El al­can­ce de los me­gá­fo­nos

El in­ven­to de Edi­son si­gue ejer­cien­do un pa­pel im­por­tan­te en mí­ti­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - HISTORIA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Cuan­do en 1877 Tho­mas Edi­son in­ven­tó el fo­nó­gra­fo, un apa­ra­to ca­paz de al­ma­ce­nar los so­ni­dos so­bre un ci­lin­dro gi­ra­to­rio, ni se le pa­só por la ca­be­za que po­dría ser­vir pa­ra re­pro­du­cir can­cio­nes y mú­si­ca de to­do ti­po. Tam­po­co acer­tó in­tuir al año si­guien­te el glo­rio­so por­ve­nir que iba a tener otro in­ven­to su­yo: el me­gá­fono.

El pri­mer mo­de­lo era muy ru­di­men­ta­rio, sien­do po­co más que un sim­ple cono me­tá­li­co. Pe­ro la idea era bue­na. De mo­do que no tar­dó en ser usa­do en mí­ti­nes po­lí­ti­cos, en es­ta­dios o por las fuer­zas ar­ma­das. ¿Qué se­ría de la po­li­cía sin un me­gá­fono pa­ra di­ri­gir­se al atra­ca­dor que se ha he­cho fuer­te den­tro de un ban­co? Los pri­me­ros di­rec­to­res de ci­ne lo ha­brían te­ni­do cru­do a la ho­ra de dar ins­truc­cio­nes sin la ines­ti­ma­ble ayu­da de uno de es­tos sen­ci­llos ar­te­fac­tos.

Se ha ha­bla­do mu­cho de la im­por­tan­cia que tu­vie­ron en la lla­ma­da pri­ma­ve­ra ára­be Twit­ter, Facebook o los SMS, es­tos sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción tan rá­pi­dos y mo­der­nos. Otro tan­to po­dría de­cir­se del 15-M en España, que pron­to ex­por­tó su in­dig­na­ción a 951 ciu­da­des de 82 paí­ses. Con to­do, se­ría un error me­nos­pre­ciar el pa­pel que ha desem­pe­ña­do en todos es­tos mo­vi­mien­tos el hu­mil­de me­gá­fono.

Al to­mar los in­dig­na­dos la ca­lle aquel 15-M, mu­chos lo hi­cie­ron me­gá­fono en ris­tre. ¿De dón­de sa­ca­ron tan­tos en tan po­co tiem­po? ¿Los guar­da­ban sus pa­dres cual en­tra­ña­bles tro­feos de las ma­nis de su ju­ven­tud? ¿Aca­so los ven­den en los co­mer­cios chi­nos tan es­ti­ma­dos por el se­ñor Juan Roig? Fal­ta­ría más, y prác­ti­ca­men­te a cual­quier ho­ra del día o de la no­che. Por me­nos de sie­te eu­ros us­ted pue­de ha­cer­se con un me­gá­fono chi­qui­tín a pi­las que pa­re­ce de ju­gue­te, aun­que lo más se­gu­ro es que el ten­de­ro chino lo­gra­rá con­ven­cer­le de que de eso na­da, que fun­cio­na la mar de bien y es muy efec­ti­vo en to­do ti­po de mi­tin o ma­ni. Si us­ted es rea­cio a ha­cer el ri­dícu­lo con se­me­jan­te ca­chi­va­che in­fan­til, há­ga­se con un mo­de­lo al­go ma­yor, que só­lo le cos­ta­rá diez eu­ros.

Aho­ra bien, si no es apre­mian­te la ne­ce­si­dad de sa­lir a la ca­lle gri­tan­do co­mo un con­de­na­do con me­gá­fono ma­de in China com­pra­do en el ba­zar de la es­qui­na; si su mi­sión es de ma­yor en­ver­ga­du­ra, no du­de en echar un vis­ta­zo a la abun­dan­te ofer­ta que hay en Goo­gle. Tó­me­se­lo con cal­ma, pues­to que en­con­tra­rá in­con­ta­bles re­sul­ta­dos.

Ni que de­cir tie­ne que hay me­gá­fo­nos de mano pa­ra todos los bol­si­llos; e in­clu­so po­drá leer que lo que bus­ca es un “apa­ra­to con un ex­tre­mo más an­cho que otro, que sir­ve pa­ra au­men­tar el vo­lu­men del so­ni­do, es­pe­cial­men­te de la voz” (se ima­gi­na que voz hu­ma­na). Hay un mo­de­lo tran­sis­to­ri­za­do de 50W 8 Wp, por só­lo 30,44 eu­ros. Otro, por­tá­til (¿no lo son todos?), de 50W con si­re­na y gra­ba­dor de men­sa­je de 15 se­gun­dos, as­cien­de a 93,22 eu­ros. Antes de com­prár­se­lo, pien­se en qué exa­brup­tos de 15 se­gun­dos que­rrá gra­bar… y pa­ra qué.

