LA AUS­TE­RI­DAD VIS­TA DES­DE IR­LAN­DA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Aho­ra que España ini­cia una era de ple­na aus­te­ri­dad, qui­zá re­sul­te opor­tuno di­ri­gir la vis­ta al nor­te, ha­cia Ir­lan­da, pa­ra ver qué le es­pe­ra. El ci­clo ir­lan­dés de ex­pan­sión y con­trac­ción fue, si ca­be, to­da­vía más pro­nun­cia­do que el es­pa­ñol. A co­mien­zos del si­glo XXI, al ti­gre cel­ta se le con­si­de­ra­ba un pa­ra­dig­ma neo­li­be­ral, con su com­bi­na­ción de nor­mas re­gu­la­do­ras la­xas y ba­jos im­pues­tos. Sin em­bar­go, la ex­pan­sión ex­pe­ri­men­ta­da por el país a par­tir del año 2001 fue, en reali­dad, po­co más que una ex­plo­sión in­mo­bi­lia­ria ali­men­ta­da por los cré­di­tos ba­ra­tos de la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal, las ge­ne­ro­sas con­di­cio­nes fis­ca­les ofre­ci­das por el Go­bierno ir­lan­dés a la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria y las po­lí­ti­cas fis­ca­les pro­cí­cli­cas.

La ex­plo­sión in­mo­bi­lia­ria se des­con­tro­ló por com­ple­to y ter­mi­nó con el ca­tas­tró­fi­co hun­di­mien­to de la ban­ca del 2008, cuan­do la con­trac­ción del cré­di­to pa­ra­li­zó los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros mun­dia­les. Pa­ra evi­tar el in­mi­nen­te des­ca­la­bro ban­ca­rio, el Go­bierno ir­lan­dés to­mó la fa­tí­di­ca de­ci­sión de ga­ran­ti­zar to­das las pér­di­das de di­cho sec­tor. Fue un tre­men­do error que hoy en día ha cos­ta­do al Es­ta­do ir­lan­dés 64.000 mi­llo­nes de eu­ros, ci­fra que tras­la­da­da a una economía co­mo la es­pa­ño­la su­pon­dría más de 430.000 mi­llo­nes de eu­ros. La lec­ción pa­ra España es sen­ci­lla. No de­be­ría ofre­cer un che­que en blan­co pa­ra sal­var a los ban­cos.

La Ha­cien­da pú­bli­ca ir­lan­de­sa se vio so­me­ti­da a una enor­me pre­sión tras el hun­di­mien­to del 2008. La re­cau­da­ción de im­pues­tos des­cen­dió un ter­cio, mien­tras que el gas­to pú­bli­co se dis­pa­ró a raíz de la cri­sis del des­em­pleo. Has­ta aho­ra, Ir­lan­da ha to­ma­do me­di­das de aus­te­ri­dad equi­va­len­tes a más de 24.000 mi­llo­nes de eu­ros, que su­po­nen el 15% del pro­duc­to in­te­rior bru­to. La se­ve­ra aus­te­ri­dad ha im­pe­di­do la re­cu­pe­ra­ción del empleo y ha cor­ta­do de raíz to­da re­cu­pe­ra­ción po­ten­cial de la economía. Las ci­fras de empleo si­guen ba­jan­do mien­tras que la economía in­ter­na de Ir­lan­da, que se mi­de con el pro­duc­to na­cio­nal bru­to, ha vuel­to a caer en la re­ce­sión. Pa­sa­rán años antes de que la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca re­cu­pe­re los ni­ve­les del 2008. Los ín­di­ces de po­bre­za y la de­sigual­dad au­men­tan año tras año.

¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias pro­ba­bles del pro­gra­ma de re­cor­tes en España? Las in­ves­ti­ga­cio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) in­di­can que la con­so­li­da­ción fis­cal o aus- te­ri­dad sue­le pro­du­cir un efec­to de con­trac­ción en el empleo, así co­mo en la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca. Di­chas in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que una con­so­li­da­ción fis­cal igual al 1% del pro­duc­to in­te­rior bru­to, por re­gla ge­ne­ral, sue­le re­du­cir el pro­duc­to in­te­rior bru­to al­re­de­dor del 0,5% en el lap­so de dos años, mien­tras que la ta­sa de des­em­pleo au­men­ta en 0,3 pun­tos por­cen­tua­les. El des­em­pleo, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes, es el prin­ci­pal pro­ble­ma so­cial al que se en­fren­ta la Unión Eu­ro­pea. Sin em­bar­go, la ac­tual lí­nea de aus­te­ri­dad no ha­rá más que exa­cer­bar la cri­sis.

¿Qué al­ter­na­ti­vas tie­ne España? Los bo­nos es­pa­ño­les a diez años se co­ti­zan aho­ra a más del 5,4% en el mer­ca­do se­cun­da­rio, el mar­gen de ma­nio­bra es li­mi­ta­do. Por lo tan­to, es inevi­ta­ble cier­to gra­do de con­so­li­da­ción pre­su­pues­ta­ria. Con to­do, España pue­de apren­der de los erro­res de Ir­lan­da.

