El di­le­ma ale­mán

Abo­ca­da a li­de­rar la res­pues­ta eu­ro­pea a la cri­sis, Ale­ma­nia se mues­tra cau­te­lo­sa e im­po­ne sus con­di­cio­nes al con­ti­nen­te, la ma­yor de ellas, la ex­por­ta­ción de su mo­de­lo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­mon Ay­me­rich

Es una tar­de so­lea­da de mar­zo, sin ape­nas nu­bes. Ber­lín se en­cuen­tra ba­jo la ti­ra­nía del an­ti­ci­clón y los ber­li­ne­ses apro­ve­chan pa­ra ir en bi­ci­cle­ta, pa­sear al pe­rro o im­pro­vi­sar un pic­nic a ori­llas del Spree a su pa­so por el dis­tri­to de Moa­bit. La cri­sis pa­re­ce una reali­dad le­ja­na aquí, en la ca­pi­tal de la pri­me­ra economía de Eu­ro­pa. La ofi­ci­na es­ta­dís­ti­ca aca­ba de anun­ciar que el des­em­pleo ha caí­do al 6,7%, la ta­sa más ba­ja des­de la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na, en 1990. Y, más sor­pren­den­te to­da­vía, ¡el con­su­mo ha re­pun­ta­do y ti­ra­rá ca­si por en­te­ro de la economía en lo que que­da de año! Ale­ma­nia es hoy la pri­me­ra ex­por­ta­do­ra mun­dial, la cuar­ta economía del mun­do. El acen­tua­do de­cli­ve de Fran­cia la ha con­ver­ti­do en la úni­ca po­ten­cia ca­paz de sa­car a Eu­ro­pa de la cri­sis del euro, la mis­ma que es­tá de­vas­tan­do los paí­ses de la pe­ri­fe­ria sur, in­mer­sos en una es­pi­ral de­fla­cio­nis­ta de re­cor­tes y subidas de im­pues­tos que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ella mis­ma pro­mue­ve.

Lle­ga­dos has­ta aquí, las pre­gun­tas que to­do el mun­do se ha­ce son: ¿cuál es el sen­ti­do exac­to de ese com­pro­mi­so eu­ro­peo? ¿Has­ta dón­de es­tá dis­pues­ta a sa­cri­fi­car­se Ale­ma­nia pa­ra sal­var al euro? ¿Se pon­drá a la ca­be­za de Eu­ro­pa? O, co­mo afir­man al­gu­nos aquí en Ber­lín, ¿Eu­ro­pa y Ale­ma­nia em­pie­zan ya a ser una mis­ma co­sa?

Las pre­ven­cio­nes son ló­gi­cas. Ale­ma­nia per­dió un tiem­po va­lio­so en de­ci­dir­se a acu­dir al pri­mer res­ca­te fi­nan­cie­ro de Gre­cia, en el 2010. En aque­llos me­ses, Ale- ma­nia dio mues­tras de de­sin­te­rés por Eu­ro­pa y en Bru­se­las se em­pe­zó a te­mer que Ale­ma­nia se com­por­ta­ra co­mo otro BRIC más, con la vis­ta pues­ta en su ex­pan­sión ha­cia el Es­te. Sin em­bar­go, la pro­gre­si­va im­pli­ca­ción ger­ma­na en el desa­rro­llo de la cri­sis

Pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial, cuar­ta economía del pla­ne­ta, el país se ha­lla en su me­jor mo­men­to

ha­bría de­vuel­to a Ale­ma­nia al re­dil eu­ro­peo...

“Ale­ma­nia ya li­de­ra Eu­ro­pa. Se pue­de de­cir que to­mó esa de­ci­sión en agos­to del 2011. En ju­lio, Ita­lia es­tu­vo a pun­to de ser in­ter­ve­ni­da por la inac­ción de Ber­lus­co­ni. Y Ale­ma­nia su­po en aquel mo­men­to que te­nía que to­mar el li­de­raz­go, por­que na­die más iba a ha­cer­lo”, ra­zo­na Ul­ri­ke Gue­rot, po­li­tó­lo­ga, di­rec­to­ra del Eu­ro­pean Coun­cil of Fo­reign Re­la­tions y bue­na co­no­ce­do­ra de es­ta so­cie­dad, tan es­cru­ta­da co­mo po­co co­no­ci­da en el ex­te­rior. “Por pri­me­ra vez en la his­to­ria, los ale­ma­nes han de­ci­di­do ha­cer­se eu­ro­peos y de­jar a un la­do el ro­man­ti­cis­mo... La éli­te neo­con­ser­va­do­ra que go­bier­na es­te país ha ma­nio­bra­do pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de gru­pos an­ti­in­mi­gra­ción y an­ti­eu­ro. Se ha in­te­rro­ga­do a sí mis­ma so­bre su pa­pel en Eu­ro­pa y so­bre los cam­bios a que obli­gan la com­pe­ten­cia de China y el en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad. Y ha sa­ca­do sus con­clu­sio­nes”.

