Un buen ges­tor, un te­so­ro

Pro­li­fe­ran las agencias de ges­tión pa­tri­mo­nial pa­ra par­ti­cu­la­res y em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

Eu­se­bio Díaz Mo­re­ra, pre­si­den­te del gru­po EDM, ges­tor pa­tri­mo­nial, cuenta una anéc­do­ta. Ha­ce más de quin­ce años, cuan­do cal­cu­lá­ba­mos en pe­se­tas y no en eu­ros, mu­rió uno de sus clien­tes. Re­vi­san­do pa­pe­les, la viu­da su­po que el hom­bre te­nía un pro­duc­to fi­nan­cie­ro per­di­do en España, en Ma­drid, pe­ro ig­no­ra­ba dos cues­tio­nes fun­da­men­ta­les: el nom­bre de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra y la can­ti­dad aho­rra­da. Co­mo no sa­bía por dón­de co­men­zar, la mu­jer pi­dió ayu­da a Díaz Mo­re­ra. Y el ges­tor par­tió de via­je, a la bús­que­da del San­to Grial. “Lle­gué a Ma­drid y fui pre­gun­tan­do ban­co por ban­co en bus­ca de la in­ver­sión. Tres ho­ras más tar­de, ya la ha­bía lo­ca­li­za­do. Cuan­do lla­mé a la mu­jer pa­ra in­for­mar­le del ha­llaz­go, le di la no­ti­cia de su vi­da: ¡En la cuenta ha­bía cer­ca de cien mi­llo­nes de pe­se­tas! Re­sul­ta que el hom­bre ha­bía con­tra­ta­do el pro­duc­to mu­chos años atrás y, a tra­vés del in­te­rés com­pues­to, las ci­fras ha­bían ido cre-

“Ni in­ter­me­dia­mos ni ofre­ce­mos pro­duc­tos pro­pios; só­lo da­mos sa­li­da a la in­ver­sión”, di­ce un ex­per­to

cien­do has­ta ni­ve­les ex­tra­or­di­na­rios. La ex­pe­rien­cia me per­mi­tió al­can­zar una con­clu­sión im­pres­cin­di­ble en mi ne­go­cio: no hay me­jor in­ver­sión que el lar­go pla­zo...”.

Vis­to lo vis­to, y vis­to có­mo rea­pa­re­ció el di­ne­ro, quien tie­ne un ges­tor tie­ne un te­so­ro, que di­ría cual­quie­ra re­to­can­do el di­cho tra­di­cio­nal. El ca­so es que la fi­gu­ra de las agencias de ges­tión pa­tri­mo­nial va to­man­do for­ma en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. Par­ti­cu­la­res, em­pre­sas e ins- ti­tu­cio­nes las van adop­tan­do co­mo al­ter­na­ti­va a los ban­cos, has­ta aho­ra de­po­si­ta­rios tra­di­cio­na­les de to­da suer­te de patrimonios. EDM, Gesiuris, Merchbanc, GVC Gaes­co, Ri­va y García, Ca­ja In­ge­nie­ros... son fir­mas que sue­nan con mu­cha fuer­za, abrién­do­se pa­so en Ca­ta­lun­ya y en España, es­ce­na­rios ban­ca­ri­za­dos por de­fi­ni­ción.

“No­so­tros la cri­sis no la no­ta­mos”, di­cen Eu­se­bio Díaz Mo­re­ra y su nue­vo con­se­je­ro y vicepresidente no eje­cu­ti­vo, An­to­nio Sag­nier. “No­so­tros se­gui­mos cre­cien­do. Du­ran­te la cri­sis nos man­te­ne­mos bien, tal y co­mo lo ha­ce el res­to del sec­tor”, ad­mi­te Jor­di Vi­la­dot, pre­si­den­te de Ges­tiu­ris, otra de las ges­to­ras pa­tri­mo­nia­les de re­fe­ren­cia en Ca­ta­lun­ya.

Los nú­me­ros si­guen tra­ba­jan­do a fa­vor de am­bas fir­mas, en­tre cu­ya clien­te­la abun­dan tan­to mi­no­ris­tas de ban­ca pri­va­da co­mo gru­pos ins­ti­tu­cio­na­les (en es­te úl­ti­mo ca­so, pue­de tra­tar­se de com­pa­ñías de se­gu­ros, de mu­tua­li­da­des, de fun­da­cio­nes...).

El me­ca­nis­mo es sen­ci­llo. El clien­te pro­po­ne un vo­lu­men de in­ver­sión, un ob­je­ti­vo y una ta­sa de ries­go, y la ges­to­ría, tras so­pe­sar los da­tos, le plan­tea una es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra. Tan­to di­ne­ro pa­ra de­pó­si­tos, tan­to pa­ra fon­dos, tan­to pa­ra si­cavs (so­cie­da­des de in­ver­sión en ca­pi­tal va­ria­ble...). “Y si les gus­ta­mos, es por­que aquí no hay con­flic­tos de in­tere­ses –in­sis­te Díaz Mo­re­ra–. Só­lo ges­tio­na­mos patrimonios. No ofre­ce­mos pro­duc­tos pro­pios y no in­ter­me­dia­mos co­mo en la ban­ca co­mer­cial. Só­lo bus­ca­mos un ob­je­ti­vo pa­ra la in­ver­sión. Y tra­ba­ja­mos día a día y con pro­gra­mas per­so­na­li­za­dos pa­ra ca­da uno de nues­tros clien­tes. El nues­tro no es el mun­do de la mo­da do­mi­na­do por los bró­kers... Nos ba­sa­mos en el mo­de­lo tra­di­cio­nal, clá­si­co, el del es­tu­dio de la in­ver­sión y la asis­ten­cia di­rec­ta al clien­te. Y así nos he­mos con­so­li­da­do. Hoy te­ne­mos 1.100 clien­tes y un vo­lu­men de 1.250 mi­llo­nes de eu­ros”.

“Lo cier­to es que avan­za­mos ha­cia una con­cen­tra­ción de ges­to­ras –aña­de Vi­la­dot, jun­to a Xa­vier Puig, con­se­je­ro y ac­cio­nis­ta de Gesiuris–. Sos­pe­cho que, con el tiem­po, las exi­gen­cias de los clien­tes ins­ti­tu­cio­na­les irán cre­cien­do: pe­di­rán in­ver­sio­nes mí­ni­mas más al­tas, unos 500 mi­llo­nes de eu­ros. Así que las ges­to­ras más pe­que­ñas irán des­apa­re­cien­do, co­mo les ha ocu­rri­do a las tien­das de ro­pa o a los col­ma­dos de ba­rrio, de­vo­ra­das por las gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les. No- so­tros que­re­mos es­tar del la­do de las que sub­sis­ti­rán”. En la ac­tua­li­dad, Gesiuris ges­tio­na un pa­tri­mo­nio de 550 mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés de 36 ins­ti­tu­cio­nes de in­ver­sión co­lec­ti­va, en­tre ellas el cé­le­bre fon­do Ca­ta­la­na Oc­ci­den­te Ban­ca Es­pa­ño­la, uno de los más ren­ta­bles en los úl­ti­mos años: ha cre­ci­do un 106% des­de el 2003, muy por en­ci­ma del 44% que se ha ele­va­do el Ibex en es­tos nue­ve años.

JOR­DI PLAY

Pan­ta­llas pa­ra el se­gui­mien­to de las co­ti­za­cio­nes en la Bol­sa de Bar­ce­lo­na

Las prin­ci­pa­les ges­to­ras de pa­tri­mo­nio es­pa­ño­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.