La bol­sa vuel­ve a pro­vo­car pe­sa­di­llas

La pre­sión ex­te­rior con­tra España se ha re­cru­de­ci­do es­ta se­ma­na co­mo con­se­cuen­cia del te­mor ha­cia unas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que es­ti­man in­su­fi­cien­te­men­te ca­pi­ta­li­za­das

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jor­di Gou­la

Con to­da se­gu­ri­dad el pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy, tar­da­rá mu­chos años en ol­vi­dar la Se­ma­na San­ta del 2012. Su per­so­nal ma­la di­ges­tión de los pre­su­pues­tos em­pe­zó pron­to. Pro­ba­ble­men­te el lu­nes ya se desa­yu­nó con la du­ra crí­ti­ca del Fi­nan­cial Ti­mes en la que ve­nía a ca­li­fi­car­los de “des­con­cer­tan­tes” y “mal di­se­ña­dos”. Lue­go, la pre­sión lle­gó por ca­mi­nos di­ver­sos. Va­ra­pa­los de Me­rrill y Ci­ti, por ejem­plo, que no se re­ca­ta­ban en po­ner so­bre­avi­so a los in­ver­so­res de un po­si­ble res­ca­te “es­pe­cial” pa­ra España, mien­tras S&P nos si­tua­ba co­mo úni­co país eu­ro­peo que se­gui­rá en re­ce­sión en el 2013. Pe­ro la guin­da lle­gó el miér­co­les con la emi­sión de deu­da. Por pri­me­ra vez des­de la subas­ta del 21 de di­ciem­bre, el Te­so­ro se que­dó en la par­te ba­ja del ran­go pre­vis­to y con un en­ca­re­ci­mien­to sus­tan­cial. Y con la pri­ma de ries­go so­bre los 400 y los CDS (se­gu­ros con­tra el de­fault) por las nu­bes. Por si fue­ra po­co, las pa­la­bras del pre­si­den­te del BCE (véa­se ar­tícu­lo ad­jun­to) ur­gien­do más re­for­mas des­en­ca­de­na­ron un mie­do su­pe­rior si ca­be. Con es­te pa­no­ra­ma, a na­die de­be ex­tra­ñar que la bol­sa se die­ra so­ber­bios ba­ta­ca­zos, con el tris­te con­sue­lo que el del miér­co­les fue su­pe­ra­do por al­gu­nos ín­di­ces eu­ro­peos.

Sin em­bar­go, ce­ñir­se a una ma­la per­cep­ción de los pre­su­pues­tos des­de el ex­te­rior pa­ra ex­pli­car lo su­ce­di­do es­ta se­ma­na en bol­sa se­ría un gran error. Jau­me Puig, di­rec­tor ge­ne­ral de GVC Gaes­co Ges­tión, cree que la cla­ve y el ger­men de lo que ha pa­sa­do hay que bus­car­lo en la an­te­rior, cuan­do la Co­mi­sión Eu­ro­pea ex­hor­tó a la ban­ca es­pa­ño­la a acu­dir al di­ne­ro del fon­do de res­ca­te pa­ra re­ca­pi­ta­li­zar­se y la res­pues­ta que ob­tu­vo no fue más que al­gu­nas chan­zas de los mi­nis­tros Guin­dos y Mon­to­ro. “La re­for­ma fi­nan­cie­ra es la ma­dre de las re­for­mas, sin ella no ha­brá cré­di­to pa­ra las em­pre­sas y la CE lo tie­ne cla­ro. Aquí se ha op­ta­do por un rit­mo muy len­to de re­ca­pi­ta­li­za­ción que con­de­na al em­pre­sa­ria­do del país”, afir­ma.

Lo cier­to es que la ban­ca es­tá en el ojo del hu­ra­cán. Bas­ta con mi­rar lo que ha ocu­rri­do en el pri­mer tri­mes­tre del año. Mien­tras el ín­di­ce ban­ca­rio eu­ro­peo ha subido un 8,7%, la ma­yo­ría de ban­cos es­pa­ño­les pre­sen­tan pér­di­das su­pe­rio­res al 20% y 25%. La di­fe­ren­cia es la fal­ta de ca­pi­ta­li­za­ción y el mie­do que si­gue la­ten­te so­bre la pie­dra in­co­bra­ble que aún exis­te en sus ba­lan­ces. Ya sa­be­mos que la ban­ca tie­ne un pe­so mu­cho más de­ci­si­vo en el Ibex que en otros ín­di­ces eu­ro­peos, por ello el com­por­ta­mien­to de nues­tro se­lec­ti­vo es mu­cho peor.

Pe­ro hay más fac­to­res que se han gi­ra­do con­tra el Ibex/en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­tos días. Pa­ra Jo­sep M.ª Ay­ma­mí, di­rec­tor de ren­ta va­ria­ble de Merchbanc, “el pa­pel que ha em­pe­za­do a sa­lir al

SER­GIO BARRENECHEA / EFE

La Bol­sa de Ma­drid el vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.