El an­cla de esa re­fle­xión, con­clu­ye es­ta mu­jer, ha si­do el pac­to fis­cal que ha im­pues­to An­ge­la Mer­kel a sus so­cios eu­ro­peos y que el Bun­des­tag de­be­rá apro­bar en ma­yo. “Es con ese com­pen­dio de nor­mas y san­cio­nes que Ale- ma­nia em­pie­za a sen­tir­se có­mo­da en su pa­pel”.

Quien me­jor des­cri­be la asom­bro­sa per­for­man­ce de la economía ger­ma­na en los úl­ti­mos veinte años es Vol­ker Treier, res­pon­sa­ble in­ter­na­cio­nal de las cá­ma­ras ale­ma­nas, la DIHK. Fi­nan­cia­das en una par­te (35%) por la ad­mi­nis­tra­ción, pre­sen­tes en 84 paí­ses –en Bar­ce­lo­na y en Ma­drid tam­bién– cons­ti­tu­yen el sis­te­ma ner­vio­so de esa pre­sen­cia in­dus­trial en el mun­do.

Treier ha­bla de los lo­gros re­cien­tes, del au­men­to de la cuo­ta in­dus­trial, de las ex­por­ta­cio­nes ga­na­das “sin sub­ven­cio­nes” (en una na­da di­si­mu­la­da alu­sión a Fran­cia), de la caí­da del des­em­pleo de cin­co a tres mi­llo­nes, de la mo­de­ra­ción sa­la­rial que go­za es­te país des­de el 2000... “La se­ño­ra La­gar­de, di­rec­to­ra del FMI, di­ce que te­ne­mos que ele­var los sa­la­rios de nues­tros tra­ba­ja­do­res pa­ra au­men­tar el con­su­mo y con

ello las im­por­ta­cio­nes –guar­da un lar­go si­len­cio pa­ra des­pués im­pos­tar la voz–. ¡Pe­ro lo que su­ce­de cuan­do au­men­ta­mos los sa­la­rios es que vol­ve­mos a esos cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos!”.

Só­lo una co­sa per­tur­ba el dis­cur­so triun­fa­lis­ta de Treier, la fi­nan­cia­ción em­pre­sa­rial. “Nues­tras em­pre­sas son bas­tan­te gran­des pa­ra sa­lir al ex­te­rior, pe­ro no lo su­fi­cien­te pa­ra fi­nan­ciar­se... Cuan­do los es­pa­ño­les de ACS se hi­cie­ron con la cons­truc­to­ra Hoch­tief, tu­vi­mos dis­cu­sio­nes muy se­rias so­bre lo que ha­bía que ha­cer. ACS es­ta­ba bien fi­nan­cia­da, Hoch­tief no...”. La pér­di­da de Hoch­tief es una es­pi­na cla­va­da en el or­gu­llo ger­mano. “Cuan­do E.ON qui­so que­dar­se con Endesa –ex­pli­ca un al­to fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria–, España reac­cio­nó de una ma­ne­ra na­cio­na­lis­ta. Hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra evi­tar­lo. En cam­bio, cuan­do Hoch­tief vino a no­so­tros a pe­dir­nos ayu­das, se la ne­ga­mos. So­mos una so­cie­dad abier­ta”.

Los lo­gros ale­ma­nes es­tán en las ci­fras. Pe­ro tam­bién en la ca­lle, en el pai­sa­je ber­li­nés. Wal­ter Gro­pius, Al­var Aal­to u Os­kar Nie­ma­yer pu­sie­ron lo me­jor de su ar­qui­tec­tu­ra pa­ra reha­cer el Ber­lín de­rrui­do por los bom­bar­deos alia­dos. El ob­je­ti­vo era trans­for­mar­lo en el es­ca­pa­ra­te de Oc­ci­den­te fren­te a la Ale­ma­nia pro­le­ta­ria de Erich Ho­nec­ker y Erich Miel­ke (úl­ti­mos hués­pe­des de la pri­sión de Moa­bit).

