De los ba­ches tam­bién se sa­le

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIÓN COLECTIVA - Pri­mo Gon­zá­lez

Los mer­ca­dos han vi­vi­do su se­ma­na más ba­ja des­de ha­ce cin­co me­ses. Ya se es­pe­ra­ba una se­ma­na car­ga­da de di­fi­cul­ta­des por­que los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en An­da­lu­cía y As­tu­rias, la con­vo­ca­to­ria de una huel­ga ge­ne­ral y el anun­cio de un pre­su­pues­to tar­dío pa­ra el 2012, en el que se pre­sen­tan im­por­tan­tes no­ve­da­des fis­ca­les ba­jo el signo de la aus­te­ri­dad, ofre­cían un am­plio cam­po pa­ra el desa­rro­llo de las in­cer­ti­dum­bres, con ries­gos cier­tos de con­ver­tir­se en fo­co de ines­ta­bi­li­dad pa­ra los in­ver­so­res. La se­ma­na se ha des­pe­di­do con la pri­ma de ries­go en torno a los 355 pun­tos bá­si­cos, un po­co peor que la se­ma­na an­te­rior, pe­ro al­go más sua­ve que en la par­te cen­tral de la se­ma­na, en la que lle­gó a su­pe­rar los 360 pun­tos, los peo­res ni­ve­les del año.

El re­sul­ta­do fi­nal no ha si­do, sin em­bar­go, tan dra­má­ti­co co­mo se po­día te­mer y tan­to las bol­sas co­mo los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja han ter­mi­na­do un po­co peor que una se­ma­na antes, pe­ro con al­gu­nos sig­nos de po­si­ble cam­bio ha­cia la re­cu­pe­ra- ción en el cur­so de la Se­ma­na San­ta. El he­cho de que la bol­sa se ha­ya mo­vi­do du­ran­te tres días de la se­ma­na en mí­ni­mos anua­les ha ser­vi­do pa­ra re­cor­dar que los pre­cios de las ac­cio­nes co­ti­za­das se en­cuen­tran en co­tas su­ma­men­te atrac­ti­vas y que las ren­ta­bi­li­da­des por di­vi­den­do re­sul­tan bas­tan­te com­pe­ti­ti­vas en un ele­va­do

La bol­sa y la pri­ma de ries­go al­can­za­ron sus peo­res ni­ve­les en el año por la si­tua­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca Las ele­va­das ren­ta­bi­li­da­des por di­vi­den­do pue­den mar­car un cam­bio de rum­bo en la in­ver­sión

nú­me­ro de va­lo­res co­ti­za­dos.

On­ce de los trein­ta y cin­co va­lo­res del Ibex han ce­rra­do la se­ma­na con ren­ta­bi­li­da­des por di­vi­den­do su­pe­rio­res al 7%, es de­cir, un ter­cio de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías co­ti­za­das. De ellas, tres su­pe­ran los dos dí­gi­tos. Por en­ci­ma del 4% hay 23 com­pa­ñías con es­te ti­po de ren­ta­bi­li­da­des, es de­cir, dos ter­cios del Ibex. Son da­tos que los in­ver­so­res tendrán en cuenta a la ho­ra de to­mar po­si­cio­nes por­que en los ac­ti­vos de me­nor ries­go no se en­cuen­tran ren­di­mien­tos de es­te ni­vel sino bas­tan­te in­fe­rio­res.

Es­tas con­si­de­ra­cio­nes tam­bién es­tán sien­do asu­mi­das por los ges­to­res de los fon­dos de in­ver­sión a la ho­ra de to­mar sus po­si­cio­nes. Las po­si­bi­li­da­des de que la economía em­peo­re no son des­car­ta­bles, pe­ro el he­cho de que nos es­te­mos mo­vien­do en la zo­na de mí­ni­mos cons­ti­tu­ye una se­ñal dig­na de va­lo­ra­ción.

Si las me­di­das del Go­bierno es­pa­ñol lo­gran de­vol­ver la con­fian­za de los mer­ca­dos en la se­rie­dad de los pla­nes de sa­nea­mien­to eco­nó­mi­co, los ti­pos de in­te­rés ten­drían que vol­ver a sus co­tas más ha­bi­tua­les, es de­cir, por de­ba­jo del 5% en los pla­zos lar­gos, con una pri­ma de ries­go por de­ba­jo de los 300 pun­tos bá­si­cos. Esas se­rían las con­di­cio­nes que mar­ca­rían un trán­si­to ha­cia la nor­ma­li­za­ción de los mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.