Si eso de dis­po­ner de una si­re­na le pa­re­ce po­co, se­pa que los hay tam­bién con sil­ba­to. La ma­yo­ría vie­ne con una co­rrea pa­ra el hom­bro. Pe­ro si de­ci­di­da­men­te ha op­ta­do us­ted por un apa­ra­to que po­drá per­ma­ne­cer en la fa­mi­lia du­ran­te va­rias ge­ne­ra­cio­nes de de­bi­da­men­te in­dig­na­dos hi­jos y nie­tos, no de­be­ría pa­sar por al- to un mo­de­lo tran­sis­to­ri­za­do de al­ta po­ten­cia con mi­cró­fono inalám­bri­co y se­re­na 30W 45 WP, una au­tén­ti­ca vir­gue­ría que só­lo cues­ta 431,88 eu­ri­llos de na­da. Los pu­ris­tas, que siem­pre hay al­guno, dis­po­nen, por unos 30 eu­ros, de una ofer­ta de me­gá­fo­nos ma­nua­les me­tá­li­cos que pa­re­cen re­cién arre­ba­ta­dos de la mano de Ce­cil B. Demi­lle.

En al­gu­nas pá­gi­nas web de­di­ca­das a la am­plí­si­ma ofer­ta de me­gá­fo­nos –hay unos de se­gun-

En mo­vi­mien­tos co­mo el 15-M o la ‘pri­ma­ve­ra ára­be’, el me­gá­fono ha si­do un ins­tru­men­to de gran im­por­tan­cia

da mano ti­ra­dos de pre­cio– se ex­pli­ca que el nom­bre del apa­ra­to de ma­rras pro­ce­de de las pa­la­bras grie­gas me­gas (gran­de) y fo­ne (voz). Lo que ha­ce re­cor­dar las fotos de un te­rri­ble in­ci­den­te acae­ci­do el 16 de sep­tiem­bre del 2011 en Salónica, Gre­cia, en las que se ve un pe­que­ño em­pre­sa­rio arrui­na­do lla­ma­do Apos­to­los Poly­zo­nis, quien, des­pués de un año en pa­ro, aca­ba de ro­ciar­se con ga­so­li­na y pren­der­se fue­go de­lan­te de un ban­co que no qui­so re­ne­go­ciar su deu­da. Afor­tu­na­da­men­te, só­lo su­frió que­ma­du­ras su­per­fi­cia­les; pe­ro por muy in­creí­ble que pue­da pa­re­cer, el de­ses­pe­ra­do se­ñor Poly­zo­nis sa­le en las imá­ge­nes en­vuel­to en lla­mas ¡con un me­gá­fono col­gán­do­le del hom­bro! Ni en el mo­men­to de in­mo­lar­se qui­so se­pa­rar­se del él.

Cuan­do el año pa­sa­do en torno a un mi­llar de in­dig­na­dos se reunie­ron fren­te a la ca­te­dral de San Pa­blo, en Lon­dres, com­pa­re­ció Ju­lian As­san­ge, fun­da­dor de Wi­ki­leaks, y di­ri­gió unas bre­ves pa­la­bras a los reuni­dos ¡va­lién­do­se de un me­gá­fono!

Tal vez sea Nue­va York el úni­co si­tio en el mun­do don­de los in­dig­na­dos no pu­die­ron em­plear me­gá­fo­nos pa­ra ven­ti­lar sus con­sig­nas. Fue por or­den ex­pre­so del al­cal­de Bloom­berg, pues­to que no ha­bían so­li­ci­ta­do su per­mi­so pa­ra es­ce­ni­fi­car la pro­tes­ta. El mo­vi­mien­to Ocu­pa Wall Street, que se pu­so en mar­cha el 17 de sep­tiem­bre en el par­que de Zuc­cot­ti, no tuvo más re­me­dio que co­mu­ni­car­se co­mo en los tiem­pos an­te­rio­res al in­ven­to de Edi­son. Ca­da vez que un ora­dor se di­ri­gía a la mul­ti­tud –el No­bel Jo­seph Sti­glitz, por ejem­plo–, sus pa­la­bras fue­ron trans­mi­tas a los más ale­ja­dos me­dian­te el mi­cro del pue­blo, una es­pe­cie de ola ver­bal que pa­sa el men­sa­je de bo­ca en bo­ca. Cual­quier ni­ño sa­be que es un sis­te­ma que se pres­ta a la ter­gi­ver­sa­ción de las pa­la­bras.

Por mu­chos or­de­na­do­res que tu­vie­sen en el par­que de Zuc­cot­ti, por mu­chas re­des so­cia­les a las que es­tu­vie­sen co­nec­ta­dos, los in­dig­na­dos neo­yor­qui­nos de al­gu­na ma­ne­ra que­da­ron a la za­ga de los jó­ve­nes de la plaza Tahir, o de los de Ma­drid o Bar­ce­lo­na. Aun­que, a fin de cuen­tas, con­vie­ne re­cor­dar que el vo­lu­men de lo que uno di­ce no es tan im­por­tan­te co­mo el qué, so­bre to­do en es­tos tiem­pos de gri­te­río, si­re­nas y sil­ba­tos. Bien pen­sa­do, qui­zá los in­dig­na­dos, al igual que Edi­son, han in­ven­ta­do al­go cu­yo al­can­ce aún que­da por ver.

AME­RI­CAN STOCK / GETTY IMAGES

Ima­gen del ro­da­je de una pe­lí­cu­la en los años 1920 en la que el di­rec­tor del fil­me da ór­de­nes a los ac­to­res con un me­gá­fono

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.