Me­dio si­glo des­pués, caí­do el Mu­ro, Ren­zo Piano, Nor­man Fos­ter y Jean Nou­vel, en­tre otros, hi­cie­ron lo pro­pio con el in­men­so so­lar de la Pod­tsa­mer Platz, trans­for­ma­do en el co­ra­zón de la nue­va ca­pi­tal de Eu­ro­pa, con una Frie­drichs­tras­se re­vi­go­ri­za­da y con­ver­ti­da en la mi­lla de oro co­mer­cial ale­ma­na (pe­se a la re­sis­ten­cia de otra gran ar­te­ria ber­li­ne­sa, la Kur­fürs­ten­damm). Na­da pa­re­ce que­dar del trau­ma de la vie­ja di­vi­sión ale­ma­na. Sí, en cam­bio, el or­gu­llo de ha­ber res­ca­ta­do de la quie­bra a la es­cle­ro­ti­za­da Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na y de ha­ber au­pa­do a las al­tas ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do a dos per­so­nas for­ma­das en el Es­te: la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, hi­ja de pas­tor lu­te­rano, y el nue­vo pre­si­den­te ale­mán, Joa­chim

Los po­lí­ti­cos lle­van mal las crí­ti­cas que con­lle­va la he­ge­mo­nía y su salto al pri­mer plano in­ter­na­cio­nal

Gauck, tam­bién él pas­tor lu­te­rano.

El eco­no­mis­ta Treier ase­gu­ra que “es­te es un mo­men­to óp­ti­mo pa­ra Ale­ma­nia, es­tar en la zo­na euro nos ha­ce más com­pe­ti­ti­vos, ima­gí­nen­se us­te­des dón­de es­ta­ría hoy el deuts­che mark con unas ex­por­ta­cio­nes tan fuer­tes”. Es la opi­nión de la in­dus­tria. El mun- do de la po­lí­ti­ca se sien­te más a la de­fen­si­va cuan­do se le in­te­rro­ga por Eu­ro­pa. Acos­tum­bra­da his­tó­ri­ca­men­te a un vo­lun­ta­rio y dis­cre­to se­gun­do plano, Ale­ma­nia ha si­do ca­ta­pul­ta­da a pri­me­ra lí­nea en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y con­de­na­da al pa­pel de po­li­cía ma­lo, cons­cien­te de la hos­ti­li­dad que su po­lí­ti­ca des­pier­ta en los paí­ses del Sur.

En la ca­lle, ese ma­les­tar por las crí­ti­cas ex­te­rio­res se ex­pre­sa a ve­ces de ma­ne­ra vo­ci­fe­ran­te a tra­vés de dia­rios sen­sa­cio­na­lis­tas co­mo el Bild. “Eu­ro­pa es una idea bien acep­ta­da en­tre los ale­ma­nes, pe­ro no el euro, el euro nun­ca ha si­do po­pu­lar, y me­nos tras la cri­sis fi­nan­cie­ra”, jus­ti­fi­ca un al­to fun­cio­na­rio de Ex­te­rio­res que quie­re man­te­ner su ano­ni­ma­to. El con­sen­so en­tre la cla­se po­lí-

“Los ale­ma­nes quie­ren sa­ber en qué se gas­ta su di­ne­ro, com­pro­bar que sir­ve pa­ra pro­yec­tos con­cre­tos”

ti­ca ale­ma­na es mu­cho más am­plio de lo que se per­ci­be en el ex­te­rior, más pro­pio de paí­ses pe­que­ños que de es­te gi­gan­te po­bla­do por más de 80 mi­llo­nes de per­so­nas. Tan­to los so­cial­cris­tia­nos de la CDU y su aso­cia­da bá­va­ra la

