LOS FU­NES­TOS ERRO­RES DE BRU­SE­LAS

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Joa­quim Muns

Premio de Economía Rey Juan Car­los I. Fue di­rec­tor eje­cu­ti­vo del FMI y del Ban­co Mun­dial

El Go­bierno aca­ba de pre­sen­tar los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del Es­ta­do del 2012. La mag­ni­tud de los re­cor­tes de gas­tos y los au­men­tos de in­gre­sos pre­vis­tos son de una mag­ni­tud im­pre­sio­nan­te. Creo que to­do el país ha que­da­do en un es­ta­do de shock. Las ci­fras pre­sen­ta­das por el Go­bierno, de una du­re­za des­co­no­ci­da en tiem­pos de paz, de­ben se­guir el trá­mi­te par­la­men­ta­rio, que sin du­da se­rá agrio, aun­que la ma­yo­ría con la que cuenta el Eje­cu­ti­vo ase­gu­ra que los cam­bios que se pue­dan in­tro­du­cir se­rán se­gu­ra­men­te mí­ni­mos.

España se ha vis­to for­za­da a adop­tar me­di­das fis­ca­les de es­te ca­li­bre por­que Bru­se­las le exi­ge, de acuer­do con el pro­ce­di­mien­to de dé­fi­cit ex­ce­si­vo, tener un des­equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio má­xi­mo del 3% del PIB en el 2013. Pa­ra cum­plir es­te ob­je­ti­vo, la sen­da mar­ca­da a España por la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­sa por un dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio del 5.3% del PIB es­te año des­de el 8,5% del 2011. En re­su­men, una dis­mi­nu­ción del dé­fi­cit de 3,2 pun­tos del PIB es­te año y de 2,3 el pró­xi­mo. Es­to sig­ni­fi­ca un efec­to con­trac­ti­vo di­rec­to so­bre la economía de unos 55.000 mi­llo­nes de eu­ros.

La can­ci­ller Mer­kel y Bru­se­las ba­san la ne­ce­si­dad de un ajus­te tan du­ro en dos ar­gu­men­tos: que só­lo se pue­de cre­cer des­de la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y que es­te es­fuer­zo es ineludible pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los mer­ca­dos en la sol­ven­cia del país. El pri­mer ar­gu­men­to es par­cial­men­te co­rrec­to; el se­gun­do es fal­so.

La ma­yo­ría de eco­no­mis­tas, con el aval de nu­me­ro­sos es­tu­dios, es­tán de acuer­do en que la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, plas­ma­da en dé­fi­cits pú­bli­cos re­du­ci­dos o nu­los, es bue­na pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Si los des­equi­li­brios pre­su­pues­ta­rios son ele­va­dos, de­traen cuan­tio­sos re­cur­sos pro­duc­ti­vos del sec­tor pri­va­do, em­pu­jan al al­za los ti­pos de in­te­rés y aca­ban ge­ne­ran­do deu­das inasu­mi­bles o muy one­ro­sas. Por lo tan­to, los mer­ca­dos no pue­den de­jar de ver con bue­nos ojos el pro­gre­so de cual­quier país ha­cia dé­fi­cits pú­bli­cos re­du­ci­dos.

Hay igual una­ni­mi­dad de los ex­per­tos en con­si­de­rar que la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, aun sien­do ne­ce­sa­ria, no es su­fi­cien­te por sí so­la pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to. Es­to re­quie­re mu­chos otros fac­to­res: una bue­na fi­nan­cia­ción, un mar­co le­gal es­ta­ble y un am­bien­te po­lí­ti­co, so­cial y cul­tu­ral fa­vo­ra­ble a los em­pren­de­do­res, en­tre otros elementos. Nor­mal­men­te, los en- glo­ba­mos ba­jo el tí­tu­lo am­plio de re­for­mas es­truc­tu­ra­les. Los mer­ca­dos tam­bién va­lo­ran es­ta fa­ce­ta por­que sa­ben que, por muy equi­li­bra­das que ten­ga sus cuen­tas un país, si no cre­ce tam­po­co po­drá pa­gar a sus acree­do­res.

Es más, los mer­ca­dos no creen mu­cho en los es­fuer­zos ti­tá­ni­cos de ajus­te. Co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y del Ban­co Mun­dial te­nía que in­ter­ve­nir en los pla­nes de ajus­te que se di­se­ña­ban. Qui­zá ha­bré par­ti­ci­pa­do en una trein­te­na de ellos. No era di­fí­cil per­ca­tar­se de que los mer­ca­dos des­con­fían de los es­fuer­zos he­roi­cos por­que con­si­de­ran que sus plan­tea­mien­tos aca­ban sien­do po­co rea­lis­tas y, por tan­to, po­co creí­bles. Y otra in­cli­na­ción evi­den­te de los mer­ca­dos es la de con­fiar más en lo que se pue­da ha­cer en el me­dio y lar­go pla­zo que lo asu­mi­ble apre­su­ra­da­men­te en el cor­to pla­zo. Creo que Bru­se­las ac­túa más mo­vi­do por el pá­ni­co que por el en­fo­que más ra­cio­nal y pau­sa­do de los mer­ca­dos.

