Reunión con te­ne­dor y cu­chi­llo

Las co­mi­das de ne­go­cios son muy ha­bi­tua­les en España, pe­ro tie­nen sus pro­pias re­glas de jue­go

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez EL ME­NÚ LA COM­PA­ÑÍA

Va­mos a co­mer y aca­ba­mos de de­ba­tir­lo”. “Al­mor­za­mos jun­tos y te cuen­to el pro­yec­to”. Es­tas fra­ses se pro­nun­cian ca­da día en mi­les de em­pre­sas es­pa­ño­las. Las co­mi­das de ne­go­cios for­man par­te ha­bi­tual de la vi­da pro­fe­sio­nal en nues­tro país, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos clien­tes y pro­vee­do­res ex­tran­je­ros. De he­cho, in­clu­so el Ba­rça ha uti­li­za­do ser­vi­lle­tas de res­tau­ran­te pa­ra fir­mar uno de sus pro­yec­tos más ren­ta­bles: el pri­mer con­tra­to de Mes­si.

“Cul­tu­ral­men­te, so­mos un país muy gas­tro­nó­mi­co: aquí los gran­des acuer­dos se to­man co­mien­do”, des­ta­ca Mai­te Pie­ra, coach de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y au­to­ra del li­bro Bus­car tra­ba­jo pa­ra dum­mies. Pre­ci­sa­men­te por eso, con­vie­ne re­cor­dar siem­pre que un al­muer­zo de ne­go­cios no tie­ne na­da que ver con una co­mi­da lú­di­ca con amigos: al fin y al ca­bo, no de­ja de ser una reunión, aun­que fue­ra del es­pa­cio ha­bi­tual de la ofi­ci­na. Pe­ro los lí­mi­tes pue­den ser di­fu­sos, so­bre to­do si no se tra­ta de al­muer­zos con per­so­nas aje­nas a la com­pa­ñía, co­mo un clien­te, sino con el pro­pio je­fe. “Mu­chos pro­fe­sio­na­les se sien­ten in­có­mo­dos por­que no tie­nen cla­ro cuál es su pa­pel en el al­muer­zo y no sa­ben si pue­den co­men­tar o no de­lan­te del je­fe de­ter­mi­na­dos as­pec­tos más per­so­na­les que sí se co­men­tan ha­bi­tual­men­te con el res­to de co­men­sa­les”, des­ta­ca. En todos los ca­sos, la coach re­co­mien­da no re­la­jar­se nun­ca y man­te­ner la ac­ti­tud pro­fe­sio­nal, “vi­gi­lan­do qué se di­ce y có­mo, con­tro­lan­do que la du­ra­ción no se alar­gue en ex­ce­so y que, al mis­mo tiem­po, todos los co­men­sa­les ten­gan la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar su pro­pia opi­nión”.

Man­te­ner una ac­ti­tud pro­fe­sio­nal en un al­muer­zo de ne­go­cios re­quie­re, ade­más, tener en cuenta to­da una se­rie de nor­mas no es­cri­tas. Al­gu­nas apa­ren­te­men­te sen­ci­llas, co­mo la elec­ción del res­tau­ran­te, pue­den re­sul­tar tras­cen­den­ta­les: una bue­na ne­go­cia­ción pue­de lle­gar a tor­cer­se en un es­pa­cio de­ma­sia­do frío, rui­do­so, con un ca­lor as­fi­xian­te o con un ser­vi­cio inade­cua­do que alar­ga en ex­ce­so el en­cuen­tro. “Cuan­do di­se­ña­mos los menús pa­ra co­mi­das de ne­go­cio te­ne­mos muy en cuenta que sean menús sen­ci- llos de co­mer, po­co co­pio­sos y que per­mi­tan es­tar lis­to en 45 mi­nu­tos”, ex­pli­ca An­na Pons, di­rec­to­ra de Mar­ke­ting de Derby Ho­tels Co­llec­tion, con res­tau­ran­tes muy fre­cuen­ta­dos por eje­cu­ti­vos, co­mo La Te­rra­za del Claris.

Otra du­da clásica es qué ha­cer con los te­lé­fo­nos mó­vi­les, ac­tual­men­te par­te in­dis­cu­ti­ble del uni­for­me de cual­quier pro­fe­sio­nal. “De­ben es­tar des­co­nec­ta­dos o en si­len­cio, por­que si lo de­jas en­cen­di­do so­bre la me­sa es­ta­rás pen­dien­te de él y no aten­de­rás a tu com­pa­ñe­ro de al­muer­zo”, ad­vier­te Mon­tse Guals, di­rec­to­ra de la ase­so­ría de ima­gen Qué Me Pon­go. Si se es­pe­ra una lla­ma­da im­por­tan­te se pue­de “pe­dir per­mi­so” al in­ter­lo­cu­tor pa­ra man­te­ner­lo en­cen­di­do; “si no es así y se res­pon­de una lla­ma­da du­ran­te la co­mi­da, el acom­pa­ñan­te pue­de in­ter­pre­tar que la per­so­na que lla­ma es más im­por­tan­te que él mis­mo y sen­tir­se ofen­di­do”, apun­ta Guals.

Las tar­je­tas de vi­si­ta de­ben in-

Un al­muer­zo con je­fes o clien­tes tam­bién es una reunión: se de­be man­te­ner la ac­ti­tud pro­fe­sio­nal siem­pre

REAL LI­FE / GETTY IMAGES

En una co­mi­da de ne­go­cios, los te­mas pro­fe­sio­na­les de­ben re­ser­var­se pa­ra la ho­ra de los pos­tres o el ca­fé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.