CSU, co­mo el SPD, los li­be­ra­les del FDP y los Ver­des, e in­clu­so los sin­di­ca­tos –con una con­si­de­ra­ble cuo­ta de po­der gra­cias a las po­lí­ti­cas de con­cer­ta­ción en la in­dus­tria– com­par­ten los ejes bá­si­cos de la po­lí­ti­ca ale­ma­na en re­la­ción con Eu­ro­pa. Con al­gún ma­tiz del SPD, pa­ra quien “el pac­to fis­cal de­be acom­pa­ñar­se de otras me­di­das” pe­ro que, no obs­tan­te, re­cha­za com­ba­tir la cri­sis con po­lí­ti­cas de ex­pan­sión mo­ne­ta­rias key­ne­sia­nas. Só­lo un par­ti­do que­da al mar­gen de ese con­sen­so, Die Lin­ke, la iz­quier­da pos­co­mu­nis­ta, que re­cha­za “las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad por­que provocan su­fri­mien­to y no me­jo­ran la vi­da de la gen­te”. Pe­ro aun así, se mue­ve en la pe­ri­fe­ria del acuer­do.

“En­ten­de­mos la hos­ti­li­dad que se res­pi­ra en las ma­ni­fes­ta­cio­nes en Ate­nas o en Ro­ma. Aquí tam­bién te­ne­mos nues­tras mi­no­rías en la CSU o la FDP que han pe­di­do la ex­pul­sión de Gre­cia del euro. Pe­ro no po­de­mos que­dar­nos en las res­pues­tas emo­cio­na­les. La gran ma­yo­ría, en uno y otro la­do, acep­tan que es­te es el ca­mino que se­guir pa­ra re­sol­ver la cri­sis”, ase­gu­ra un po­lí­ti­co de la CDU en­tre­vis­ta­do en el in­men­so hall del Bun­des­tag, edi­fi­cio que más que un Par­la­men­to ase­me­ja una ex­hi­bi­ción de tec­no­lo­gía ale­ma­na. Pa­ra él, co­mo pa­ra la ma­yor par­te de par­la­men­ta­rios con­sul­ta­dos, cuan­to más se in­vo­lu­cra Ale­ma­nia en la mar­cha de Eu­ro­pa, más de­ben res­pon­der an­te su opi­nión pú­bli­ca. “Los ale­ma­nes quie­ren sa­ber qué se ha­ce con su di­ne­ro, quie­ren ve­ri­fi­car que se uti­li­za pa­ra pro­yec­tos con­cre­tos”.

Y se irri­tan cuan­do se les in­quie­re por su ta­ca­ñe­ría a la ho­ra de apor­tar fon­dos. “Us­te­des no sa­ben ha­cer otra co­sa que pre­gun­tar por los fon­dos de res­ca­te... De­ben com­pren­der que la li­qui­dez só­lo per­mi­te ganar tiem­po. Y esa no es bue­na po­lí­ti­ca. Ca­da vez que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros re­co­bran la cal­ma, los go­bier­nos

“Es­te país cree en su mo­de­lo, con me­nos sec­tor pú­bli­co, qui­zás me­nos so­li­da­rio, pe­ro así ve el mun­do”

se re­la­jan y evi­tan ha­cer las re­for­mas do­lo­ro­sas e im­po­pu­la­res que hay que to­mar. Pe­ro son ne­ce­sa­rias”.

La po­li­tó­lo­ga Gue­rot coin­ci­de en ese diag­nós­ti­co. “No so­mos mons­truos se­dien­tos de san­gre –bro­mea–. To­do es mu­cho más sim­ple. Ale­ma­nia cree en su mo­de­lo, qui­zá me­nos so­li­da­rio que el fran­cés, con me­nos sec­tor pú­bli­co, pe­ro es así co­mo ve el mun­do”. De ahí, en­ton­ces, el pac­to fis­cal: una for­ma de ha­cer pro­bar a los so­cios de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea la mis­ma me­di­ci­na que Ale­ma­nia se au­to­ad­mi­nis­tró en la se­gun­da mi­tad de los no­ven­ta y que cul­mi­nó con las im­po­pu­la­res re­for­mas im­pul­sa­das por un can­ci­ller so­cial­de­mó­cra­ta, Ger­hard Schrö­der.

