¿TE­NE­MOS UN PLAN?

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Al­fre­do Pas­tor

Las apre­cia­cio­nes más re­cien­tes so­bre el es­ta­do de nues­tra economía son tan ma­las que obli­gan a mi­rar el pa­no­ra­ma con cier­ta cal­ma pa­ra no per­der pie y ver­se arras­tra­do por el tor­be­llino.

Nos en­fren­ta­mos a dos pro­ble­mas re­la­cio­na­dos en­tre sí, pe­ro que con­vie­ne exa­mi­nar por se­pa­ra­do: el de la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad y el de la deu­da. El pri­me­ro se re­su­me en po­cas ci­fras: en­tre el 2000 y el 2010, los pre­cios en España han au­men­ta­do un 56%, fren­te al 26% de la me­dia de la eu­ro­zo­na y al 9% de Ale­ma­nia. Con res­pec­to a nues­tros so­cios co­mer­cia­les, nues­tros pro­duc­tos se han en­ca­re­ci­do más de un 30%; los ale­ma­nes son un 22% más ba­ra­tos. Pa­ra col­mar una bre­cha de ta­ma­ña mag­ni­tud, se ha re­cu­rri­do siem­pre a la de­va­lua­ción; ha­cer­lo sin esa po­si­bi­li­dad su­po­ne un es­fuer­zo enor­me. Es bueno in­ten­tar­lo por­que no ca­be du­da de que la per­sis­ten­cia de la in­fla­ción es un sín­to­ma de ma­la sa­lud, y por­que el re­me­dio, una ma­yor com­pe­ten­cia, no nos ven­dría na­da mal. Es­tá en nues­tra mano aco­me­ter­lo. Ha­gá­mos­lo, pues, pe­ro se­pa­mos que no se­rá ni agra­da­ble ni breve el pro­ce­so, ni es­tá ga­ran­ti­za­do el éxi­to. Hay que in­sis­tir en que se tra­ta de un es­fuer­zo sin pre­ce­den­te co­no­ci­do, que re­quie­re cam­bios pro­fun­dos en to­da nues­tra economía, en los com­por­ta­mien­tos tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos –esas me­di­das es­truc­tu­ra­les ¡de verdad!–, pe­ro que su­po­ne al­can­zar la ma­du­rez eco­nó­mi­ca.

Pe­ro mien­tras tan­to es­tá el pro­ble­ma de la deu­da. Es un pro­ble- ma de la eu­ro­zo­na, pe­ro no por­que es­ta de­ba mu­cho di­ne­ro –ya que su po­si­ción ex­te­rior ne­ta, lo que de­be al res­to del mun­do me­nos lo que es­te le de­be, su­po­ne me­nos del 9% de su pro­duc­to in­te­rior bru­to, pro­por­ción si­mi­lar a la co­rres­pon­dien­te pa­ra Aus­tria–, sino por­que el en­deu­da­mien­to de al­gu­nos de sus miem­bros es muy gran­de.

En el ca­so es­pa­ñol, aun­que el en­deu­da­mien­to pú­bli­co no es ex- ce­si­vo, es­ta­bi­li­zar­lo al ni­vel del 2007 re­que­ri­ría un su­pe­rá­vit pú­bli­co que só­lo se­ría rea­lis­ta si el pla­zo que se nos con­ce­die­ra fue­ra del or­den de veinte años. En cuan­to al en­deu­da­mien­to pri­va­do, de don­de vie­ne la par­te prin­ci­pal del to­tal, só­lo pue­de ir­se re­du­cien­do si la economía cre­ce. Y aquí es don­de los dos pro­ble­mas con­flu­yen pa­ra lle­var­nos a una si­tua­ción di­fí­cil­men­te so­por­ta­ble: la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad di­fi­cul­ta nues­tro cre­ci­mien­to a tra­vés de la ex­por­ta­ción, la ne­ce­si­dad de de­vol­ver deu­da li­mi­ta el con­su­mo y el cré­di­to pa­ra la in­ver­sión, y nues­tros com­pro­mi­sos ex­te­rio­res im­pi­den que el gas­to pú­bli­co su­pla la anemia de la de­man­da pri­va­da. Re­sul­ta­do, no hay cre­ci­mien­to, y sin cre­ci­mien­to to­do em­peo­ra. Pe­ro uno es­pe­ra en vano es­cu­char de al­gún res­pon­sa­ble po­lí­ti­co, aquí o fue­ra de aquí, al­gu­na pro­pues­ta so­bre có­mo desatas­car es­te asun­to.

