La som­bra del or­do­li­be­ra­lis­mo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ul­ri­ke Gue­rot ha en­con­tra­do la ba­se del am­plio con­sen­so ale­mán an­te la cri­sis en el or­do­li­be­ra­lis­mo, una co­rrien­te aca­dé­mi­ca neo­clá­si­ca desa­rro­lla­da en la dé­ca­da de los 30 por eco­no­mis­tas co­mo Wal­ter Euc­ken y Franz Böhm co­mo reac­ción a las con­se­cuen­cias del li­be­ra­lis­mo des­re­gu­la­do y al na­zis­mo. Co­mo ex­pli­ca Gue­rot en un ce­le­bra­do ar­tícu­lo –The long sha­dow of or­do­li­be­ra­lism –, el or­do­li­be­ra­lis­mo guía la po­lí­ti­ca que se si­gue en­tre los años 1948 y 1966, en la pri­me­ra fase de la economía so­cial de mer­ca­do, du­ran­te los cua­les Lud­wig Er­hard lle­vó las rien­das de es­ta economía. Pe­se a las con­quis­tas so­cia­les que si­guie­ron a la re­cons­truc­ción del país tras la gue­rra, los su­ce­si­vos go­bier­nos sen­ta­ron las ba­ses prác­ti­cas de esa po­lí­ti­ca a tra­vés de ob­je­ti­vos co­mo la es­ta­bi­li­dad en los pre­cios, la in­de­pen­den­cia del ban­co cen­tral y una re­la­ti­va do­sis de re­gu­la­ción so­bre el mer­ca­do. El or­do­li­be­ra­lis­mo se­ría, en es­te sen­ti­do, po­co aman­te de la in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal en la economía, pe­ro muy aten­to a la for­ma­ción de mo­no­po­lios y cár­te­les (lo que le dis­tan­cia del li­be­ra­lis­mo an­glo­sa­jón y de las po­lí­ti­cas que pro­mue­ven ins­ti­tu­cio­nes co­mo el FMI).

Des­apa­re­ci­do hoy co­mo co­rrien­te aca­dé­mi­ca, el or­do­li­be­ra­lis­mo es­tá pre­sen­te, no obs­tan­te, en la for­ma­ción de la ma­yor par­te de eco­no­mis­tas sa­li­dos de las uni­ver­si­da­des ger­ma­nas. La éli­te eco­nó­mi­ca ale­ma­na si­gue im­bui­da de sus ideas. Prue­ba de ello son las ve­ne­ra­bles re­fe­ren­cias que un in­flu­yen­te eco­no­mis­ta co­mo Hans Wer­ner Sinn, pre­si­den­te del Ifo de Mu­nich, de­di­ca en al­guno de sus ar­tícu­los al tra­ba­jo de Wal­ter Euc­ken.

To­do ese edi­fi­cio ideo­ló­gi­co ex­pli­ca­ría la apro­xi­ma­ción ale­ma­na a la cri­sis del euro, y jus­ti­fi­ca­ría la op­ción to­ma­da fi­nal­men­te de ex­por­tar al res­to del con­ti­nen­te una po­lí­ti­ca de ri­gor y aus­te­ri­dad que sus­ci­ta la ca­lla­da re­sig­na­ción de los go­bier­nos de la pe­ri­fe­ria sur y las crí­ti­cas cons­tan­tes de los eco­no­mis­tas an­glo­sa­jo­nes. En es­pe­cial de un neo­key­ne­siano co­mo Paul Krug­man, que con­si­de­ra que la vir­tud y la fi­de­li­dad a los prin­ci­pios que ca­rac­te­ri­zan al li­be­ra­lis­mo ale­mán –la rec­ti­tud pru­sia­na– ca­re­cen de la fle­xi­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra sa­lir de la Gran Re­ce­sión. “Pe­ro lo que dis­tin­gue a Ale­ma­nia es que en los dos úl­ti­mos años, a me­di­da que se desa­rro­lla­ba la cri­sis, su éli­te ha pen­sa­do en Eu­ro­pa, en qué Eu­ro­pa quie­re y en có­mo quie­re lle­gar a ella. No he vis­to que se ha­ya he­cho lo mis­mo en Fran­cia o el Reino Uni­do”, co­men­ta Gue­rot. La cam­pa­ña elec­to­ral de Ni­co­las Sar­kozy y Fra­nçois Ho­llan­de, al otro la­do del Rhin, en la que Eu­ro­pa apa­re­ce más co­mo un pro­ble­ma que co­mo un ob­je­ti­vo, y el ca­da vez más ex­plí­ci­to de­cli­ve de Fran­cia, pa­re­ce­rían es­tar dán­do­le la ra­zón. “Ale­ma­nia tie­ne un pie en la economía glo­bal y otro en Eu­ro­pa. Es una po­ten­cia in­dus­trial, y la úni­ca que cree en to­do es­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.