¿Con­cur­so es si­nó­ni­mo de li­qui­da­ción?

La re­for­ma de la ley que ha en­tra­do en vi­gor en enero tra­ta de me­jo­rar la vía de re­es­truc­tu­rar las em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Cuan­do hoy ha­blas de con­cur­sos, el co­men­ta­rio que re­ci­bes es siem­pre el mis­mo. “Huy, si con­cur­sas aca­bas en li­qui­da­ción, se­gu­ro”. Lo cier­to es que las ci­fras van por es­te ca­mino, ya que un 93% de las em­pre­sas que en­tran en con­cur­so aca­ban li­qui­da­das. Des­de lue­go es­te no era el es­pí­ri­tu de la ley del 2003, pe­ro la reali­dad es ter­ca. El le­gis­la­dor ha pues­to en mar­cha una se­rie de re­for­mas en la ley Con­cur­sal que han en­tra­do en vi­gor el pa­sa­do uno de enero, con la idea de sal­var em­pre­sas y empleo, co­mo ya se de­cía en preám­bu­lo de la ci­ta­da ley. Pe­ro, ¿es cul­pa­ble la ley? o ¿son las em­pre­sas que ha­cen de ella un uso in­de­bi­do? De en­tra­da, hay que lu­char con­tra una cul­tu­ra cen­te­na­ria. Des­de el có­di­go de co­mer­cio de fi­na­les del si­glo XIX has­ta el 2003 ha re­gi­do una nor­ma­ti­va con ins­ti­tu­cio­nes con­cur­sa­les li­qui­da­to­rias y no se rom­pe la iner­cia en unos años. Ade­más, no de­be ol­vi­dar­se que a par­tir del 2007 el en­torno de cri­sis no ha ayu­da­do pre­ci­sa­men­te a la re­cu­pe­ra­ción de em­pre­sas con pro­ble­mas.

Sin em­bar­go, hay un as­pec­to que em­pie­za a cam­biar en po­si­ti­vo. “Ya hay gen­te dis­pues­ta a in­ver­tir en ac­ti­vos o uni­da­des pro­duc­ti­vas de em­pre­sas en con­cur­so. Eso es al­go que has­ta aho­ra no ocu­rría y que ve­re­mos ca­da vez más”, co­men­ta Rai­mon Ta­glia­vi­ni, so­cio de Uría Me­nén­dez. Res­pec­to a lo su­ce­di­do has­ta aho­ra ase­gu­ra que no ca­ben más de tres hi­pó­te­sis. “O la re­gu­la­ción no ofre­ce so­lu­cio­nes óp­ti­mas pa­ra sal­var em­pre­sas, o los que de­ben apli­car­la –los juz­ga­dos mer­can­ti­les, ad­mi­nis­tra­do­res con­cur­sa­les y ase­so­res, en­tre otros– no pue­den o no sa­ben apli­car­la de for­ma sa­tis­fac­to­ria, o las em­pre­sas lle­gan al pro­ce­so con­cur­sal en un es­ta­do tan de­te­rio­ra­do, que no hay ley ni es­fuer­zo que pue­dan sal­var­las”. Y su ex­pe­rien­cia es que la gran ma­yo­ría de ca­sos se in­clu­ye en el ter­cer apar­ta­do. “El pro­ble­ma es que no se sue­le ver el con­cur­so de for­ma pre­ven­ti­va, sino co­mo un pun­to fi­nal de tra­yec­to. Ha­bi­tual­men­te se lle­ga tras ago­tar to­das las po­si­bi­li­da­des. Hay una cla­ra co­rre­la­ción en­tre la li­qui­da­ción y la inexis­ten­cia de pro­pues­tas an­ti­ci­pa­das de con­ve­nio por par­te del deu­dor”, apun­ta Jo­sé Ramón Sa­le­lles, ca­te-

Em­pie­za a ha­ber gen­te dis­pues­ta a in­ver­tir en ac­ti­vos o uni­da­des pro­duc­ti­vas de em­pre­sas en con­cur­so

drá­ti­co de De­re­cho Mer­can­til de la UPF. En reali­dad, el per­fil de las em­pre­sas que en­tran en con­cur­so es de­plo­ra­ble, en ge­ne­ral. Un 60% lo ha­cen con pér­di­das, un 32% con fon­dos pro­pios ne­ga­ti­vos y un 65% se es­ti­ma que ne­ce­si­ta­rían más de 25 años pa­ra de­vol­ver su deu­da... “Es­te es el pro­ble­ma, no es tan­to de la ley ni de su apli­ca­ción, aun­que siem­pre son me­jo­ra­bles. La em­pre­sa que

JO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.