ra­da ama­ble, pe­ro no in­ge­nua. El pe­rio­dis­ta aña­de: “El lec­tor bien in­for­ma­do sa­be que España no es­tá en la fi­la de la so­pa, pe­ro tam­bién que su cri­sis es en par­te es­truc­tu­ral. Y que to­do es­to con­du­ce a una de­ca­den­cia re­la­ti­va del país y de Eu­ro­pa. Eso nos preo­cu­pa. Por­que la ma­yo­ría de los bra­si­le­ños que­re­mos un Es­ta­do de bie­nes­tar más cer­cano al eu­ro­peo”. Una pers­pec­ti­va na­da sim­plis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.