“La in­cer­ti­dum­bre es hoy lo más preo­cu­pan­te”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Norberto Ga­lle­go

El co­mien­zo de la con­ver­sa­ción hu­bie­ra me­re­ci­do co­mo fon­do mu­si­cal la sin­to­nía de la se­rie Cuén­ta­me. El en­tre­vis­ta­do no vi­vió per­so­nal­men­te los orí­ge­nes del Cen­tro de Cálcu­lo de Sa­ba­dell, an­ces­tro de la em­pre­sa de la que hoy Juan An­to­nio Fer­nán­dez es con­se­je­ro de­le­ga­do. “Fue­ron unos vi­sio­na­rios – di­ce– y ha­bía que ser­lo pa­ra pen­sar ¡en 1963! que la in­for­má­ti­ca de­bía lle­gar a las em­pre­sas, no ex­clu­si­va­men­te a las cor­po­ra­cio­nes, los ban­cos y las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Fue­ron los pri­me­ros en España en adop­tar es­te mo­de­lo de ne­go­cio, y vie­ron la ne­ce­si­dad de tras­cen­der el ám­bi­to del Va­llès, abrien­do de­le­ga­cio­nes en el res­to de España. Lle­va­ron la idea has­ta el pun­to de crear una red de te­le­pro­ce­so que la ma­yo­ría de los ban­cos no te­nían. Y así fue que el Cen­tro de Cálcu­lo de Sa­ba­dell, que ve­nía de la pri­me­ra pa­que­ti­za­ción de los años se­sen­ta, in­tro­du­jo en España el soft­wa­re es­tán­dar y fue la pri­me­ra en lan­zar un ERP [pro­gra­ma de ges­tión de re­cur­sos em­pre­sa­ria­les] in­te­gra­do”.

Du­ran­te dé­ca­das, la em­pre­sa ha vi­vi­do bue­nos y ma­los mo­men­tos, con va­rios cam­bios en el ac­cio­na­ria­do, has­ta con­ver­tir­se en el 2006 en la ra­ma es­pa­ño­la del gru­po ho­lan­dés Unit4, dé­ci­mo del ran­king de em­pre­sas eu­ro­peas de soft­wa­re: con 454 mi­llo­nes de eu­ros de fac­tu­ra­ción en el ejer­ci­cio pa­sa­do y 48 mi­llo­nes de be­ne­fi­cio ne­to. La fi­lial no pu­bli­ca ci­fras des­glo­sa­das, pe­ro, di­ce Fer­nán­dez, que hay mu­cho ne­go­cio in­du­ci­do en am­bas di­rec­cio­nes.

Vol­va­mos al pre­sen­te: ¿se van li­bran­do de la cri­sis?

Que yo se­pa, de es­ta cri­sis no se es­tá li­bran­do na­die. La fal­ta de li­qui­dez y, so­bre to­do, la in­cer­ti­dum­bre, afec­tan muy se­ria­men­te a nues­tros clien­tes. He­mos po­di­do de­tec­tar que en­tre el 20% y el 25% de las em­pre­sas a las que nos di­ri­gía­mos con cam­pa­ñas de te­le­mar­ke­ting ha des­apa­re­ci­do. Su­pon­go que si nos cen­trá­ra­mos en la gran cuenta, el por­cen­ta­je se­ría in­fe­rior, por las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes. Es ob­vio que si no fue­ra por es­tas ne­ga­ti­vas cir­cuns­tan­cias del en­torno, nues­tro fu­tu­ro se­ría más bri­llan­te, pe­ro la verdad es que tam­po­co po­de­mos que­jar­nos.

Di­cen que no se con­for­ma el que no quie­re.

Lo di­go, bá­si­ca­men­te, por­que du­ran­te los úl­ti­mos años he­mos con­se­gui­do man­te­ner un cre­ci­mien­to en re­sul­ta­dos y en ci­fra de ne­go­cios en torno al 10%, y eso ha for­ta­le­ci­do al gru­po. Des­de el pun­to de vis­ta es­pa­ñol, la ci­fra de ne­go­cios se ha man­te­ni­do es­ta­ble, y aquí de­bo apun­tar que se de­be en par­te a que en el 2008 lo­gra­mos atraer una par­te de la in­ver­sión de la ma­triz ha­cia España, pa­ra crear un cen­tro de I+D en Gra­na­da. Ac­tual­men­te, ocu­pa a un cen­te­nar de in­ge­nie­ros, y el plan es cul­mi­nar con un to­tal de 150, con una in­ver­sión to­tal rea­li­za­da de en­tre los 20 y los 25 mi­llo­nes de eu­ros.