Ca­da vez que se men­cio­na a Ale­ma­nia, se pien­sa en la economía so­cial de mer­ca­do, plas­ma­da en par­te por la CDU de Lud­wig Er­hard en los años 50 y 60 del si­glo pa­sa­do. Pe­ro en Ale­ma­nia no abun­dan los key­ne­sia­nos. En cam­bio, hay una le­gión de eco­no­mis­tas for­ma­dos al ca­lor del or­do­li­be­ra­lis­mo, una co­rrien­te au­tóc­to­na del pen­sa­mien­to li­be­ral dis-

El BCE se per­ci­be co­mo una in­tru­sión eu­ro­pea –de la ma­la Eu­ro­pa, la que gas­ta– en el co­ra­zón ale­mán

tan­te del an­glo­sa­jón en lo que to­ca a las fi­nan­zas y el pa­pel del Es­ta­do, pe­ro igual­men­te deu­dor de las teo­rías de la ofer­ta. La CDU ya re­cla­mó la in­de­pen­den­cia del ban­co cen­tral en los años 50, se opu­so siem­pre a la im­plan­ta­ción del sa­la­rio mí­ni­mo y em­pe­zó a po­ner or­den en el sec­tor pú­bli­co en la dé­ca­da de los 90.

Ale­ma­nia cul­mi­na aho­ra dos dé­ca­das de cre­ci­mien­to, pe­ro es

una so­cie­dad más de­sigual que en los 70, con los in­gre­sos de la cla­se me­dia es­tan­ca­dos y con mi­llo­nes de per­so­nas em­plea­das en los mi­ni­jobs, em­pleos pre­ca­rios con sa­la­rios muy re­du­ci­dos, se­gu­ra­men­te la apues­ta de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca más dis­cu­ti­ble de en­tre las sur­gi­das en los úl­ti­mos años en es­te país.

“Se ha­bla mu­cho de la hi­per­in­fla­ción en la Re­pú­bli­ca de Wei­mar pa­ra jus­ti­fi­car la ac­tual po­si­ción ale­ma­na, su ob­se­sión por la es­ta­bi­li­dad. En reali­dad esa po­si­ción descansa en la vi­sión li­be­ral he­ge­mó­ni­ca en Ale­ma­nia”, sos­tie­ne Gue­rot. Pa­ra Ale­ma­nia, las cau­sas de la cri­sis del euro no es­tán el di­se­ño de la pro­pia Unión, sino en la in­dis­ci­pli­na fis­cal de los paí­ses de la pe­ri­fe­ria del euro.

“No­so­tros só­lo que­re­mos cum­plir con Maas­tricht”, re­su­me un al­to fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Economía. Y cuan­do di­ce eso, di­ce exac­ta­men­te cum­plir las se­ve­ras re­glas del tra­ta­do fir­ma­do en 1992. Las mis­mas que Ale­ma­nia pu­do apro­bar a cam­bio de sa­cri­fi­car el deuts­che mark. Las mis­mas se­ve­ras re­glas que ellos mis­mos vul­ne­ra­ron en los ma­los tiem­pos. Las mis­mas que aho­ra con­si­de­ran de obli­ga­do cum­pli­mien­to.

Las con­vic­cio­nes ale­ma­nas aflo­ran cuan­do se ha­bla del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), la ins­ti­tu­ción que des­pier­ta aho­ra mis­mo más in­tran­qui­li­dad en Ale­ma­nia. “No po­de­mos cri­ti­car al BCE, pe­ro a tí­tu­lo per­so­nal no com­par­to sus ac­tua­cio­nes”, ase­gu­ra un fun­cio­na­rio. “No pue­do de­cir na­da del BCE, pe­ro de­be sa­ber que su ac­tua­ción es­tá fue­ra de la ley”, apun­ta otro. El no cen­su­rar de for­ma abier­ta al BCE pa­ra ins­tan­tes des­pués cri­ti­car­lo en pri­va­do es una cons­tan­te de la éli­te po­lí­ti­ca ale­ma­na.

El BCE se per­ci­be co­mo una in­tru­sión eu­ro­pea –de la ma­la Eu­ro­pa, la que gas­ta y ha per­di­do la vir­tud del aho­rro– en el co­ra­zón ale­mán. Y su pre­si­den­te, Ma­rio Drag­hi, “el más char­mant de los pre­si­den­tes de ban­cos cen­tra­les” co­mo lo ca­li­fi­ca con sor­na y cier­to des­dén un par­la­men­ta­rio, pa­re­ce la en­car­na­ción del dia­blo.