Las de­ci­sio­nes adop­ta­das hoy de­ter­mi­na­rán el rum­bo que to­ma­rá la cri­sis es­pa­ño­la. El de­ba­te em­pí­ri­co so­bre la aus­te­ri­dad es­tá re­suel­to, lo que im­por­ta es la de­man­da agre­ga­da. La ex­pe­rien­cia ir­lan­de­sa cons­ti­tu­ye un ejem­plo per­fec­to. Cuan­do la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se ve li­mi­ta­da, la con­so­li­da­ción fis­cal pro­du­ce do­lo­ro­sos efec­tos en la economía real. Co­mo es de es­pe­rar, la po­lí­ti­ca de con­trac­ción con­trae la economía y el pro­gra­ma de re­cor­tes de España desem­bo­ca­rá, inevi­ta­ble­men­te, en un es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. No obs­tan­te, es po­si­ble lle­var a ca­bo una con­so­li­da­ción in­te­li­gen­te. Por ejem­plo, todos los es­fuer­zos de­be­rían cen­trar­se en pro­te­ger a aque­llos quie­nes per­ci­ben las ren­tas más ba­jas de los peo­res efec­tos de las me­di­das de aus­te­ri­dad.

Tan­to la teo­ría eco­nó­mi­ca co­mo las prue­bas de que se dis­po­ne su­gie­ren que quie­nes tie­nen los in­gre­sos más ba­jos vuel­can gran par­te de sus in­gre­sos, cuan­do no todos, en la economía lo­cal. En cam­bio, quie­nes per­ci­ben las ren­tas más al­tas tien­den a aho­rrar la ma­yor par­te de sus in­gre­sos. La con­se­cuen­cia es que las me­di­das de aus­te­ri­dad di­ri­gi­das a quie­nes más ga­nan cau­sa­rán me­nos da­ño en la de­man­da agre­ga­da y en la economía in­ter­na. Tam­bién de­be­rían mi­ni­mi­zar­se los re­cor­tes del pre­su­pues­to de in­ver­sio­nes, pues­to que re­du­cir la in­ver­sión en es­te mo­men­to no ha­rá más que mer­mar la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de España a me­dio y lar­go pla­zo.

Los pro­ble­mas ac­tua­les de Ir­lan­da y España son un sín­to­ma de la es­ca­sa pla­ni­fi­ca­ción de la zo­na euro. El ti­po de in­te­rés idén­ti­co pa­ra todos creó una dis­tri­bu­ción desa­cer­ta­da del cré­di­to que am­pli­fi­có el ci­clo de ex­pan­sión y con­trac­ción. Re­sul­ta in­com­pa­ti­ble cen­tra­li­zar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria si al mis­mo tiem­po no se cen­tra­li­zan la su­per­vi­sión y re­gu­la­ción del sec­tor ban­ca­rio y se man­tie­nen los de­más ins­tru­men­tos de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca en ma­nos de los paí­ses miem­bros. La zo­na del euro es frá­gil por­que sus miem­bros emi­ten deu­da en una mo­ne­da so­bre la que no po­seen con­trol al­guno. De he­cho, los paí­ses de la eu­ro­zo­na es­tán do­la­ri­za­dos, aun­que en eu­ros, del mis­mo mo­do que las eco­no­mías emer­gen­tes de­pen­den de las di­vi­sas ex­tran­je­ras.

Los es­ta­dos miem­bros no pue­den obli­gar a su ban­co cen­tral a com­prar deu­da del go­bierno. Por otra par­te, el com­por­ta­mien­to des­fa­vo­ra­ble del mer­ca­do pue­de con­du­cir a los paí­ses in­di­vi­dua­les a una es­pi­ral de reac­cio­nes ne­ga­ti­vas ca­rac­te­ri­za­da por la subida ver­ti­gi­no­sa de los ti­pos de in­te­rés. Ir­lan­da, Por­tu­gal y Gre­cia ya se han vis­to atra­pa­dos en esa si­tua­ción y han te­ni­do que acep­tar pro­gra­mas de res­ca­te. La pe­sa­di­lla pa­ra las au­to­ri­da­des eu­ro­peas

Es ne­ce­sa­rio pro­te­ger a quie­nes per­ci­ben las ren­tas más ba­jas de los peo­res efec­tos de la aus­te­ri­dad Ir­lan­da erró al ofre­cer un che­que en blan­co pa­ra sal­var a la ban­ca y España de­be­ría to­mar no­ta de ello

es que España o Ita­lia sean las pró­xi­mas en caer.

¿Qué se pue­de ha­cer? Si bien España es­tá so­me­ti­da a se­rias res­tric­cio­nes, no pue­de de­cir­se lo mis­mo a ni­vel eu­ro­peo. A España le con­vie­ne otor­gar una li­cen­cia ban­ca­ria al Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE). Ello per­mi­ti­ría al MEDE ac­tuar co­mo pres­ta­mis­ta de úl­ti­mo re­cur­so pa­ra los bo­nos so­be­ra­nos, por­que en­ton­ces po­dría ofre­cer esos bo­nos co­mo ga­ran­tía al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. Con ello, se es­ta­ría po­nien­do un te­cho a los ren­di­mien­tos de los bo­nos es­pa­ño­les y se evi­ta­ría así que la di­ná­mi­ca de la deu­da es­pa­ño­la se vol­vie­ra in­sos­te­ni­ble. Ha­brá que re­for­mar la zo­na del euro. A la lar­ga, España, co­mo el res­to de paí­ses, de­be­rá op­tar en­tre una unión fis­cal (al me­nos par­cial) o la po­si­ble rup­tu­ra de la eu­ro­zo­na.

AI­DAN CRAW­LEY / BLOOM­BERG

El in­mo­bi­lia­rio es uno de los gran­des pro­ble­mas de Ir­lan­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.