Si lo que se quie­re es crear ri- que­za y pros­pe­ri­dad, la po­lí­ti­ca que Ber­lín y Bru­se­las es­tán im­pul­san­do de for­ma tan ab­so­lu­ta y ra­di­cal es muy erró­nea. El mun­do con­tem­pla con per­ple­ji­dad co­mo Eu­ro­pa se au­to­in­mo­la en el al­tar de la aus­te­ri­dad y la re­ce­sión cuan­do el res­to del mun­do cre­ce. Co­mo se ha po­di­do com­pro­bar en los ca­sos de Gre­cia, Por­tu­gal e Ir­lan­da, los pla­nes de ajus­te ma­si­vo con­du­cen a un des­plo­me de la economía, que a su vez exi­ge más aus­te­ri­dad pa­ra al­can­zar los am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co im­pues­tos. ¿Es que al­guien pue­de pen­sar se­ria­men­te que los mer­ca­dos quie­ren es­ta es­pi­ral de pa­ro y em­po­bre­ci­mien­to? ¿Y que es­to les ase­gu­ra­rá me­jor el co­bro de lo que se les de­be?

Siem­pre en la his­to­ria, los acree­do­res han fi­ja­do las re­glas de jue­go, pe­ro no todos lo han he­cho de la mis­ma for­ma. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, EE.UU. im­pu­so un sis­te­ma mo­ne­ta­rio in­ter­na­cio­nal en el que los paí­ses deu­do­res de­bían ajus­tar sus eco­no­mías cuan­do te­nían pro­ble­mas de ba­lan­za de pa­gos. Pe­ro con el plan Mars­hall y otros pro­gra­mas de ayu­da, que no de­ja­ban de com­por­tar con­di­cio­na­li­dad, coayu­da­ron a es­te ajus­te. Así, Eu­ro­pa pu­do re­cons­truir­se mu­cho más rá­pi­da­men­te de lo que lo hu­bie­ra po­di­do ha­cer por sus pro­pios me­dios. Ale­ma­nia y otros paí­ses acree­do­res de la eu­ro­zo­na de­be­rían re­cor­dar es­te epi­so­dio y com­pren­der que, co­mo en el mar­co de Bret­ton Woods, en la ac­tual eu­ro­zo­na el ajus­te de­be ser com­par­ti­do, en lu­gar de con­ver­tir­se en un atroz cas­ti­go a los deu­do­res.

En lu­gar de ac­tuar co­mo un po­der mo­de­ra­dor en­tre deu­do­res y acree­do­res, Bru­se­las se ha con­ver­ti­do en por­ta­voz e im­pul­sor de las du­ras po­lí­ti­cas que in­tere­san a los acree­do­res. Es­ta pre­sión tan po­co ra­zo­na­ble y ra­zo­na­da es- tá con­du­cien­do a España a mo­ver­se en el bor­de del abis­mo. Es ab­sur­do pen­sar que los mer­ca­dos pue­dan desear, y me­nos exi­gir, una con­duc­ta tan po­co ra­cio­nal.

Es­toy se­gu­ro, co­mo creo que lo es­tán mu­chos es­pa­ño­les, que el pre­si­den­te Ra­joy es una per­so­na mo­de­ra­da y equi­li­bra­da. Pe­ro la pre­sión de Bru­se­las le ha lle­va­do a él y al país al lí­mi­te de lo ra­zo­na­ble y de lo fac­ti­ble. Y, na­tu­ral­men­te, los mer­ca­dos reac­cio­nan con re­ce­lo e in­cre­du­li­dad de que sea po­si­ble ha­cer tan­tos re­cor­tes y tan rá­pi­da­men­te. Es de­cir, que la po­lí­ti­ca de una exi­gen­cia tan ex­tre­ma y des­me­su­ra­da se con­vier- te en el peor enemi­go de los ob­je­ti­vos que se per­si­guen.

No hay peor idolatría que la de las ideas cuan­do se con­vier­ten en dog­mas. La his­to­ria es­tá lle­na de epi­so­dios en los que las per­so­nas han si­do sa­cri­fi­ca­das en el al­tar de ideo­lo­gías y fa­na­tis­mos. Y aun­que se es­cu­den en ci­fras, que en de­fi­ni­ti­va son to­tal­men­te ar­bi­tra­rias, es­tas po­si­cio­nes ex­tre­mas en las que se han en­ce­rra­do Ber­lín y Bru­se­las no ha­cen más que per­ju­di­car a los paí­ses más de­bi­li­ta­dos por la cri­sis. Y, en ge­ne­ral, al pres­ti­gio de la zo­na euro, a la que su­men en una re­ce­sión tan da­ñi­na co­mo in­ne­ce­sa­ria.

El idea­rio eco­nó­mi­co de Bru­se­las, que no ha­ce otra co­sa que re­fle­jar la fi­lo­so­fía del Go­bierno Mer­kel, es­tá con­du­cien­do a Eu­ro­pa en su con­jun­to y a los paí­ses más dé­bi­les en par­ti­cu­lar a un “ca­lle­jón sin sa­li­da”, pa­ra usar la ex­pre­sión que em­pleó el con­se­ller Mas-co­lell en la en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en es­te pe­rió­di­co el pa­sa­do do­min­go. Que los enor­mes es­fuer­zos que im­pul­sa Bru­se­las sir­van pa­ra con­ven­cer a los mer­ca­dos es una en­te­le­quia. Y que sir­van pa­ra afian­zar el fu­tu­ro cre­ci­mien­to es una pe­li­gro­sa sim­pli­fi­ca­ción. Así las co­sas, no ca­be des­car­tar que apli­can­do me­di­das ex­tre­mas pa­ra evi­tar el res­ca­te se nos aca­be abo­can­do a él. Es­ta es la trá­gi­ca pa­ra­do­ja a la que nos han lle­va­do los fa­ná­ti­cos de la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria a cual­quier pre­cio.

HAN­NE­LO­RE FOERSTER / BLOOM­BERG

El idea­rio eco­nó­mi­co de Bru­se­las es­tá con­du­cien­do a Eu­ro­pa en su con­jun­to y a los paí­ses más dé­bi­les en par­ti­cu­lar a un “ca­lle­jón sin sa­li­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.