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad, re­sol­ver el pro­ble­ma de la deu­da no es­tá en nues­tras ma­nos. Es sa­bi­do que los in­ver­so­res só­lo se tran­qui­li­za­rán cuan­do la deu­da de la eu­ro­zo­na es­té res­pal­da­da por los re­cur­sos del con­jun­to de la eu­ro­zo­na. Es sa­bi­do que hay va- rias ma­ne­ras de ha­cer­lo, sin lle­gar a la te­mi­da unión fis­cal. Pe­ro lo que nues­tros so­cios nos ofre­cen es al­go bien dis­tin­to: una se­rie inaca­ba­ble de me­di­das de aus­te­ri­dad, su­ge­ri­das por quie­nes se arro­gan la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar los men­sa­jes ora­cu­la­res de unos mer­ca­dos in­vi­si­bles, de tal mo­do que el pro­nun­cia­mien­to de cual­quier ana­lis­ta ad­quie­re va­lor de jui­cio in­ape­la­ble.

Ya se sa­bía des­de el prin­ci­pio que la aus­te­ri­dad, por muy sa­lu­da­ble que pu­die­ra ser en tiem­pos de bo­nan­za, no iba a sa­car­nos del ato­lla­de­ro, y que las me­di­das adop­ta­das o pro­pues­tas has­ta aho­ra tar­da­rían en sur­tir efec­to. La si­tua­ción ac­tual, en que el Go­bierno pa­re­ce sen­tir­se obli­ga­do a pro­po­ner re­cor­tes adi­cio­na­les ca­da vez que los mer­ca­dos ca­rras­pean, y ad­mi­te con re­sig­na­ción que no sa­be qué lí­mi­tes pue­de al­can­zar el pa­ro, no es so­por­ta- ble, ni acep­ta­ble mo­ral ni in­te­lec­tual­men­te.

El Go­bierno tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de tra­zar­se un plan que le per­mi­ta to­mar la ini­cia­ti­va, pro­po­ner me­di­das en lu­gar de li­mi­tar­se a es­pe­rar ins­truc­cio­nes. En ese plan no de­be te­mer con­tem­plar las op­cio­nes en apa­rien­cia más ra­di­ca­les. Re­cor­de­mos que du­ran­te dos años se ha in­sis­ti­do en la ab­so­lu­ta im­po­si­bi­li­dad de una qui­ta so­bre la deu­da grie­ga, y es­ta aca­ba de pro­du­cir­se. Otros ta­búes ofre­cen ma­yor re­sis­ten­cia, pe­ro ter­mi­na­rán por ce­der ba­jo el pe­so de los he­chos.

El plan de­be con­tem­plar al­ter­na­ti­vas dig­nas de cré­di­to a la si­tua­ción ac­tual, al­ter­na­ti­vas que exis­ten, y no son ne­ce­sa­ria­men­te ex­tra­va­gan­tes. No, al me­nos, más ex­tra­va­gan­tes que el plan­tea­mien­to ac­tual, que con­de­na a una economía con el po­ten­cial de la es­pa­ño­la a una muer­te len­ta. El plan de­be ser ne­go­cia­do en el ma­yor se­cre­to y sin fan­fa­rro­na­das en pú­bli­co, de mo­do que só­lo a pos­te­rio­ri po­dre­mos sa­ber si exis­tió o no. Es­pe­re­mos que la his­to­ria nos dé una res­pues­ta afir­ma­ti­va y que el des­con­cier­to de que dan mues­tra nues­tros go­ber­nan­tes no sea el del bo­xea­dor que ha que­da­do KO.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

La aus­te­ri­dad im­pues­ta por el Go­bierno que pre­si­de Ma­riano Ra­joy no va a so­lu­cio­nar la ac­tual si­tua­ción y las me­di­das adop­ta­das o pro­pues­tas has­ta aho­ra tar­da­rán en sur­tir efec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.