‘Ins­ta-ri­cos’

Facebook pa­ga 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res por el por­tal de fotos Ins­ta­gram pa­ra re­for­zar­se en el mer­ca­do de la te­le­fo­nía y eli­mi­nar a un ri­val po­ten­cial

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Fran­cesc Peirón

Al­gu­nos me­dios es­ta­dou­ni­den­ses han acu­ña­do una nue­va ex­pre­sión: ins­ta-ri­cos. El ca­mino de Facebook ha­cia su de­but en el par­que bur­sá­til, pre­vis­to pa­ra el pró­xi­mo mes, ya ha de­ja­do al­guno hi­tos en el ca­mino. La ma­yor red so­cial sor­pren­dió es­ta se­ma­na al pa­gar 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res por la ad­qui­si­ción de Ins­ta­gram, una apli­ca­ción sur­gi­da en la cu­na del ipho­ne pa­ra ver y com­par­tir fo­to­gra­fías, que se alum­bró ha­ce tan só­lo 18 me­ses.

Tras un pri­mer im­pac­to, la mi­ra­da se cen­tra en el ac­tor se­cun­da­rio. O có­mo ser mil mi­llo­na­rio de la no­che a la ma­ña­na. Que los protagonistas no ha­yan cum­pli­do más que los 28 años em­pie­za a de­jar de ser sor­pren­den­te en la nu­be tec­no­ló­gi­ca. Fue en oc­tu­bre del 2010 cuan­do Ke­vin Sys­trom, fun­da­dor y je­fe eje­cu­ti­vo de Ins­ta­gram, pu­so en mar­cha su idea, una más de las que siem­bran el te­rreno abo­na­do de in­ter­net, don­de se vuel­ve a ha­blar con in­ten­si­dad de bur­bu­ja al al­bur de es­tas ope­ra­cio­nes.

Des­pués de gra­duar­se por la Uni­ver­si­dad de Stan­ford en el 2006, se cur­tió du­ran­te dos años en Goo­gle. Ahí des­cu­brió un nue­vo ca­mino, pa­ra cu­yo tra­yec­to se aso­ció con Mi­ke Krie­ger. En su cor­to re­co­rri­do han lo­gra­do 30 mi­llo­nes de usua­rios, con más de cin­co mi­llo­nes de fo­to­gra­fías subidas a dia­rio, en una ini­cia­ti­va to­da­vía en ex­pan­sión que no ofre­ce sig­nos de per­der rit­mo.

De­pri­sa, de­pri­sa. En es­ca­sas 24 ho­ras, Sys­trom y Mark Zuc­ker­berg lle­ga­ron a un acuer­do. La apli­ca­ción fo­to­grá­fi­ca –cuenta con una do­ce­na de em­plea­dos y no ha da­do be­ne­fi­cios– te­nía una va­lo­ra­ción apro­xi­ma­da de 30 mi­llo­nes de dó­la­res en fe­bre­ro del 2011. Es­ta ci­fra as­cen­dió a 500 mi­llo­nes al em­pe­zar es­te abril. El día 9, en cam­bio, la ven­ta se ce­rró por el do­ble. Ins­ta­ri­cos, la ex­pre­sión de nue­vo cuño, pa­re­ce más que apro­pia­da.

“Facebook ha apren­di­do una lec­ción de la bur­bu­ja de in­ter­net”, opi­na Hol­man Jen­kins en The Wall Street Jour­nal. “Si tie­nes un te­cho de mer­ca­do de 100.000 mi­llo­nes sin más ca­mino pa­ra ganar di­ne­ro has de en­con­trar la ma­ne­ra de rom­per­lo”.

En su ar­tícu­lo, es­te ex­per­to ca­li­fi­ca de “cal­de­ri­lla” lo que Zuc­ker­berg pa­ga­rá por ha­cer­se con Ins­ta­gram. Lo ana­lis­tas con­si­de­ran que se tra­ta de una es­tra­te­gia pa­ra re­for­zar la sa­li­da a bol­sa de la red so­cial, de un po­de­río in­dis­cu­ti­ble, aun­que no exen­to de pun­tos dé­bi­les que en­som­bre­cen su ren­ta­bi­li­dad. El prin­ci­pal es re­for­zar su po­si­ción en­tre los usua­rios de la te­le­fo­nía mó­vil o te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. De sus 845 mi­llo-

Ke­vin Sys­trom, de 28 años, fun­dó Ins­ta­gram ha­ce 18 me­ses des­pués de tra­ba­jar pa­ra Goo­gle

nes de usua­rios, só­lo la mi­tad uti­li­zan la red en es­te ti­po de ar­ti­lu­gios, y su­po­ne una pér­di­da im­por­tan­te de in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios.

Ins­ta­gram ofre­ce al­go que Facebook ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te, se­gún apun­tan es­tas con­si­de­ra­cio­nes. Es­to es, una au­dien­cia nue­va que use la tec­no­lo­gía en una vía to­tal­men­te di­fe­ren­te. A par­tir de es­ta teo­ría, la com­pa­ñía de Zuc­ker­berg no ha de pen­sar en ha­cer di­ne­ro de in­me­dia­to, sino que ha de tener pre­sen­te qué es lo que se le vie­ne en­ci­ma. No de­ja de ser, ade­más, un nue­vo re­cur­so pa­ra com­pe­tir por el te­rri­to­rio con Goo­gle, el gran ri­val.

Hay otra in­ter­pre­ta­ción a es­ta apues­ta, que sig­ni­fi­ca una es­ca­la­da im­por­tan­te, por el des­em­bol­so rea­li­za­do, res­pec­to a com­pras an­te­rio­res rea­li­za­das por la so­cie­dad de Men­lo Park. Ins­ta­gram, que ha­ce po­co al­can­zó un acuer­do pa­ra su apli­ca­ción en An­droid, ha­bía irrum­pi­do co­mo “el an­ti-facebook”, una ini­cia­ti­va que se vis­lum­bra­ba co­mo un enemi­go po­ten­cial a la ho­ra de ro­bar­le clien­te­la por su ca­pa­ci­dad adic­ti­va. De es­ta ma­ne­ra, la red so­cial eli­mi­na a un com­pe­ti­dor.

Sin em­bar­go, a pe­sar de que se cuen­tan ope­ra­cio­nes pre­vias exi­to­sa –la com­pra de You­tu­be por Goo­gle es un ejem­plo– di­ver­sas vo­ces se­ña­lan que Ins­ta­gram –en­tre sus usua­rios pre­do­mi­na la crí­ti­ca con­tra la ven­ta– pue­de mo­rir a la som­bra del gi­gan­te. Zuc­ker­berg ha ase­gu­ra­do que una y otra em­pre­sa se man­ten­drán se­pa­ra­das pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro del que hoy es Da­vid, fren­te a Go­liat.

THO­MAS COEX / AFP

Ins­ta­gram es una apli­ca­ción sur­gi­da en la cu­na del ipho­ne pa­ra ver y com­par­tir fo­to­gra­fías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.