Las re­la­cio­nes en­tre el BCE y el Bun­des­bank lle­ga­ron a su peor mo­men­to en la eta­pa fi­nal del man­da­to del fran­cés Jean-clau­de Tri­chet, cuan­do su po­lí­ti­ca fue abier­ta­men­te cri­ti­ca­da por el en­ton­ces pre­si­den­te del Bun­des­bank, Axel We­ber. Se abrió en­ton­ces una fase de ines­ta­bi­li­dad que cul­mi­nó con la di­mi­sión del eco­no­mis­ta je­fe del ban­co, Jür­gen Stark, en sep­tiem­bre del 2011. We­ber y Stark, con­si­de­ra­dos dos hal­co­nes de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, se en­fren­ta­ron abier­ta­men­te a la po­lí­ti­ca de com­pras de bo­nos de paí­ses pe­ri­fé­ri­cos, des­ti­na­da a me­jo­rar las con­di­cio­nes de fi­nan­cia­ción de esos paí­ses y sua­vi­zar la tra­ve­sía del de­sier­to. We­ber, que en al­gu­nos mo­men­tos aca­ri­ció la idea de op­tar a pre­si­dir el BCE, mar­chó fi­nal­men­te al sec­tor pri­va­do en ju­lio del 2011 y fi­chó por UBS.

La lle­ga­da del ita­liano Ma­rio Drag­hi no ha me­jo­ra­do exac­ta­men­te las co­sas. To­do lo con­tra­rio. Las dos úl­ti­mas in­yec­cio­nes de li­qui­dez a la ban­ca eu­ro­pea –ca­si un bi­llón de eu­ros– a tres años y a un in­te­rés del 1% son vis­tas co­mo las cau­san­tes de al­gu­nos de los (po­cos) ma­les que hoy sa­cu­den a Ale­ma­nia.

“El BCE es una ins­ti­tu­ción jo­ven, que ha te­ni­do que apren­der a mo­ver­se en tiem­pos de cri­sis. Lo hi­ci­mos en los días que si­guie­ron a la quie­bra de Leh­man Brot­hers, en el 2008, y lo he­mos vuel­to a ha­cer a par­tir de enero del 2010, con la cri­sis grie­ga –di­ce el bel­ga Paul Mer­cier, al­to fun­cio­na­rio del ban­co, que di­ri­ge las ope­ra­cio­nes de mer­ca­do–. “Mu­cha gen­te no en­tien­de nues­tra po­lí­ti­ca. Y hay que re­pe­tir­la pa­ra ex­pli­car que nun­ca he­mos que­ri­do in­ter­ve­nir en paí­ses con­cre­tos. He­mos ac­tua­do pa­ra ga­ran­ti­zar el buen fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio, pa­ra que el cré­di­to flu­ya. Esa es nues­tra mi­sión”. Y aña­de: “Es cier­to, co­mo al­gu­nos cri­ti­can, que nues­tro ba­lan­ce se ha vuel­to muy vo­lu­mi­no­so. Es lo que ocu­rre cuan­do el mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio tie­ne pro­ble­mas, que los ban­cos de­po­si­tan aquí sus pa­si­vos y, a la in­ver­sa tam­bién, los ban­cos nos pi­den pres­ta­do a no­so­tros por­que el res­to de las en­ti­da­des no les fi­nan­cian”.

No to­do el mun­do se con­tie­ne a la ho­ra de cri­ti­car al BCE. Hans Wer­ner Sinn, el pre­si­den­te del Ifo, el po­de­ro­so think tank con se­de en Mu­nich, lle­va me­ses car- gan­do con­tra el ban­co que di­ri­ge Ma­rio Drag­hi por en­ten­der que su po­lí­ti­ca no ha­ce más que in­cre­men­tar el ries­go de des­equi­li­brios en la zo­na euro.

Pe­ro el ma­yor opo­si­tor del BCE se en­cuen­tra a só­lo unos ki­ló­me­tros, en la pro­pia Frankfurt. Ciu­dad de ban­cos y ban­que­ros, de gran­des es­cul­tu­ras y de am­plios par­ques, el cen­tro de la ciu­dad co­bi­ja al BCE, en una al­tí­si­ma to­rre de le­ves ai­res bru­se­len­ses. El Bun­des­bank tie­ne su se­de en las afue­ras, en una zo­na de par­ques que re­fuer­zan la se­ve­ri­dad del edi­fi­cio que ocu­pa su se­de. Des­de las plan­tas su­pe­rio­res de ese edi­fi­cio, con el sky­li­ne de Frankfurt al fon­do, es fá­cil de­jar­se lle­var por el tó­pi­co y sen­tir­se tan po­de­ro­so co­mo el nom­bre del ban­co pue­de su­ge­rir.