O sea, que el cen­tro de I+D tra­ba­ja pa­ra el gru­po, no pa­ra la fi­lial es­pa­ño­la

Nues­tras me­tas es­tán pen­sa­das en fun­ción de la per­te­nen­cia a una es­truc­tu­ra mul­ti­na­cio­nal. En España he­mos con­ta­do, por así de­cir, con dos ven­ta­jas. La gran re­es­truc­tu­ra­ción la vi­vi­mos en el 2007, de­bi­do a que el gru­po ha­bía he­cho una do­ce­na de ad­qui­si- cio­nes en po­co tiem­po, que im­pli­ca­ban re­dun­dan­cias. Pu­di­mos com­ple­tar el ajus­te antes del es­ta­lli­do de la cri­sis glo­bal, que nos pi­lló per­tre­cha­dos.

Te­mo que aca­ba­rá vién­do­le ras­gos po­si­ti­vos a la cri­sis…

No, qué va. Só­lo di­go que he­mos apren­di­do una lec­ción: en tiem­pos de es­plen­dor, hay quien com­pra soft­wa­re em­pre­sa­rial ca­si por glamur, o por no ser me­nos que el ve­cino: no tener SAP es co­mo no lle­var un Mer­ce­des. En es­te sen­ti­do, no es que yo vea al­go po­si­ti­vo en la cri­sis, sino que de verdad nos ha he­cho re­fle­xio­nar a todos, y aho­ra ve­mos que el soft­wa­re se con­si­de­ra co­mo una pa­lan­ca fun­da­men­tal. La otra ven­ta­ja es la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la em­pre­sa me­dia­na es­pa­ño­la: al pa­ra­li­zar­se el mer­ca­do in­te­rior, de­be ir al ex­te­rior a bus­car ne­go­cio. Y nues­tros pro­duc­tos tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas muy ade­cua­das en ese sen­ti­do.

Esa ven­ta­ja no es aje­na a los com­pe­ti­do­res.

Pe­ro nues­tro ca­so es pe­cu­liar, si nos com­pa­ra­mos con las gran­des mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor: co­mo so­mos un fa­bri­can­te in­te­gra­dor, va­mos con el clien­te allá don­de él va­ya, le fa­ci­li­ta­mos la im­plan­ta­ción de nues­tras so­lu­cio­nes en cual­quier par­te.

¿Có­mo en­ca­ja esa es­tra­te­gia con el au­ge del ‘cloud com­pu­ting’?

La verdad es que nos ve­mos muy re­fle­ja­dos en esa ten­den­cia; la vi­mos ve­nir a fi­na­les de los años no­ven­ta, cuan­do desa­rro­lla­mos una tec­no­lo­gía que de­bía tener al­can­ce mul­ti­na­cio­nal y mul­ti­sec­to­rial ba­jo el con­cep­to que aho­ra se co­no­ce co­mo cloud: una úni­ca apli­ca­ción –de nó­mi­na, de fac­tu­ra­ción, et­cé­te­ra– se alo­ja­ba en nues­tro sis­te­ma pa­ra múl­ti­ples em­pre­sas. En es­te mo­men­to, te­ne­mos ca­da día más de 1.000 per­so­nas co­nec­ta­das a nues­tro da­ta­cen­ter, que com­par­ten la mis­ma apli­ca­ción y se be­ne­fi­cian de un en­torno de ti­po cloud.

¿Có­mo es­tá la de­man­da aho­ra mis­mo?

An­te to­do, des­de el pun­to de vis­ta del soft­wa­re, España es un mer­ca­do in­ma­du­ro: se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio de Ame­tic, más del 60% de las em­pre­sas to­da­vía tra­ba­ja con desa­rro­llos a me­di­da. Por tan­to, te­ne­mos un mer­ca­do con mu­cho re­co­rri­do. Pe­ro nos en­con­tra­mos con dos elementos ne­ga­ti­vos, la in­cer­ti­dum­bre y la fal­ta de ac­ce­so al cré­di­to. Creo que la pri­me­ra se va a aca­bar, y oja­lá sea pron­to. En cuan­to al cré­di­to, no co­noz­co na­die que no se en­deu­de pa­ra in­ver­tir en un soft­wa­re; in­clu­so los que es­tán bien de te­so­re­ría. Pe­ro en el fon­do, la in­cer­ti­dum­bre es lo más preo­cu­pan­te, por­que cuan­do uno en­tra en el tú­nel de una cri­sis, el áni­mo se os­cu­re­ce, y lue­go cues­ta mu­chí­si­mo re­cu­pe­rar el op­ti­mis­mo.

AR­CHI­VO

Juan An­to­nio Fer­nán­dez, con­se­je­ro de­le­ga­do de Unit4 Bu­si­ness Soft­wa­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.