TI­POS OFI­CIA­LES DE IN­TE­RÉS BA­JOS; DI­NE­RO BAN­CA­RIO CA­RO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­bert Tor­na­bell

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) anun­ció el miér­co­les 4 que man­te­nía el ti­po ofi­cial al 1%, prin­ci­pal­men­te por­que los paí­ses de la zo­na euro de la pe­ri­fe­ria sur tie­nen que ha­cer fren­te a se­rios pro­ble­mas de pa­ro y re­ce­sión. En la rue­da de pren­sa se pre­gun­tó al go­ber­na­dor Drag­hi por qué los ban­cos no pres­tan y es­ti­mu­lan el empleo en la economía real si el BCE les ofre­ció un bi­llón de eu­ros –en dos tra­mos, des­de di­ciem­bre– a tan só­lo el 1% y al pla­zo de tres años. El go­ber­na­dor se­ña­ló que no lo ha­cen to­da­vía por­que no tie­nen fon­dos dis­po­ni­bles (lo que el ban­co pue­de ali­viar); por­que su ca­pi­tal no es en al­gu­nos ca­sos su­fi­cien­te, lo que no de­pen­de del BCE y, a nues­tro jui­cio, lo de­ci­si­vo, por­que tie­nen una ex­ce­si­va aver­sión al ries­go.

Antes de la cri­sis, el mer­ca­do al por ma­yor de Lon­dres era ca­paz de fi­nan­ciar con de­pó­si­tos a tres me­ses los ma­yo­res prés­ta­mos ban­ca­rios que aho­ra po­da­mos ima­gi­nar. Era tan pro­fun­do y lí­qui­do que nin­gún pro­yec­to ra­zo­na­ble que­da­ba sin fi­nan­cia­ción. Des­de re­des de fe­rro­ca­rri­les has­ta cen­tra­les hi­dráu­li­cas en to­do el mun­do. Con di­ne­ro re­no­va­ble ca­da tres me­ses, un sin­di­ca­to de ban­cos ma­yo­ris­tas po­día dar fi­nan­cia­ción a trein­ta años.

Todos se fia­ban del ban­co que acu­día a Lon­dres a pe­dir fon­dos. El ries­go del que pi­de el prés­ta­mo in­ter­ban­ca­rio era tan ba­jo que lle­gó a ba­sar­se en un pac­to de ca­ba­lle­ros. La cri­sis ba­rrió ese mun­do tan fá­cil que pu­do fi­nan­ciar las ma­yo­res in­ver­sio­nes que crea­ron el empleo su­fi­cien­te pa­ra ab­sor­ber a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que acu­dían ca­da año al mer­ca­do la­bo­ral. No te­nían la pre­pa­ra­ción de los que hoy bus­can su pri­mer empleo, pe­ro las opor­tu­ni­da­des no pa­re­cían tener lí­mi­te.

Hu­bo un tiem­po en que el ofi­cio de los ban­que­ros era muy fá­cil. Se ba­só en la re­gla del 3-6-3. Es de­cir, to­mar di­ne­ro pres­ta­do al tres por cien­to, pres­tar­lo al seis por cien­to y a las tres de la tar­de em­pe­zar la par­ti­da de golf. Eso su­ce­dió en Es­ta­dos Uni­dos y lue­go se ex­ten­dió en al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa. Pe­ro en el año 2008 el mer­ca­do al por ma­yor de Lon­dres se con­ge- ló y qui­zá aho­ra re­su­ci­te el de Nue­va York, pe­ro con una di­fe­ren­cia im­por­tan­te. Des­de la ca­pi­tal de In­gla­te­rra po­dían dar­se cré­di­tos en cual­quier mo­ne­da y a los pla­zos más lar­gos. Nue­va York no, pues se ba­só en el dó­lar y nun­ca tuvo la fle­xi­bi­li­dad del Ban­co de In­gla­te­rra, que per­mi­tió que un ban­co ca­ta­lán, por ejem­plo, pu­die­ra pres­tar en Lon­dres en cual­quier mo­ne­da y no im­po­nía con­tro­les ni re­gu­la­cio­nes mien­tras no fue­ran li­bras es­ter­li­nas, en cu­yo ca­so sí en­tra­ba en jue­go la so­be­ra­nía del ban­co emi­sor de In­gla­te­rra.