El Bun­des­bank, pre­si­di­do aho­ra por un ex con­se­je­ro de la can­ci­ller, Jens Weid­mann, lle­va mal su pér­di­da de in­fluen­cia en el seno del BCE. “La in­fla­ción siem­pre es una ame­na­za”, mas­cu­lla An­dreas Dom­bret a mo­do de sa­lu­do, na­da más ini­ciar su en­cuen­tro con los pe­rio­dis­tas. Es­te hom­bre, miem­bro del co­mi­té eje­cu­ti­vo del ban­co cen­tral ale­mán, se reúne con un gru­po de pe­rio­dis­tas eu­ro­peos pa­ra anun­ciar que se va a en­du­re­cer la vi­gi­lan­cia del sis­te­ma ban­ca­rio ale­mán an­te la apa­ri­ción de no­ti­cias in­quie­tan­tes so­bre el inicio de bur­bu­jas in­mo­bi­lia­rias en ciu­da­des co­mo Ber­lín, Hamburgo o Mu­nich.

El Bun­des­bank ha con­ven­ci­do a An­ge­la Mer­kel pa­ra que aprue­be un pro­yec­to de ley que con­ce­de­rá al ban­co nue­vos ins­tru­men­tos “ma­cro­pru­den­cia­les” que le per­mi­ti­rán ma­tar de raíz cual­quier cre­ci­mien­to ex­ce­si­vo del cré­di­to. Y, por su­pues­to, cual­quier atis­bo de bur­bu­ja en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Los pre­cios in­mo­bi­lia­rios se in­cre­men­ta­ron un 5,6% en el 2011 des­pués de una dé­ca­da de es­tan­ca­mien­to. En ciu-

da­des co­mo Mu­nich o Ber­lín, esa ci­fra es in­clu­so más al­ta.

Cu­rio­sa­men­te, la cla­se po­lí­ti­ca ha­bla ya abier­ta­men­te de bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, mien­tras que el Bun­des­bank to­da­vía re­cha­za ese tér­mino. Los nue­vos ins­tru­men­tos de que dis­pon­drá el Bun­des­bank im­pli­can la im­po­si­ción de to­pes a la con­ce­sión de cré­di­tos e, in­clu­so, el in­cre­men­to de pro­vi­sio­nes a las en­ti­da­des que más pres­tan. Los re­fe­ren­tes más pró­xi­mos a es­te ti­po de po­lí­ti­cas hay que bus­car­los en Hong Kong y otros paí­ses asiá­ti­cos. Ex­cu­sa de­cir que se tra­ta de po­lí­ti­cas na­da or­to­do­xas (de nue­vo el or­do­li­be­ra­lis­mo que aso­ma la ca­be­za) y son una ma­ne­ra de sor­tear la po­lí­ti­ca de li­qui­dez del BCE, a la que con­si­de­ran res­pon­sa­ble de es­ta in­ci­pien­te bur­bu­ja.

“El Bun­des­bank no quie­re re­pe­tir los erro­res que co­me­tie­ron los ban­cos cen­tra­les de España e Ir­lan­da, que no su­pie­ron con­te­ner la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria a tiem­po”, di­ce Bernhard Spe­yer, je­fe de Deuts­che Bank Re­search. Spe­yer aca­ba de ex­po­ner sus pre­vi­sio­nes, que apun­tan a una dé­ca­da de es­tan­ca­mien­to en la ma­yor par­te de paí­ses eu­ro­peos en los que la úni­ca briz­na de cre­ci­mien­to que se per­ci­be son las ex­por­ta­cio­nes...

