ELE­GIR EL MO­MEN­TO ADE­CUA­DO

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de los di­fe­ren­tes ne­go­cios de Ci­ti­group en España

Es­toy prác­ti­ca­men­te con­ven­ci­do de que las bol­sas mun­dia­les aca­ba­ran el año en ni­ve­les por en­ci­ma de los ac­tua­les. Y lo di­go aho­ra, a fi­na­les de mar­zo, tras com­ple­tar uno de los me­jo­res tri­mes­tres en dé­ca­das. Ya sé que me opon­drán que no to­das las bol­sas: la­men­ta­ble­men­te es en si­tua­cio­nes de in­cer­ti­dum­bre e ili­qui­dez don­de las de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les se ha­cen más pa­ten­tes. Y el po­bre com­por­ta­mien­to que ha pre­sen­ta­do el Ibex en los úl­ti­mos me­ses es fru­to de es­tas de­bi­li­da­des. Con to­do, es com­pli­ca­do que no re­sul­te fa­vo­re­ci­do en el fu­tu­ro por una ten­den­cia al­cis­ta de los mer­ca­dos a ni­vel mun­dial. Y con las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las y eu­ro­peas to­man­do me­di­das ade­cua­das pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los in­ver­so­res. Yo con­fío en ello.

¿Se ani­man a com­prar? Si la res­pues­ta es po­si­ti­va, les pi­do só­lo que ten­gan un po­co de pa­cien­cia. Y es que real­men­te creo que el se­gun­do tri­mes­tre

¿Se ani­man a com­prar? Si la res­pues­ta es po­si­ti­va, les pi­do que ten­gan un po­co de pa­cien­cia

no se­rá pro­ba­ble­men­te tan po­si­ti­vo pa­ra los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Así, si en el pri­mer tri­mes­tre ha pe­sa­do de for­ma po­si­ti­va la in­ter­ven­ción de los ban­cos cen­tra­les pa­ra ba­jar los ti­pos de in­te­rés a me­dio y lar­go pla­zo, al mis­mo tiem­po que ase­gu­ra­ban la li­qui­dez del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, en el se­gun­do pe­sa­rá la des­con­fian­za so­bre la con­ti­nui­dad de es­ta po­lí­ti­ca y la de­bi­li­dad de la re­cu­pe­ra­ción. To­ca con­so­li­dar ni­ve­les. O qui­zás vea­mos caí­das.

En mi opi­nión, es­to fa­ci­li­ta­ría que el di­ne­ro del in­ver­sor fi­nal, que aho­ra es­tá fue­ra de las bol­sas, re­tor­ne a ellas. La­men­ta­ble­men­te, mu­chos no en­con­tra­rán nun­ca el mo­men­to de en­tra­da. Unas ve­ces por­que con­si­de­ren al­tos los pre­cios; otras, por­que te­man más caí­das. Aun­que a lo me­jor les pi­do de­ma­sia­do en un con­tex­to tan com­pli­ca­do co­mo el ac­tual, por fa­vor, par­tan de la ba­se de que las cri­sis sur­gen siem­pre por­que no se an­ti­ci­pan. Te­man lo des­co­no­ci­do, los im­pon­de­ra­bles, más que los ries­gos reales pe­ro que por ser co­no­ci­dos pue­den so­lu­cio­nar­se o al me­nos re­con­du­cir­se. Eso sí, me te­mo que pa­ra me­jo­rar ten- ga­mos que em­peo­rar antes. Lo com­pro­ba­re­mos en los pró­xi­mos me­ses.

¿Qué no se creen que las bol­sas pue­dan fi­nal­men­te su­bir co­mo les he an­ti­ci­pa­do? Voy a in­ten­tar con­ven­cer­les con tres ar­gu­men­tos:

¿Sa­ben lo que ha­rá Ap­ple con los 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ca­ja? Pues aho­ra pien­sen en la com­bi­na­ción de ca­ja de fa­mi­lias y em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas por una ci­fra cer­ca­na a los 10 bi­llo­nes de dó­la­res.

1. Li­qui­dez.

No voy a dis­cu­tir si las bol­sas son ca­ras o ba­ra­tas. Só­lo ad­ver­tir­les de los ti­pos de in­te­rés en mí­ni­mos his­tó­ri­cos de la deu­da con ti­pos de in­te­rés reales ne­ga­ti­vos. De he­cho, en al­gún mo­men­to se de­be­ría pro­du­cir la nor­ma­li­za­ción de los ti­pos. Y con ries­gos li­mi­ta­dos de in­fla­ción a cor­to y me­dio pla­zo es­ta subida de ti­pos de­be­ría be­ne­fi­ciar a las bol­sas.

2. Pre­cio.

Pien­sen en los ti­pos de in­te­rés ofi­cia­les ca­si nu­los, pien­sen en el con­ti­nua­do ajus­te de ex­ce­sos en la vi­vien­da. Na­tu­ral­men­te, va­lo­ren el es­tre­cha­mien­to en el mer­ca­do de ren­ta fi­ja pri­va­da. Tam­bién, el es­ca­so tamaño de los mer­ca­dos al­ter­na­ti­vos, co­mo se­rían ma­te­rias pri­mas y me­ta­les pre­cio­sos.

3. Fal­ta de al­ter­na­ti­vas.

Es cier­to que son los mis­mos ar­gu­men­tos que te­nía­mos ha­ce un año, con las bol­sas fi­nal­men­te a la ba­ja. Y los te­nía­mos en di­ciem­bre, cuan­do la reac­ción de los mer­ca­dos ha si­do po­si­ti­va. ¿Qué es lo que ha cam­bia­do en­tre am­bos pe­rio­dos? Co­mo les de­cía al prin­ci­pio, la po­si­ción de los ban­cos cen­tra­les, cla­ra­men­te a fa­vor de una re­va­lo­ri­za­ción de los mer­ca­dos. Con al­gu­nos ti­tu­beos

La po­si­ción de los ban­cos cen­tra­les es cla­ra­men­te a fa­vor de una re­va­lo­ri­za­ción de los mer­ca­dos

en es­tos mo­men­tos, más bien an­te la po­si­bi­li­dad de que la re­cu­pe­ra­ción de la economía sea ya au­tó­no­ma que por el te­mor a con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria ac­tual. Yo que no soy muy op­ti­mis­ta pa­ra el cre­ci­mien­to mun­dial en los pró­xi­mos me­ses (y años) es­pe­ro que el so­por­te ofi­cial si­ga sien­do fun­da­men­tal pa­ra que las bol­sas si­gan su­bien­do. No só­lo es ló­gi­co, si no que tam­bién es ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.