En la ru­ta de pe­re­gri­na­je al rey des­tro­na­do

Las ar­qui­tec­tas Cris­ti­na Fer­nán­dez y Lau­ra Su­bi­rà sa­can par­ti­do a un te­rreno de di­men­sio­nes dis­cre­tas y eri­gen una ca­sa que apro­ve­cha el encanto del Mon­tseny

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Palarea

Se co­no­ce co­mo Sant Se­gi­mon a la er­mi­ta y el pe­que­ño con­jun­to de ca­sas me­die­va­les en­cla­va­do en la ver­tien­te po­nien­te del Mon­tseny. Es­tá do­cu­men­ta­do des­de el año 1290 co­mo un lu­gar de pe­re­gri­na­ción, tran­qui­lo y apa­ci­ble, en el que se re­fu­gia­ban er­mi­ta­ños y pur­ga­do­res de cul­pas. Cuenta la le­yen­da que Se­gi­mon, el des­tro­na­do rey de Bor­go­ña as­cen­di­do a los al­ta­res co­mo san­to, hi­zo pe­ni­ten­cia en esos la­res, lo que po­si­ble­men­te dio nom­bre al lu­gar.

La paz de ese en­cla­ve se vio in­te­rrum­pi­da en 1810, cuan­do un des­ta­ca­men­to de sol­da­dos fran­ce­ses in­cen­dia­ron la igle­sia y des­tro­za­ron la hos­pe­de­ría per­si­guien­do a un gru­po del so­ma­tén de Vi­la­drau. Y pre­ci­sa­men­te la gen­te de Vi­la­drau y sus al­re­de­do­res te­nían por cos­tum­bre des­de ha­ce si­glos pe­re­gri­nar; hoy van de ex­cur­sión a Sant Se­gi­mon a pe­dir llu­via, que bue­na fal­ta ha­ce en es­te año de se­quía. Por­que el agua es, en par­te, lo que le ha da­do fa­ma a Vi­la­drau, una pin­to­res­ca po­bla­ción a las fal­das del Mon­tseny, sal­pi­ca­da de sa­lu­da­bles fuen­tes.

Des­de el jar­dín de la ca­sa que hoy des­cri­bi­mos, cu­yas au­to­ras son las ar­qui­tec­tas Cris­ti­na Fer­nán­dez y Lau­ra Su­bi­rà, se dis­fru­ta de la re­la­jan­te vis­ta de Sant Se­gi­mon y, co­mo te­lón de fon­do, del Ma­ta­galls. Es­tá asen­ta­da so­bre un te­rreno de 530 m2 di­vi­do en dos te­rra­zas pla­nas se­pa­ra­das en­tre sí por un des­ni­vel de un me­tro. La ca­sa, con cer­ca de 234 m2 cons­trui­dos, se dis­tri­bu­ye en tres vo­lú­me­nes bien di­fe­ren­cia­dos en al­tu­ra y geo­me­tría, pe­ro co­mu­ni­ca­dos por la plan­ta ba­ja, eje prin­ci­pal de trán­si­tos de la vi­vien­da y que con­cen­tra la zo­na de día.

Tras fran­quear la puer­ta de en­tra­da, si­tua­da en la par­te tra­se­ra de la ca­sa, nos en­con­tra­mos con un cá­li­do sa­lón co­me­dor con sa­li­da al jar­dín. Tie­ne ven­ta­nas a am­bos la­dos, lo que per­mi­te la afluen­cia de una bo­ni­ta luz cru­za­da. El te­cho es de do­ble al­tu­ra, de­jan­do a la vis­ta el es­tu­dio de la plan­ta su­pe­rior, sus­pen­di­do so­bre el sa­lón co­mo una pa­sa­re­la. La chi­me­nea es el cen­tro de aten-

Por­che prin­ci­pal de la ca­sa al que se ac­ce­de des­de el sa­lón co­me­dor

La ca­sa se es­truc­tu­ra en tres vo­lú­me­nes bien di­fe­ren­cia­dos en al­tu­ra y geo­me­tría

y La co­ci­na go­za de la vis­ta de un oli­vo cen­te­na­rio plan­ta­do en el pa­tio in­te­rior. La me­sa des­ti­na­da a desa­yu­nos y co­mi­das in­for­ma­les es­tá con­fec­cio­na­da en ma­de­ra de Ku­ba Ro­ve­re Te­ka, de agra­da­ble tac­to

La ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, si­tua­da en la pri­me­ra plan­ta, cuenta con una chi­me­nea co­mo fuen­te su­ple-

La es­ca­le­ra que en­la­za con la pri­me­ra plan­ta arran­ca des­de el ves­tí­bu­lo. El es­tan­te ba­jo la ram­pa de pel­da­ños tra­za una lí­nea rec­ta con la obli­cua de la es­ca­le­ra, con­for­man­do un atrac­ti­vo trián­gu­lo

Vis­ta ce­ni­tal del sa­lón co­me­dor des­de la pa­sa­re­la del pi­so su­pe­rior en la que se em­pla­za un des­pa­cho

Las au­to­ras del pro­yec­to op­ta­ron por una pis­ci­na cu­bier­ta y cli­ma­ti­za­da de­bi­do a que el cli­ma de es­ta zo­na mon­ta­ño­sa li­mi­ta el uso de una pi­le­ta al ai­re li­bre ción de la pie­za de­co­ra­da de for­ma fun­cio­nal y prác­ti­ca con am­plios so­fás y una me­sa de co­me­dor de ma­de­ra ma­ci­za. La de­co­ra­ción jue­ga con el con­tras­te del co­lor blan­co de las pa­re­des con el ne­gro del sue­lo. La pin­ce­la­da cá­li­da la pro­por­cio­na la ma­de­ra. Fren­te al sa­lón, la es­ca­le­ra que co­mu­ni­ca con la plan­ta su­pe­rior.

El hue­co ba­jo la es­ca­le­ra se ha apro­ve­cha­do pa­ra ubi­car una es­tan­te­ría pa­ra de­jar las lla­ves y al­gu­na pie­za de­co­ra­ti­va. Jun­to a la es­ca­le­ra, la co­ci­na en­ca­ra­da al pa­tio in­te­rior, don­de lu­ce un ve­ne­ra­ble oli­vo cen­te­na­rio. La co­ci­na tie­ne una zo­na pa­ra desa­yuno y co­mi­das in­for­ma­les.

Si­guien­do por el pa­si­llo de la plan­ta ba­ja, abier­to al jar­dín por pa­re­des acris­ta­la­das que per­mi­ten sa­lir al ex­te­rior, nos en­con­tra­mos con dos dor­mi­to­rios de al­tos te­chos y un cuar­to de ba­ño ali­ca­ta­do con pi­za­rra ne­gra, la mis­ma que cu­bre to­do el sue­lo de la ca­sa. Es­tas ha­bi­ta­cio­nes de­di­ca­das a los jó­ve­nes tie­nen la ca­ma asen­ta­da so­bre un al­ti­llo de obra. Ello per­mi­te que la ha­bi­ta­ción ten­ga es­pa­cio su­fi­cien­te y sin im­pe­di­men­tos pa­ra ju­gar.

Al fi­nal del pa­si­llo se en­cuen­tra la pis­ci­na cu­bier­ta y ce­rra­mien­to acris­ta­la­do, de fá­cil aper­tu­ra. Se hi­zo así por­que Vi­la­drau no es un lu­gar en el que una pis­ci­na al ai­re li­bre pue­da dis­fru­tar­se mu­chos me­ses del año. Cons­ta de ja­cuz­zi y agua cli­ma­ti­za­da.

En el pi­so su­pe­rior se ubi­ca el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, con chi­me­nea, un gran ves­ti­dor y cuar­to de ba­ño, y el des­pa­cho, que se aso­ma por un la­do al sa­lón y, por otro, al enor­me ven­ta­nal des­de el que se dis­fru­ta de la vis­ta de la fron­do­sa ve­ge­ta­ción de es­ta zo­na del ma­ci­zo del Mon­tseny y la que abra­za a Sant Se­gi­mon.

La ca­sa es­tá equi­pa­da con una so­fis­ti­ca­da do­mó­ti­ca con­tro­la­ble des­de el mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.