El ries­go, co­mo la ener­gía, no se eli­mi­na; se trans­mi­te. En aque­llos años, los ban­cos cum­plie­ron su fun­ción de ofre­cer un “bien pú­bli­co”. Cap­tar re­cur­sos a cor­to pla­zo y, al asu­mir ries­gos, in­du­cir nue­vos em­pleos. Trans­for­ma­ron pla­zos, pues su­pie­ron fi­nan­ciar con di­ne­ro a trein­ta días pro­yec­tos que se amor­ti­za­ban cuan­do ya da­ban in­gre­sos pa­ra amor­ti­zar el ca­pi­tal que los fi­nan­ció a veinte o trein­ta años.

Vi­vi­mos en una épo­ca de ti­pos de in­te­rés ofi­cia­les ba­jos. La Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió tam­bién man­te­ner­los a ni­ve­les mí­ni­mos. El mar­tes 3 de es­te mes dio a co­no­cer la vo­ta­ción de su co­mi­té (siem­pre lo ha­ce al ca­bo de tres se­ma­nas de ha­ber­se apro­ba­do por su jun­ta de go­ber­na­do­res). Se­gui­rán fluc- tuan­do en­tre el ce­ro por cien­to y un cuar­to por cien­to. Más ba­jos es im­po­si­ble, por­que los ti­pos no­mi­na­les no pue­den ba­jar del ce­ro por cien­to. Pe­ro la lec­tu­ra del ac­ta de la reunión desató los te­mo­res de los mer­ca­dos el re­fe­ri­do mar­tes de Se­ma­na San­ta. Por­que el pa­sa­do año el go­ber­na­dor Ber­nan­ke anun­ció que has­ta fi­na­les del 2014 se man­ten­drían ti­pos ba­jos y una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va, es de­cir, una con­di­cio­nes ba­jo las que la Re­ser­va Fe­de­ral com­pra­ría bo­nos del mer­ca­do y da­ría la li­qui­dez ne­ce­sa­ria pa­ra que se al­can­za­ra uno de sus ob­je­ti­vos, la crea­ción de empleo a tra­vés de la reac­ti­va­ción de la economía.

Pe­ro la re­fe­ri­da ac­ta da a en­ten­der que esa li­qui­dez po­dría de­jar de ser tan abun­dan­te, pues el país es­tá re­cu­pe­ran­do la sen­da

Drag­hi se­ña­ló que los ban­cos no pres­tan to­da­vía por­que su ca­pi­tal no es su­fi­cien­te

del cre­ci­mien­to, al­go que des­de la mal­tre­cha eu­ro­zo­na nos pa­re­ce un mi­la­gro. La pro­duc­ción in­dus­trial del úl­ti­mo tri­mes­tre del 2011 cre­ció al 4,3% y la crea­ción de ri­que­za (PIB) al 3%, las dos ci­fras en ta­sa anual. Au­men­ta la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo y, aun­que el pa­ro es to­da­vía del ocho por cien­to, los in­di­ca­do­res se­ña­lan me­jo­ras en el empleo ci­vil. El se­gun­do ob­je­ti­vo, el con­trol de los pre­cios, po­dría ex­pli­car una me­nor re­la­ja­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, en par­te por el en­ca­re­ci­mien­to del pe­tró­leo, pe­ro no del gas na­tu­ral, que si­gue una ten­den­cia dis­tin­ta por la ex­plo­ta­ción de nue­vos cam­pos en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, sin ries­gos es­tra­té­gi­cos.

Las no­ti­cias so­bre un po­si­ble cam­bio de la Re­ser­va Fe­de­ral ame­ri­ca­na in­te­rrum­pie­ron ocho me­ses de ten­den­cia al­cis­ta del ín­di­ce mun­dial de las bol­sas ( Fi­nan­cial Ti­mes), los bo­nos ale­ma­nes per­die­ron, mo­men­tá­nea­men­te, su pa­pel de re­fu­gio an­te el ries­go y lo re­cu­pe­ró la deu­da en dó­la­res. El yen ja­po­nés, co­mo antes el fran­co sui­zo, re­cu­pe­ró su pa­pel de mo­ne­da re­fu­gio y el oro, co­mo su­ce­de en esas oca­sio­nes, per­dió al­gu­nos dó­la­res por on­za. Es­ta­dos Uni­dos avan­za por la sen­da del cre­ci­mien­to, mien­tras la zo­na euro se de­ba­te en otra re­ce­sión. Co­mo es­cri­bió Ja­vier So­la­na, ex se­cre­ta­rio de la OTAN y de la UE, “aus­te­ri­dad con­tra Eu­ro­pa”.

H. FOERSTER / BLOOM­BERG

El pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, pro­ta­go­nis­ta es­ta se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.