Pe­ro pa­ra que paí­ses co­mo España (a la ca­be­za en el rit­mo de au­men­to de ven­tas al ex­te­rior) pue­dan sua­vi­zar los ri­go­res del ajus­te, al­guien de­be in­cre­men­tar sus im­por­ta­cio­nes y su con­su­mo. Y ese al­guien es Ale­ma­nia. Es lo que re­cla­man Paul Krug­man des­de las pá­gi­nas del o Mar­tin Wolf des­de el

Pa­ra am­bos, na­da me­jor que una do­sis de in­fla­ción pa­ra en­gra­sar ese ti­rón del con­su­mo en Ale­ma­nia. Pe­ro esa op­ción pue­de ser ex­ce­si­va pa­ra la nue­va “su­pre­ma­cía pro­tes­tan­te” que go­bier­na Ale­ma­nia (la ca­rac­te­ri­za­ción es de Josch­ka Fis­cher, ex mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ger­mano). Una ca­rac­te­ri­za­ción que en­tron­ca con las ya co­no­ci­das crí­ti­cas de Krug­man, que ve la po­lí­ti­ca ale­ma­na pre­sa de los im­pe­ra­ti­vos ca­te­gó­ri­cos, es de­cir, de la fi­de­li­dad a las re­glas por en­ci­ma de un prag­ma­tis­mo que él con­si­de­ra ne­ce­sa­rio en tiem­pos de cri­sis.

“Las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad da­ñan al cre­ci­mien­to –ad­mi­te Fer­di­nand Ficht­ner, je­fe del de­par­ta­men­to de pre­vi­sio­nes de DIW, un think tank ber­li­nés tam­bién fi­nan­cia­do en par­te por la ad­mi­nis­tra­ción–, pe­ro son una se­ñal di­ri­gi­da a los mer­ca­dos pa­ra que es­tos re­cu­pe­ren la con­fian­za. El cre- ci­mien­to ne­ga­ti­vo pue­de ser bueno en oca­sio­nes, por­que es la úni­ca ma­ne­ra de aca­bar con los des­equi­li­brios”. Ins­tan­tes des­pués aña­de, y mi­de mu­cho sus pa­la­bras: “Yo creo que si aho­ra mis­mo nos reunié­ra­mos los eco­no­mis­tas ale­ma­nes ha­bría cier­to con­sen­so en torno a que una subida sa­la­rial del 3% en los sa­la­rios se­ría acep­ta­ble. Pa­re­ce un al­za ra­zo­na­ble, que se co­rres­pon­de con el fin del ajus­te que se ini­ció con la reuni­fi­ca­ción”.

IG Me­tall en la in­dus­tria y Ver­di en los ser­vi­cios re­cla­man subidas sa­la­ria­les pró­xi­mas al 6% en el sec­tor pri­va­do. Pe­ro no pa­re­ce que eso va­ya a con­ven­cer a Dom­bret y los otros miem­bros del co­mi­té eje­cu­ti­vo del Bun­des­bank. ¿Es la po­lí­ti­ca de fé­rrea dis­ci­pli­na de Ale­ma­nia y su ape­go a las re­glas la que sal­va­rá a Eu­ro­pa? ¿O son las in­yec­cio­nes de li­qui­dez del BCE lo que ha im­pe­di­do, has­ta aho­ra, que el euro sal­te por los ai­res? Ale­ma­nia es­tá con­ven­ci­da de lo pri­me­ro, de la vir­tud de su po­lí­ti­ca. Es­pe­re­mos que acier­te en ello. Por­que tam­po­co exis­te un plan B.

De iz­quier­da a de­re­cha, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj: la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel; el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, y el pre­si­den­te, Joa­chim Gauck. Mer­kel es hi­ja de pas­tor lu­te­rano, y Gauck, pas­tor él mis­mo. El lu­te­ra­nis­mo, fuer­za cen­tral de la opo­si­ción al co­mu­nis­mo en la RDA de Erich Ho­nec­ker, es el ba­ga­je que le­gi­ti­ma a Mer­kel y Gauck

De iz­quier­da a de­re­cha: el ita­liano Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). Jens Weid­mann, an­ti­guo con­se­je­ro de An­ge­la Mer­kel, hoy al fren­te del Bun­des­bank. La im­po­nen­te mo­le del ban­co cen­tral ale­mán, en Frankfurt. Axel We­ber, ex pre­si­den­te del Bun­des­bank y el ma­yor crí­ti­co de la po­lí­ti­ca de Jea­nC­lau­de Tri­chet en el BCE. Fi­nal­men­te, Wer­ner Sinn, pre­si­den­te del Ifo de Mu­nich

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.